Comunidad contra las vacunas obligatorias en Argentina

Sarah Pope, autora del sitio The Healthy Home Economist

Por Maressa Brown – Allá por el año 1998, mucho antes de que Jenny McCarthy tomara el lugar en el centro del escena como mamá anti-vacuna (ahora “pro- vacuna”) en los medios de comunicación, una mamá en Tampa, Florida, llamada Sarah Pope “optó por no vacunar” a su primer hijo. Una década y media después, la autora del sitio The Healthy Home Economist, admite que como miembro de una familia de médicos y enfermeras (tanto su padre y hermano son médicos de medicina interna, “tardó mucho” para que se llegue a una conclusión en desacuerdo con lo que le enseñaron a creer. Sin embargo, hasta este día, ella dice que está “muy contenta” con su decisión de no vacunar a sus tres hijos, que ahora tienen 15, 12 y 9 años de edad.

Sarah habló con The Stir acerca de cómo llegó a lo que algunos ven como una decisión polémica, lo que ha experimentado como resultado de ello, y lo que ella tiene que decir a su oposición.

 ¿Qué la llevó a su decisión de no vacunar?

Fue una decisión muy reflexiva y consciente. Yo no lo hice por miedo. Cuando tomé la decisión de no vacunar, fue por sentido común. El autismo no era realmente tan candente como lo es ahora. Olvídense del autismo. Va mucho más allá de eso. Eso no estaba siquiera en mi radar. Para mí, si usted investiga el tema, es tan obvio no vacunar. Cuando estaba embarazada, un amigo mío me dio un libro sobre la vacuna DPT, llamado A Shot in the Dark por Harris L. Coulter y Barbara Loe Fisher. Leí ese libro, y me dio sólo información suficiente, “Espera un minuto … no hay un conjunto, falta el otro lado de la historia aquí. Tengo que investigar esto, y así que comencé investigar más”. Así que me fui por la madriguera del conejo, y pensé, “Wow, hay un montón de cosas aquí de las que no se está informando, y que no está siendo divulgado a los padres en las oficinas de los pediatras”. Y eso me preocupa.

Lo que afianzó la decisión para usted:

La razón número uno por la que he decidido no vacunar en 1998 fueron los ingredientes de las vacunas. La lectura de los insertos de vacunas era una gran cosa para mí. Miré a los ingredientes de estas vacunas y le dije: “No hay manera de que voy a permitir que nadie inyecte este cóctel de sustancias químicas y toxinas en el cuerpo de mi hijo.” Y para mí, los médicos pueden decir lo que quieran, las compañías farmacéuticas y el gobierno pueden decir lo que quieren, que esto va a salvar a su hijo de una muerte horrible de una enfermedad contagiosa. Para mí, como madre, con sólo mirar los ingredientes, y el concepto de inyectarlos en mi hijo, no una, ni dos, sino una y otra vez – entre el nacimiento de 11 a 12 años de edad, 68 vacunas en total es la recuento actual – es ridículo. Aquí soy una madre que está interesada en la salud. Evito una gran cantidad de productos químicos y aditivos en la comida que preparo paea alimentar a mis hijos y mí.

¿Por qué habría de inyectar este tipo de basura directamente en el cuerpo de mi hijo?

No tiene absolutamente ningún sentido, entonces, en 1998, y todavía ahora no tiene ningún sentido para mí. Ahora, hay mucha más información que ha salido a la luz por lo que se ha reforzado mi decisión una y otra vez.

¿Qué información adicional se ha servido para reforzar su decisión?

El hecho de que los niños estaban sufriendo reacciones adversas a las vacunas. La creciente epidemia autoinmune en nuestros hijos – de asma, alergias, todo tipo de intolerancia a los alimentos, y la lista sigue y sigue. Estas pueden ir de leves a muy graves, hasta el cáncer. Gran parte de esa se puede atribuir, en mi opinión, para engañar al sistema inmunológico para eludir la construcción natural del sistema inmunológico de un niño mediante la inyección de vacunas en ellos, para estimular artificialmente el sistema inmunológico. Ahora, se han realizado encuestas. Una encuesta reciente muestra que los niños no vacunados son mucho más sanos y robustos que los niños vacunados.

Cuando se le pregunta qué haría falta para convencerte de vacunar a sus hijos, ¿qué dices?

Si quieres convencerme de revertir mi decisión, dame un ensayo clínico. Un estudio actual, imparcial y objetivo que compare vacunados versus niños no vacunados en miles de temas de salud, y hay un montón de niños no vacunados para hacer este estudio. Quiero saber cuál es la diferencia. ¿Por qué no se lo ha hecho? Mi respuesta a eso es que la industria farmacéutica y el gobierno saben que los niños no vacunados son más sanos, y si realmente hicieran este estudio, sería destruir sus argumentos a favor de la vacunación. Sería un caso abierto y cerrado no vacunar.

¿Qué le dices a la gente que no están de acuerdo con su decisión, que puede ser que diga que no está “escuchando a la ciencia” o que tienen miedo de que tus hijos pueden estar poniendo en riesgo a otros?

Nunca he tenido una discusión sobre la vacunación. Respeto la decisión de las personas a vacunar. Esa es decisión de los padres. Yo respeto eso. Espero lo mismo a cambio. Nunca he tenido a nadie rechazar una cita para jugar o de alguna manera condenar al ostracismo a mis hijos para no vacunarse. La gente, al menos en mi comunidad, respetan el derecho de los padres a tomar las decisiones médicas que les parezca conveniente para sus hijos. En mi blog, me han llamado “anti-ciencia”, y eso es sólo un argumento ridículo y hueco, porque aquellos de nosotros que hemos optado por no vacunar, en general, hemos investigado en la ciencia más que nadie. Somos los que en realidad hacemos las preguntas.

¿Qué es lo que usted dice en lo que se refiere a la creencia de que los padres que no están vacunando a sus hijos están contribuyendo a los recientes brotes de enfermedades como la tos ferina y paperas?

Mis hijos tenían todos la tos ferina, hace siete años, lo que, por cierto, pescaron de un niño vacunado. La tasa de fracaso de estas vacunas es algo que no se está discutiendo. Por ejemplo, hay un brote de paperas en Ohio, y en ningún lugar que he visto ¿se ha informado de que Merck, que hace que la vacuna contra las paperas, es en realidad en la corte con dos demandas colectivas – uno de ellos es llevado por uno de sus propios científicos que dicen que Merck ha falseado los datos sobre la eficacia de la vacuna contra las papera. Y también han eludieron las pruebas. La vacuna de las paperas no es muy eficaz en absoluto, y sin embargo, el porcentaje muy pequeño de personas que optan por no vacunar están siendo culpados por este brote en vez de una empresa que está mintiendo, sin dejar de hacer un beneficio en un producto aunque éste sea deficiente.

¿Qué le dices a la gente que argumentan que sólo la inmunidad de grupo puede mantener a raya las enfermedades contagiosas?

Con respecto a la inmunidad de grupo, no existe tal cosa – el santo grial de los proponentes de la vacuna – de que mi decisión de no vacunar a mis hijos va a perjudicar a los niños vacunados. Ese es el más mal informado, no científico, ridículo, y no investigado argumento que he encontrado. Esos son los padres los que sólo escuchan a sus médicos. Sólo están leyendo los folletos en papel satinado de los CDC sobre vacunas. Ellos no van a obtener información de cualquier otro lugar. Porque si lo hicieran, sabrían que la inmunidad de grupo no se aplica a la inmunidad inducida por la vacuna. Si lo piensas bien, la inmunidad inducida por la vacuna dura 2-5 años, a lo sumo 10 años. Es por eso que están queriendo que la gente se de refuerzos todo el tiempo. ¿Por qué? Debido a que cualquier persona que sea de una generación x, más temprana o de la posguerra, no tiene ningún tipo de inmunidad inducida por la vacuna. Por lo tanto, tenemos algo más de la mitad de la población caminando con ninguna inmunidad inducida por la vacuna contra el sarampión, las paperas, la rubéola, la tos ferina, la difteria, nada de eso ¿Y sin embargo están culpando al 1 por ciento de las personas que decide no vacunar a sus hijos? No tiene sentido. No hay inmunidad de grupo. No ha habido ninguna inmunidad de grupo inducida por la vacuna durante tres o cuatro décadas. Ese argumento no tiene sentido lógico. Es un argumento de base emocional basado en la histeria. Es un juego que la compañía farmacéutica está jugando para poner en contra a los padres con el fin de poner la presión del grupo en aquellos de nosotros que elegimos no vacunar. Y esto simplemente no va a funcionar. La táctica de la intimidación no va a funcionar.

¿Qué recomiendas a otros padres que están decidiendo sobre si deben o no vacunar?

Creo que la gente tiene que investigar y no sólo tragar cualquier cosa que le diga su médico o lo que sus amigos le dicen. Sólo porque usted está en un grupo donde muchas de las personas deciden no vacunar, esa no es una buena razón para no hacerlo tampoco. Es necesario investigar y llegar a una decisión personal.

¿Esto le ayuda a entender más la perspectiva anti-vacunación?

Lea aquí el artículo original en The Stir

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: