Comunidad contra las vacunas obligatorias en Argentina

mama21Por Robyn Charron – Estimado Doctor, Han pasado años desde que puse un pie en su práctica médica; desde el día en que le dijo a su personal, que pensaba echarme después de la visita de mi bebé de un año para un chequeo. Casi cuatro años han pasado desde que los preparó para decir: “Cuando usted se niega a vacunar a su bebé, está claro que usted y su médico tienen diferentes metas para la asistencia médica.” Han pasado cuatro años desde que entré a la recepción de la salida con mi bebé en brazos y lágrimas ardientes corrían por mi cara humillada cuando me dijeron eso.

Pienso en usted a menudo, pero no a causa de la vergüenza y el abandono que sentí ese día; no a causa de las cosas que me gustaría que me hubiera dicho en los meses que siguieron. No por el nudo en mi estómago cuando me acuerdo de la visita de vacunación de dos meses de mi hijo.

Pienso en usted, porque yo vivo todos los días con el daño que usted infligió en mi inocente niño vulnerable. Lo odio, pero sé en mi corazón que usted no sabe hacer nada mejor, porque usted es un soldado de a pie y un ignorante de la industria farmacéutica. Me gustaría pensar que yo podría perdonarlo un día, pero es difícil perdonar a alguien que nunca mostró ningún remordimiento.

Usted podría aprender una cosa o dos de madres guerreras como yo. Vamos a empezar por el principio, ¿de acuerdo?

¿Recuerdas el día que nació mi hijo y mi marido y yo hablamos con usted acerca de las vacunas y el autismo? Tú estuviste en nuestra habitación en el hospital, casualmente apoyado en un escritorio, y con confianza dijo que “los bebés mostraron signos de autismo desde el principio.” ¿Cómo es eso, exactamente, doctor? ¿Cómo es que un bebé al que se le inyecta la vitamina sintética k, aluminio, y la soja o el aceite de ricino a pocos minutos de tomar su primer aliento, usted tiene la osadía de decirme que el bebé nació así? ¿Cómo es que entre los días 1 y 3 de la vida fuera del útero, al bebé se lo inyecta con levadura, soja, más aluminio, formaldehído, y el virus de la hepatitis B y que tienen el descaro en mi habitación del hospital y nos dicen como que era que un bebé que había nacido así? ¿O usted reclamando que la falta de contacto visual, los retrasos sociales, stimming, caminar de puntillas, y apraxia del habla en las semanas antes de vacunar al bebé con más hepatitis b, polio, la difteria, el tétanos, la tos ferina, Haemophilus influenzae tipo b conjugada, neumocócica conjugada y el rotavirus a los dos meses de edad?¿Los bebés autistas nacen de esa manera? ¿Dónde en la tierra verde de Dios se puede decir algo así?

Pasando por alto la mañana en la que recibió las vacunas de dos los meses de edad mi hijo, haciendo caso omiso de la total falta de explicación o el consentimiento informado, vamos a saltar a la llamada telefónica que hice a su oficina cuando mi hijo comenzó con el griterío agudo. Cuando se envía una nueva madre a casa con una hoja de papel que enumera todas las banderas rojas que deben dar lugar a una llamada telefónica con el médico de su bebé (pista: agudo griterío), no instruir a su personal para minimizar la seriedad de un evento potencialmente mortal por una reacción a la vacuna. Su personal debió haberme encomendado a la sala de emergencia más cercana para un EEG para documentar la encefalitis en vez de decir, “Es sólo dolor en el sitio de inyección, debe dar a su bebé algo del Tylenol (Acetaminofen / Paracetamol) y lo enviamos a casa.” 

El grito agudo inconsolable está listado “como algo que el padre debe llevar a la casa”, debido a que el CDC sabe que es una característica de la inflamación cerebral, por lo que la encefalitis aparece en la Tabla de VAERS de eventos reportables después de la vacunación.

Seguramente usted es consciente de su obligación de presentar un informe ante el Vaccine Adverse Event Reporting System cuando los signos de encefalitis son llevados a su atención. ¿Qué estaba tratando de ocultar?

Y ya que estamos en el tema de Tylenol, alguien debería decirle que pocas cosas serían peores para dar a un bebé, sobre todo si es recién vacunado, que Tylenol. El acetaminofeno atraviesa la barrera de sangre del cerebro y agota el cerebro de glutatión, el antioxidante más importante del cuerpo, provocando el autismo y daño al hígado. El agotamiento de glutatión es por lo qué los niños terminan hospitalizadas por toxicidad por Tylenol. Eso sólo se conoce desde hace al menos 30 años; quizás te perdiste el memo.

Dos meses más tarde, te deje saber que no estaba cómoda con la vacunación de mi hijo de nuevo antes de su primer cumpleaños y le dije: “Sí, me acuerdo que estaba realmente gimiendo ese día.” Quiero aprovechar un momento para decirle lo condescendiente y ofensivo que fue para mí. Mi pequeño hijo de 9 semanas de edad se encontraba en pleno proceso de una inflamación cerebral tan dolorosa que no podía soportar que lo toquen. La experiencia fue tan horrible que perdía el conocimiento durante horas por cada vez. Él “realmente se lamenta,” doc. Él estaba luchando por su vida. La razón por la que el Síndrome de Muerte Súbita del Lactante golpea a los 2 meses de edad no es ningún misterio.

Inmediatamente la salud de mi hijo entró en una espiral descendente, que se manifiesta por erupciones de contacto con los alimentos, hierba, jabones, y los animales. Un bocado de banano a los cuatro meses de edad provocó en su cuerpo completo una erupción durante10 días. A los seis meses de edad, su rostro estaba cubierto de eczemas todo el tiempo. Él nunca tenía la piel de bebé suave después de que usted hizo lo que quería con él, se sentía como papel de lija, mientras su cuerpo luchaba para expulsar las toxinas por todos los medios posibles. A mi insistencia ejecutó un análisis de sangre para las alergias y me llamó para decirme que él era alérgico al maní”, pero no es gran cosa, sólo había mantener un ojo sobre él por si come accidentalmente alguno.”

Doc, que tenía que ser la pieza más peligrosa del consejo que me diste. Cuando un niño con una alergia al maní ingiere accidentalmente su alergeno, tal vez tendrá 45 minutos de vida, como mucho. Su respuesta debería haber incluido una receta para un EpiPen, instrucciones sobre un plan de emergencia, y la intervención de un médico que realmente supiera de lo que estaba hablando. Su confianza, en medio de su incompetencia, podría haber costado a mi hijo su vida.

Nuestras visitas de “niño sano” se deterioraron en reuniones hostiles, distante en el que dejó claro que estaba apenas tolerando mi presencia por la practica la no vacunación. Cuando mi hijo tenía 11 meses de edad le confesé que mi hermana y toda su familia, a pesar de estar totalmente vacunados, contrajeron la tos ferina. Uno podría pensar que yo te había dicho que tenían la peste bubónica. Ha intentado vacunar a mi hijo con la DTaP, como si fuera un escudo mágico, y se enojó con mi negativa. Usted llamó en una prescripción de antibióticos profilácticos y me ordenó administrarlos a mi hijo. Entonces usted llama a mi teléfono, y dejó un mensaje, y envió un correo electrónico para que me asegure de rebicir la receta. Bajo la presión de usted, y un sentimiento de necesidad de consentir en algo ya que por no vacunar, le di mis antibióticos hijo por ninguna razón, acabando con la totalidad de sus flora intestinal, por lo que corre el riesgo de autismo y alergias a los alimentos aún peores.

Entre las mentiras de autismo, las vacunas, el Tylenol, su falta de intervención sobre las reacciones a las vacunas, su falta de advertencia sobre la anafilaxia por el maní, y haberme obligado a darle a mi hijo antibióticos sin ninguna razón, que se encuentran en múltiples violaciónes de su juramento hipocrático de abstenerse de hacer daño a mi hijo. Usted hizo a mi hijo pasar por 4 años de eczemas dolorosos y una docena de alergias, dos de ellas de peligro la vida. Usted es verdaderamente digno de ser un pediatra en ejercicio y en los ojos. Usted debe saber mejor, pero decide no hacerlo; ya que no está en su interés financiero hacerlo.

Su enfermera escuchó los gritos de mi hijo por teléfono ese día hace casi cuatro años, y me mintió para mantenerme tranquila, pero ya podré estar tranquila nunca más. Cientos de miles de personas han leído la historia de lo que le hiciste a mi hijo, y cientos de miles más leeran esta carta para usted.

El día que regresé a la oficina antes del primer cumpleaños de mi hijo, que tenía la intención de hacer valer mi promesa de reanudar las vacunaciones. Te autorizaba para administrar la vacuna Hib, en la ironía de todas las ironías, dado su papel en la causa de la epidemia de alergia al maní. Luego se trató de engañarme haciendo un fichaje para Pentacel- la difteria, el tétanos, la tos ferina, polio, Hib y todo-en-uno, como si un bebé nunca estaría expuesto a una combinación de este tipo en la naturaleza. Me rehuse por mi hijo mientras me gritaste que eras su único defensor.

No, doctor, usted no es la defensora de mi hijo. Su único defensor se levantó y lo llevó hacia su puerta.

Así que aquí estamos ahora, casi cuatro años y decenas y decenas de miles de dólares más tarde. Tres paseos de ambulancia por la anafilaxia, múltiples visitas a urgencias, una noche en el hospital de niños más tarde. Dos altos alergólogos, un médico de medicina funcional, y un médico de Medicina Tradicional China más tarde. El dolor y el gasto que ha costado a mi familia sería imposible de calcular, doctor. Yo no pienso en usted, porque me humilló el día que me echaron. Pienso en usted, por las consecuencias y los impactos de su ignorancia en el bienestar de mi hijo todos los días de su vida.

Entonces, a veces, pienso en usted en otra luz. Si no fueras un matón egoísta, si no hubiera tratado de engañarme para permitir Pentacel, si no me habiera echado de su práctica en frente de todo su personal, quizá habría permitido que vuelva a vacunar a mi hijo y es posiblemente ni siquiera estaría vivo hoy. Desde luego, no estaría en el camino hacia la curación como hoy. No me he convertido en la madre guerrera inteligente que soy hoy, y yo no estaría de pie y compartiría mi historia hoy. Así que gracias, doctor, por ser exactamente quién eres. En la final, fue su ego el que salvó la vida de mi hijo.

Este blog fue invitado escrito por Robyn Charron.

Antes de asistir a la escuela de leyes, Robyn obtuvo una Licenciatura en Ciencias en Biología y trabajó durante dos años en los laboratorios que investigan la enfermedad genética. Cuando su primer hijo sufrió una lesión de las vacunas a los dos meses de edad, su crianza convencional se fue por la ventana, y dio paso a un mundo de alimentos orgánicos, suplementos, y una vida no tóxico. Actualmente vive en Denver, donde aboga por conciencia sobra las alergias y los derechos de los padres para tomar decisiones médicas para sus hijos sin la intervención del gobierno.

Lea el artículo original de LivingWhole.org

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: