Comunidad contra las vacunas obligatorias en Argentina

Monsanto-300x200Por Dane Wigington (geoengineeringwatch.org) – Cuanto más aprendemos acerca de la sopa tóxica en la que, las estructuras de poder nos ha sumergido, lo más sorprendente es si alguno de nosotros todavía tenemos siquiera una pizca de salud. La “toxicidad sinérgica”, es lo que ocurre cuando dos elementos que ya son tóxicos se vuelven mucho más tóxicos cuando se combinan. Los estudios muestran que este es el caso, cuando el glifosato (Roundup) de Monsanto se combina con el aluminio. Los programas de ingeniería climática en curso traen enormes cantidades de aluminio (y otros metales tóxicos y químicos) a toda la superficie del planeta que están siendo absorbidos por todas las formas de vida. Ahora vamos a añadir, más toxinas a la mezcla, como ser, la cantidad de nuestro suministro de alimentos que están expuestos al glifosato o al (Roundup) un mejunje químico basado en el glifosato de Monsanto. Sí, Monsanto tiene “cultivos Roundup Ready” (o RR) que están diseñados genéticamente para resistir al brebaje tóxico Roundup. Esto significa que los agricultores pueden rociar todo el Roundup que quieren en sus cultivos sin dañar su cosecha, pero ¿qué pasa con nosotros? Un pequeño círculo de agentes del poder están, literalmente, “asesinandonos lentamente” a todos nosotros en demasiadas direcciones para poderlo cuantificar. ¿Cómo puede suceder esto? Debido a la complacencia abismal de las poblaciones que hasta ahora, no han tomado una postura. Una vez que las masas plenamente den cuenta de su realidad, el despertar comenzará en serio. Depende de todos nosotros, que conociendo lo que nos sucede, ayudemos a despertar a otros. El artículo siguiente arrojará más luz sobre la toxicidad sinérgica del aluminio y el Roudup Monsanto.

El glifosato podría combinarse con el aluminio para aumentar problemas neurológicos y de la flora intestinal

Fuente: Natural News, artículo escrito por Jennifer Lilley

No es ningún secreto que la mención de la palabra glifosato enoja a muchas personas conscientes de la salud, mientras que los afiliados a Monsanto, el fabricante de Roundup, destacan su producto.

Aunque numerosos datos muestran que el ingrediente principal en el herbicida de uso general puede causar estragos en la salud, la gente servil a Monsanto dice que es seguro. Ellos mantienen esta posición a pesar del hecho de que el glifosato, que se pulveriza en millones de acres de cultivos, se ha relacionado con todo, desde problemas de fertilidad hasta con el autismo.

Un estudio, publicado en Entropy, señala que su “[I] impacto negativo en el cuerpo es insidioso y se manifiesta lentamente con el tiempo como la inflamación daña los sistemas celulares en todo el cuerpo.” (1)

Su autor, la Dra. Stephanie Seneff, es la misma persona que co-autora de un estudio más reciente que pone punto en los problemas de las salud causados por el glifosato. Sin embargo, este último estudio cava más profundo, lo que hace un caso fuerte de que glifosato y el aluminio, una toxina ambiental que también es muy frecuente en la sociedad, trabajan juntos para ofrecer un doble golpe para la salud del cerebro y el intestino.

Impacto en la glándula pineal, y explicación del impacto en la salud intestinal

Seneff, científica investigadora en el Instituto de Tecnología de Massachusetts, y su equipo examinaron el papel que desempeñan en ambas toxinas que afectan a la glándula pineal. Explican que la glándula pineal es muy susceptibles a las toxinas ambientales y, cuando se expone a ellas, es propensa a una serie de enfermedades neurológicas incluyendo el autismo, enfermedad de Parkinson y trastornos de ansiedad.

Además, encontraron que tanto el glifosato y el aluminio trabajan juntos en formas que destruyen la flora intestinal sana. El estudio, que fue publicado en Ciencias Agrícolas, afirma: “El glifosato altera las bacterias del intestino, lo que lleva a un crecimiento excesivo de Clostridium difficile. Su producto tóxico, p-cresol, está vinculado con el autismo en los dos modelos humanos y de ratón. P-Cresol mejora la absorción de aluminio a través de la transferrina.”(2)

Como resultado de esta absorción, la anemia se desarrolla y el resultados es la hipoxia. Estrés hipóxico está vinculado a la muerte prematura y un mayor riesgo de desarrollar autismo. El estudio vincula la hipoxia con el autismo, y puesto que el aluminio desempeña un papel en este proceso – que se produce cuando el glifosato empeora la salud intestinal en primer lugar -. La conclusión es que la combinación de ambas toxinas puede tener consecuencias devastadoras para la salud (2)

Bajo el título “El aluminio y el glifosato Sinérgicamente puede inducir Patología de la Glándula Pineal: Conexión entre Enfermedades del intestino, la Disbiosis y neurológicas”, explica el estudio del proceso de la siguiente manera:

El glifosato quela el aluminio, permitiendo al aluminio ingerido evitar la barrera intestinal. Esto conduce a la hipoxia inducida por la anemia, la promoción de la neurotoxicidad y el daño la glándula pineal. Tanto el glifosato y el aluminio interrumpen las enzimas citocromo P450, que están involucrados en el metabolismo de la melatonina. Además, la melatonina se deriva a partir de triptófano, cuya síntesis en plantas y microbios es bloqueada por el glifosato. (2)

Una vez más, un caso fuerte que las toxinas ambientales son perjudiciales para la salud física y mental

El estudio concluye:

[S] e ha desarrollado el argumento de que el glifosato, el ingrediente activo en el herbicida, Roundup, y aluminio, un metal tóxico omnipresente en nuestro entorno, operan de manera sinérgica para inducir la disfunción en la glándula pineal que conduce a trastornos del sueño que son característicos de múltiples enfermedades neurológicas, incluyendo el autismo, el TDAH, depresión, enfermedad de Alzheimer, ALS, trastorno de ansiedad y enfermedad de Parkinson. (2)

El glifosato, del que la mayoría de nosotros somos conscientes, es un producto químico ampliamente utilizado en la industria agrícola. Desafortunadamente, además de los problemas de salud ya mencionados en este artículo, está también asociado a otros problemas como la diarrea, la pérdida de peso, somnolencia y la toxicidad renal. (3)

Cuando se trata de la toxicidad por aluminio, los síntomas incluyen problemas del habla, deformidades de los huesos, debilidad y dolor muscular. Las complicaciones graves que podrían derivarse de dicha toxicidad son trastornos en el sistema nervioso, problemas pulmonares, anemia y trastornos cerebrales. Una variedad de pruebas como biopsias y pruebas de heces, sangre, orina, y salud ósea, se puede realizar para evaluar mejor si una persona tiene toxicidad por aluminio, algo que está fuertemente relacionado con el uso de desodorantes y antiácidos que contienen el metal. (4)

Referencias:

(1) http://www.reuters.com

(2) http://file.scirp.org

(3) http://www.rag.org.au

(4) http://www.mountsinai.org

Fuente: NaturalNews.com, artículo escrito por Jennifer Lilley

Lea el artículo original Geoengineeringwatch.org

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: