Comunidad contra las vacunas obligatorias en Argentina

Doctor giving injection to Senior Patient
Por el Dr. David Brownstein – ¿Deben los adultos recibir la vacuna antineumocócica? DE NINGUNA MANERA! Con frecuencia mis pacientes adultos me preguntan si deben recibir la vacuna contra el neumococo. Si desea la respuesta corta, se la doy aquí: DE NINGUNA MANERA!

Dejame explicar.

Un artículo publicado en la Revista de la Asociación Médica Americana (JAMA 17 de febrero, 2015, volumen 313, N. 7) informó sobre las nuevas directrices que aconsejan a los médicos a recomendar dos vacunas contra el neumococo en adultos. Las recomendaciones señalan que “… los adultos de 65 años o más deben recibir una dosis de la vacuna neumocócica 13-valente conjugada (PCV13), seguido de una dosis de la vacuna antineumocócica 23-valente de polisacáridos (PPSV23) de 6 a 12 meses más tarde.” Después de la lectura, se podría suponer que las dos vacunas han demostrado ser eficaces en la prevención de enfermedades neumocócicas asociada y muerte por neumonía. Pero, estaría pensando mal ya que las vacunas fallan en el 99% de aquellos que la reciben.

Como se informó en el artículo de JAMA, Stretococcus pneumoniae es una causa común de infección de las vías respiratorias y la neumonía adquirida en la comunidad (CAD). En 2012, hubo 31.600 casos de infección neumocócica y 3.300 muertes relacionadas en los EE.UU. Las tasas más altas de infección se encuentran entre los niños y los adultos de 65 años o mayores. La vacuna PPSV23 fue autorizada en los EE.UU. en 1983. De acuerdo con un meta-análisis de 2013, no hay evidencia consistente de que la vacuna PPSV23 se asocia con tasas reducidas de todas las causas de la neumonía o la mortalidad por cualquier causa.

En septiembre de 2014, el Comité Consultivo de Prácticas de Inmunización, un comité gubernamental recomendó que la vacuna PCV13 se entregará a todos los adultos de 65 años y más. (1) En 2011, la FDA aprobó PCV13 para los adultos mayores de 50 años y más. Estas recomendaciones se basan, de alguna manera, en el ensayo todavía no publicado—CAPITA. (NOTA: CAPITA fue financiado por la farmacéutica Pfizer. Adivina quién hace la PCV13—si acertó Pfizer, usted ganó) Este ensayo asignó al azar 84.496 personas de 65 años y mayores de una sola dosis de PCV13 o placebo. El criterio de valoración principal fue la prevención de un primer episodio de tipo vacuna neumocócica CAP. En el artículo de JAMA, el autor afirma que la vacuna fue del 45% efectivo para prevenir el primer episodio de la enfermedad neumocócica. Suena bien, ¿verdad? Sin embargo, este es un número de riesgo relativo. Como expliqué en detalle en mi nuevo libro, The Statin Disaster, Big Pharma utiliza la estadística de riesgo relativo para hacer una terapia mediocre parece mejor de lo que es. Es importante tener en cuenta que nadie, tanto el médico como el paciente, deben tomar decisiones médicas sobre la base de los números de riesgo relativo.

Una interpretación más precisa de un estudio es el uso de la diferencia de riesgo absoluto entre el placebo y los grupos de tratamiento. Una vez que se calcula la diferencia de riesgo absoluto, es fácil averiguar cuántos necesitan ser atendidos, o en este caso vacunados—para prevenir un evento. El total de datos de CAPITA no se ha lanzado todavía, así que no se puede afirmar lo que sería la diferencia de riesgo absoluto más exacta y el número necesario para tratar con PCV 13. Me resulta sorprendente que las cifras de riesgo relativo fueron puestas en libertad antes de que todos los datos se pongan a disposición.

Volvamos al artículo de JAMA. El autor afirma, “En este punto, el efecto potencial de la vacuna (PCV13) sólo pueden ser inferidos.” Hmmmm. Sólo inferirse, sin embargo, las nuevas directrices ya recomiendan que todos los adultos mayores de 50 deben recibirla. Debemos estar en El País de las Maravillas, con Alicia, donde abajo es arriba y arriba es abajo.

El artículo de JAMA continúa, “En base a los estudios de inmunogenicidad y CAPITA, un modelo estima que {el número necesario para vacunar era 27.800}”. Eso significa, para prevenir un caso de la enfermedad neumocócica invasiva, es necesario vacunar a 27.800 sujetos. En otras palabras, la vacuna falló 99,99% de los sujetos que recibieron la misma (27.799/27.800). Para prevenir la neumonía adquirida en la comunidad, el número necesario para vacunar era 1.620. Por lo menos los números son mejores aquí que la vacuna sólo fracasó 99,94% de los que lo llevó (1619/1620). El artículo de JAMA resume estos resultados diciendo: “Esta (nueva) directriz puede ser implementada ampliamente en una variedad de configuraciones.”

Guauu. Por lo tanto, la FDA recomienda que todos los adultos reciben una vacuna que no sirve en el 99,9% de los que la reciben. Yo ni siquiera mencione que las vacunas contra el neumococo contienen aluminio y fenol que nunca se han demostrado ser seguras cuando se inyectan en el cuerpo humano. De hecho, el aluminio y el fenol nunca deben inyectarse en cualquier ser vivo.

Amigos, esta historia no debería ser sorprendente. Todos sabemos que la FDA y los CDC están compradas y vendidas a las grandes farmacéuticas.

Lo que sorprende es por qué tantos médicos siguen las directrices de idiotas.


Referencias

1. Mmwr Morb Mortal Weekly Rep. 2014.63(37):822-5

 

Lea el artículo original en Blog.DrBrownstein.com

 

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: