Comunidad contra las vacunas obligatorias en Argentina

2015_8_12-David-Lewis-Article

Click aquí para ampliar.

En el siguiente artículo, el Dr. Lewis pone de relieve cómo la influencia multimillonaria de la industria farmacéutica se extiende dentro de las agencias reguladoras, así como a las revistas respetadas, responsables de la publicación de la literatura científica. Focus for Health (Enfoque para la Salud) apoya los esfuerzos positivos para garantizar la transparencia en el gobierno para la protección de la salud pública.

Las compañías farmacéuticas han corrompido la Ciencia y el Gobierno

La semana pasada, los grandes medios de comunicación ignoraron al congresista Bill Posey implorando al Congreso que celebrara audiencias después de que un científico del gobierno admitió que el CDC destruyó datos que vinculan a la vacuna triple vírica con el autismo en los niños negros jóvenes.

Ex presentador de CBS Evening News, Dan Rather comentó recientemente que los grandes medios son controlados por un gobierno grande, que trabaja con las grandes empresas para su mutuo beneficio. Las compañías farmacéuticas ejercen la mayor influencia en el Congreso y los medios de comunicación.

Desafortunadamente, la literatura científica también se ha comprado. En 2011, Fiona Godlee, Editor en Jefe de la revista British Medical Journal, declaró ante el Parlamento que el revisado de la literatura científica se ha convertido en el brazo de marketing de la industria farmacéutica.

Si el Congreso se sale con la suya, las cosas sólo van a empeorar. La Cámara de Representantes de los EE.UU, aprobó recientemente la Ley de Curas del Siglo 21ª, con lo que crearía una empresa para acelerar el desarrollo de nuevos fármacos y vacunas. Proporciona más de $9 mil millones para el NIH y la FDA para acelerar el mercado.

Esta corporación federal creada, sin duda, será dirigida por ejecutivos muy bien pagados que pasan por la puerta giratoria entre el gobierno y la industria. En lugar de confiar en los ensayos clínicos de casos y controles, el nuevo proceso de aprobación de medicamentos y vacunas incorporará evidencia anecdótica de los pacientes, padres, organizaciones de defensa, patrocinadores de investigación y “otros” sin nombre. El apoyo a ciegas a la industria farmacéutica, parece ser una cosa que los republicanos y demócratas no tienen problema en acordar.

Este verano, yo era uno de los nueve visitantes invitados a una reunión de la Royal Society de Londres, para discutir la creciente escepticismo público sobre las áreas clave de la ciencia, como el cambio climático y la seguridad de las vacunas. Gran parte de la discusión se centró en el impacto negativo que las compañías farmacéuticas y ciertas agencias federales sujetas a la influencia corporativa, están teniendo en la integridad científica. Por ejemplo, una reciente encuesta de 1.756 padres en los Estados Unidos, encontró que el 82 por ciento cree que la vacunación puede beneficiar a la salud pública; pero sólo el 32 por ciento confía en la información que los CDC publican.

Para reforzar el cumplimiento de las políticas de vacunas de los CDC, la Casa Blanca está financiando organizaciones religiosas para promover la vacunación. El Secretario del HHS, Kathleen Sebelius, señaló que los grupos religiosos juegan un papel importante en mantener saludables a las comunidades. Es vergonzoso que la influencia corporativa ha erosionado la confianza del público, hasta el punto, en el que se está pagando a las organizaciones religiosas para dar fe de las políticas de los CDC.

Después de comprar los medios de comunicación, las empresas farmacéuticas se centran en el control de las revistas científicas y en presionar al Congreso para bajar los estándares para los datos utilizados por la FDA y los CDC, para aprobar y recomendar sus productos. El Congreso ha blindado a las empresas farmacéuticas de demandas por lesiones relacionadas con las vacunas; y su movimiento es obligar a todas las vacunas recomendadas por los CDC. Medicamentos y vacunas son de vital importancia para la salud pública. Pero una vez que el Congreso y la literatura científica son controlados por las compañías farmacéuticas, ¿cómo puede el público confiar en estos productos? El Congreso se debe limpiar de corrupción.

Sobre el Autor:

David Lewis, Ph.D.

David Lewis, Ph.D. Ex investigador Microbiólogo de la EPA de EE.UU.

 El Dr. David Lewis es un microbiólogo de investigación reconocido internacionalmente cuyo trabajo sobre la salud pública y el medio ambiente, como microbiólogo de investigación de alto nivel, en la Oficina de Investigación y Desarrollo, y miembro de la Facultad de Graduados de la Universidad de Georgia de la EPA, se ha reportado en numerosos artículos de noticias y documentales de la revista TIME y el resumen del lector de National Geographic.

Lea el artículo original de FocusForHealth.org

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: