Comunidad contra las vacunas obligatorias en Argentina

Hemos estado investigando el impacto del aluminio en la vida por más de 30 años y estamos aplicando esta experiencia a nuestra comprensión de los coadyuvantes de aluminio y cómo trabajan en las vacunas.

Profesor Chris Exley – Estamos estudiando el papel y la eficacia de los adyuvantes de aluminio utilizados en las vacunas. Hemos estado investigando el impacto del aluminio en la vida por más de 30 años y estamos aplicando esta experiencia a nuestra comprensión de los coadyuvantes de aluminio y cómo trabajan en las vacunas.

Entonces, ¿por qué las sales de aluminio son efectivas como adyuvantes y por qué las usamos? Este último se responde fácilmente. Son extremadamente baratas, esencialmente no cuestan nada en relación con otros componentes de la vacuna, y no hay absolutamente ninguna regulación en cuanto al uso de sales de aluminio, ya sea como adyuvantes o de otra manera. Los adyuvantes, incluyendo el aluminio, son eficaces debido a su toxicidad en el sitio de inyección de la vacuna.

Uno de los adyuvantes más eficaces es el Adyuvante Completo de Freund (una preparación de micobacterias secas e inactivadas) pero este adyuvante es demasiado tóxico para ser utilizado en vacunaciones humanas.

Las sales de aluminio son los adyuvantes más utilizados porque su toxicidad en el sitio de inyección se considera aceptable a la luz de la ventaja obtenida de la vacunación contra el antígeno particular.

La toxicidad inducida por los adyuvantes de aluminio en los sitios de inyección es casi seguramente debido al catión de aluminio libre, Al3+, que se libera de la sal de aluminio inyectada.

La muerte celular que es una consecuencia de la toxicidad da como resultado una respuesta inflamatoria y este es el origen del tejido rojo hinchado en el sitio de inyección casi inmediatamente después de la vacunación.

La toxicidad de un adyuvante de aluminio depende de la sal de aluminio con el hidroxifosfato de aluminio (conocido comercialmente como AdjuPhosTM) que es más tóxico en el sitio de inyección que el oxihidróxido de aluminio (conocido comercialmente como AlHydrogelTM). El adyuvante de aluminio utilizado en la vacuna Gardasil HPV es una versión sulfatada de hidroxifosfato de aluminio y es probable que, sobre la base de lo que sabemos sobre la química del aluminio, sea aún más tóxico.

Desafortunadamente, Merck, los fabricantes de este adyuvante no lo han hecho disponible para cualquier análisis independiente, sin importar las pruebas de seguridad. La evidencia visual de la toxicidad de los adyuvantes de aluminio en el sitio de inyección está limitada por su administración intramuscular (el adyuvante está escondido en el tejido muscular) mientras que su toxicidad real en el sitio de inyección es experimentada por muchos como dolor muscular significativo y eventos asociados en la extremidad receptora que puede durar horas e incluso días. Sin embargo, el papel de la toxicidad del sitio de inyección es atraer una variedad de células que responden al sistema inmune y estas células proceden a cargar su citoplasma celular con partículas de coadyuvante de aluminio así como el antígeno, este último puede o no estar asociado con el material adyuvante. A partir de entonces, el dogma dicta que el suministro de antígeno a los ganglios linfáticos inicia la inmunidad adaptativa específica del antígeno.

Recientemente hemos aprendido que las células migratorias que pueblan el sitio de inyección después de la vacunación son capaces de cargar su citoplasma celular con partículas de adyuvante de aluminio sin que estas partículas tengan ningún efecto inmediato sobre la viabilidad celular. Estas células inmunes que responden se encuentran posteriormente en los ganglios linfáticos, pero también son capaces de transportar su carga de aluminio en todo el cuerpo, incluyendo el acceso al cerebro.

Estas células migratorias cargadas de aluminio permanecen viables a corto plazo debido a que la sal de aluminio en partículas en su citoplasma está encerrada en vesículas unidas a la membrana. Sin embargo, estas vesículas sufren una acidificación progresiva que a su vez disuelve la sal de aluminio cerrada para liberar Al3 + biológicamente reactivo, lo que eventualmente causará la ruptura de la vesícula unida a la membrana y por consiguiente liberará grandes cantidades de aluminio biológicamente disponible en el citoplasma celular. La consecuencia inevitable de esto es la muerte celular y donde esta muerte celular ocurre dependerá simplemente de la trayectoria de las células al salir del sitio de inyección de la vacuna. Teóricamente al menos este es un mecanismo por el cual una cantidad significativa, de hecho aguda, de aluminio podría ser liberada en áreas distantes del sitio de inyección tal como tejido cerebral.

Es innegable que una pequeña proporción de individuos que reciben vacunas que incluyen adyuvantes de aluminio experimentan lo que se ha llamado eventos adversos severos y tales “eventos” incluyen encefalopatías encefálicas. Estos eventos adversos severos son casi seguramente causados ​​por coadyuvantes de aluminio y la investigación reciente que muestra cómo las células de respuesta inmune cargan su citoplasma con partículas de aluminio ahora ofrece una visión mecanicista de cómo los coadyuvantes de aluminio no sólo son tóxicas en el sitio de inyección de vacuna, sino que ocasionalmente también son tóxicas en sitios distantes en el cuerpo. Por qué algunas personas son más susceptibles a la toxicidad debido a los adyuvantes de aluminio es el tema de la investigación en curso.

Por lo tanto, al volver a mi pregunta original: ¿Cómo expresa una preocupación legítima sobre los coadyuvantes de aluminio en las vacunas sin ser etiquetado como “anti-vacuna”?

La respuesta parece ser que no se puede. Por ejemplo, desde que empezamos a investigar adyuvantes de aluminio, dos nuevas ‘opciones de búsqueda’ aparecieron cuando Chris Exley se escribió en Google, estas opciones son ‘Chris Exley Vaccines’ y ‘Chris Exley Quack’ (charlatán)!!

 

Profesor Chris Exley
Profesor en Química Bioinorgánica Keele University
Profesor Honorario del UHI Millenium Institute Group Leader – Laboratorio de Química Bioinorgánica en Keele

 

Lea el artículo original del Prof. Chris Exley en HippocraticPost.com

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: