Comunidad contra las vacunas obligatorias en Argentina

Entradas etiquetadas como ‘Hepatitis’

Vacuna contra la hepatitis B causa enfermedad del hígado: La ciencia muestra cómo

liver_inflammation

Por Heidi Stevenson (GreenMedinfo) – La ciencia es definitiva: La vacuna contra la hepatitis B no sólo está asociada con enfermedades del hígado, las causa. El daño específico se conoce, y está claramente documentado. Bajas dosis de la vacuna contra la hepatitis B con adyuvante de aluminio resulta en la pérdida de la integridad mitocondrial, la muerte celular y la apoptosis, en particular en las células del hígado.

Es verdaderamente irónico que una vacuna supuestamente con el propósito de proteger el hígado sea en sí misma la causa de la enfermedad hepática. Los autores de “Vacuna contra la hepatitis B induce la muerte apoptótica en células Hepa1-6” señalan claramente que su preocupación es el hidróxido de aluminio como adyuvante, con implicaciones de largo alcance, ya que el aluminio se utiliza de forma rutinaria en las vacunas infantiles. Aquí está su conclusión:

Llegamos a la conclusión de que la exposición de las células Hepa1-6 a una dosis baja de vacuna contra la hepatitis B con adyuvante conduce a la pérdida de la integridad mitocondrial, la inducción de apoptosis, y la muerte celular, se observó efecto de la apóptosis también en la línea celular C2C12 de mioblastos de ratón después de ser tratados con una dosis baja de vacuna (0.3, 0.1, 0.05 g/ml). Además el efecto de la apoptosis por la vacuna contra la hepatitis B se observó in vivo en el hígado del ratón.

La conclusión es que la vacuna contra la hepatitis B es responsable de matar a las células del hígado. Por sí mismo, puede no ser una cosa muy importante. Sin embargo, este estudio se suma a un creciente cuerpo de evidencia que demuestra que la enfermedad hepática, junto con otros trastornos, aparecen como resultado de la vacunación contra la hepatitis B y el adyuvante de aluminio, incluyendo:

En el estudio in vivo de la vacuna de la hepatitis B se encontraron efectos sobre la expresión génica y el metabolismo de la inflamación: se cambia la expresión de 144 genes asociados con la función hepática.

Vacunación contra la hepatitis B y de adultos asociada a reacciones gastrointestinales: un análisis de seguimiento: las funciones gastrointestinales y hepáticas están asociadas con la vacunación contra la hepatitis B.

La vacuna de la hepatitis B y los problemas hepáticos en niños estadounidenses de menos de 6 años de edad, 1993 y 1994: Niños que reciben las vacunas contra la hepatitis B son 2,57 veces más propensos a sufrir de problemas de hígado.

Inyecciones de hidróxido de aluminio llevan a déficits motores y la degeneración de las neuronas motoras: adyuvante de aluminio causa la muerte de las neuronas motoras, junto con deficiencias asociadas en la función motora, además de defectos de memoria.

Mecanismos de toxicidad adyuvante de aluminio y la autoinmunidad en la población pediátrica (y como se explica en Gaia Health) en “Mecanismos del adyuvante de aluminio revelados: Vacunas y riesgos para los niños clarificados“:

Varios trastornos autoinmunes pueden ser causados por los adyuvante de aluminio. Estos son sólo algunos de los estudios que documentan el daño de las vacunas contra la hepatitis B y los adyuvantes de aluminio.

Puede obtener más información sobre los estudios relacionados con la hepatitis B y vacunas aquí.

La falta de valor de la vacuna contra la hepatitis B

Aunque la vacunación contra la hepatitis B está cobrando un peaje terrible en los niños, la pregunta sigue hay que preguntarse: ¿Qué beneficio se puede ganar con dar la vacuna a los recién nacidos, como se hace habitualmente en los hospitales estadounidenses (y de Argentina)?

La respuesta a esta pregunta es particularmente inquietante. La enfermedad de la que estos bebés supuestamente están siendo protegidos sólo se puede contraer a través del contacto sexual o de la transmisión sanguínea. Es posible vacunar durante el parto cuando las madres están infectadas, pero las futuras madres pueden ser examinados para la hepatitis B, por lo que no hay riesgo plausible en los recién nacidos de madres no infectadas.

Tal vez tenga sentido dar la vacuna a mujeres embarazadas para proteger a sus bebés. Esa idea no funciona bien, porque la seguridad para el feto es muy cuestionable.

¿Qué pasa con la duración de la eficacia de las vacunas contra la hepatitis B?

Esta pregunta se puede responder de dos maneras. En primer lugar, incluso si la inmunidad de la vacuna dura toda la vida, no justifica que se aplique a los niños que ni siquiera han desarrollado la barrera hematoencefálica, lo que aumenta drásticamente el riesgo.

La segunda respuesta, es aún más convincente: Incluso por la propia estimación de los Centros de Control de Enfermedades (que como muchos de nosotros hemos tomado conciencia, es cuestionable), la duración máxima de la inmunidad de la vacuna es de 20 años.

Así que, cuando el niño esté entrando en la mayoría edad y a la mayor actividad sexual, la vacunación al nacer no proporciona ningún beneficio. (Cabe señalar que hay preguntas importantes sobre su eficacia, incluso cuando está recién dada).

No puede haber ninguna justificación para la vacunación masiva de los bebés recién nacidos con la vacuna contra la hepatitis B. Y se les proporciona ningún beneficio posible.

Razones para dar la Vacuna de la Hepatitis B al nacer

A la luz de la absoluta falta de valor en las vacunas contra la hepatitis B al nacer, ¿por qué están siendo prácticamente obligatorias en los Estados Unidos (y obligatorias en Argentina)?

La primera razón y la más obvia, es el dinero. Hay dinero de por medio en garantizar que casi todos los recién nacidos la reciba. Hay, sin embargo, una posibilidad aún más insidiosa.

Es obvio ahora que los especuladores de las vacunas y sus lacayos del gobierno no permitirán que nada se interponga en el camino de sus ganancias. Como documenta Jagannath Chatterjee en “Autismo: Conspiración de Silencio”, no importa si se arruinan carreras o se destruyen vidas. Si los beneficios de las vacunas se ven amenazados por la prueba de su daño, entonces la información debe ser aplastada, sobre todo si el autismo es la cuestión.

Uno de los puntos que los padres de niños con autismo notan rutinariamente es su normalidad antes de la vacunación. Sus hijos no nacieron con autismo. Ellos lo saben.

Pero, si un bebé está vacunado al nacer, no hay manera de saber que hubo una regresión en el autismo. Es imposible que los padres sepan que la devastación de toda la vida de sus hijos fue causada por una vacuna cuando se administra al nacer.

A la luz de destrozar la reputación del Dr. Wakefield y su investigación de alta calidad, junto con el hecho de que el autismo ha sido claramente vinculado a las vacunas en otros estudios, además del reconocimiento por parte de la Corte de las Vacuna de causa-efecto entre sus síntomas y la vacunación, uno debe preguntarse si el verdadero propósito de la inyección de los recién nacidos con la vacuna de la hepatitis B es ocultar la verdad de que el autismo es una condición inducida por las vacunas.

¿Cómo es que un padre puede saber si un bebé perfectamente normal ha retrocedido en el autismo, en lugar de haber nacido con él, si la regresión de ese niño comenzó con una vacuna al nacer?

¿Cuántos padres hoy en día creen que sus bebés nacieron con autismo simplemente porque nunca tuvieron la oportunidad de experimentar lo normal?

Lea el artículo original de GreenMedinfo.com

Recursos
Vacuna contra la hepatitis B induce la muerte apoptótica en células Hepa1-6
Estudio in vivo de la hepatitis B efectos de la vacuna sobre la inflamación y el metabolismo de la expresión génica.
Vacunación contra la hepatitis B y de adultos asociado reacciones gastrointestinales: un análisis de seguimiento
La vacuna de la hepatitis B y problemas hepáticos en niños estadounidenses de menos de 6 años de edad, 1993 y 1994
Inyecciones de hidróxido de aluminio llevan a déficits motores y la degeneración de las neuronas motoras Mecanismos de toxicidad adyuvante de aluminio y la autoinmunidad en poblaciones pediátricas
Vacuna de la Hepatitis B daña el Hígado que se supone debe proteger
Preguntas frecuentes sobre la Hepatitis B para Profesionales de la Salud

Anuncios

60 enfermedades y reacciones adversas asociadas a la vacunación contra la hepatitis B

bell-palsyPor Jeannie Stokowski-Bisanti – En un artículo el Dr. Mercola escribió que la doctora Jane Orient de la Asociación de Médicos y Cirujanos Americanos (AAPS) testificó lo siguiente ante el Congreso de Estados Unidos: “Para la mayoría de los niños, el riesgo de una reacción a la vacuna grave puede ser 100 veces mayor que el riesgo de hepatitis B. “Por lo menos 60 enfermedades o consecuencias no deseadas adversos están asociados con la vacunación contra la hepatitis B.

Un estudio publicado en Annals of Epidemiology descubrió que el riesgo de un trastorno del espectro del autismo era más del triple para los bebés varones que recibieron la vacuna contra la hepatitis B. Un estudio anterior realizado por el mismo grupo de investigación, utilizando una base de datos diferente, se acercó a los mismos resultados. También ha habido informes de trastornos neurológicos e inmunológicos discapacitantes que se han desarrollado después de la vacunación contra la hepatitis B, incluyendo:

Esclerosis Múltiple (MS)
El síndrome de Guillain Barre
Parálisis de Bell
Diabetes
La artritis reumatoide
Lupus
Púrpura trombocitopénica idiopática
Las convulsiones y trastornos cerebrales como la encefalitis (inflamación del cerebro) y la desmielinización.
Disfunción inmune
Deficiencias visuales y auditivas, incluyendo neuritis óptica
Pancreatitis
Trastornos del espectro autista

La muerte del bebé Ian inspira a otros a aprender acerca de los riesgos de la vacuna contra la hepatitis B. ver: http://www.examiner.com/article/baby-ian-s-death-inspires-others-to-learn-about-hepatitis-b-vaccine-risks

Fuente: Mercola.com
Esclerosis múltiple

MS
Trastornos neurológicos e inmunológicos discapacitantes que han desarrollado siguientes vacunas contra la hepatitis B incluyen:

Esclerosis Múltiple (MS)
El síndrome de Guillain Barre
Parálisis de Bell
Diabetes
La artritis reumatoide
Lupus
Púrpura trombocitopénica idiopática
Las convulsiones y trastornos cerebrales como la encefalitis (inflamación del cerebro) y desmielinización
Disfunción inmune
Deficiencias visuales y auditivas, incluyendo neuritis óptica
Pancreatitis
Trastornos del espectro autista

Síndrome de Guillain Barre
GuillainBarreTrastornos neurológicos e inmunológicos discapacitantes que se han desarrollado después de la vacunación contra la hepatitis B, incluyendo:

Esclerosis Múltiple (MS)
El síndrome de Guillain Barre
Parálisis de Bell
Diabetes
La artritis reumatoide
Lupus
Púrpura trombocitopénica idiopática
Las convulsiones y trastornos cerebrales como la encefalitis (inflamación del cerebro) y desmielinización del cerebro
disfunción inmune
Deficiencias visuales y auditivas, incluyendo neuritis óptica
Pancreatitis
Trastornos del espectro autista

Parálisis de Bell

bellspalsyTrastornos neurológicos e inmunológicos discapacitantes que se han desarrollado después de la vacunación contra la hepatitis B, incluyendo:

Esclerosis Múltiple (MS)
El síndrome de Guillain Barre
Parálisis de Bell
Diabetes
La artritis reumatoide
Lupus
Púrpura trombocitopénica idiopática
Las convulsiones y trastornos cerebrales como la encefalitis (inflamación del cerebro) y desmielinización del cerebro
Disfunción inmune
Deficiencias visuales y auditivas, incluyendo neuritis óptica
Pancreatitis
Trastornos del espectro autista

Fuente: Mercola.com

Siga a Jeannie Stokowski-Bisanti en Facebook http://www.facebook.com/chiromother

Lea el artículo orginal de TheExaminer.com

Vacuna de la Hepatitis B ¿Cuáles son los riesgos?

hepatitis_-463335219“La idea de dar esta vacuna a un bebé recién nacido, de un día de edad, es absurda. No hay evidencia científica para ello. De hecho, llamé al fabricante [de la vacuna contra la hepatitis B] y conseguí que envíen a alguien [un mandatario] al Hospital Santa María de Nazareth, donde soy presidente del Departamento de Medicina, y le pregunté: “Muéstrame tus pruebas en los bebés de un día de edad sobre los efectos adversos [de la vacuna contra la hepatitis B].” Su respuesta – “No tenemos ninguno. Nuestros estudios se realizaron en los 5 y 10 años de edad .. “Como padre, abuelo, médico, y abogado, quiero que la opción de no vacunar a mis hijos a menos que yo crea que la evidencia científica está ahí.”
-1997 Mayer Eisenstein, M. D., M.P.H. ante la Junta de Salud de Illinois

“Mi participación en el campo de la toxicidad de la vacuna comenzó en 1979 cuando descubrí que la desmielinización del sistema nervioso central (esclerosis múltiple) había sido causada, en algunos individuos, por la vacuna contra la gripe porcina. Mi participación fue mayor cuando me encontré con lo mismo ocurrió después de vacunación contra la hepatitis B. Estos resultados han sido confirmados por muchos otros y se han ampliado para incluir otra reacciones adversas a la vacuna contra la hepatitis B. Las reacciones incluyen otras enfermedades autoinmunes como la artritis reumatoide, la neuritis óptica, encefalomielitis postvacunal, la diabetes, y otras, posiblemente, menores”.
-1999 Testimonio ante el Congreso por Burton A. Waisbren, Sr., MD

“Para la mayoría de los niños, el riesgo de una reacción a la vacuna grave puede ser 100 veces mayor que el riesgo de hepatitis B.”
-1999 Declaración en el Congreso de Jane Orient, MD
– El Dr. Neal Halsey, uno de los arquitectos de la política de vacunación de EE.UU., cuando se le preguntó por parte de los defensores de los padres, en una reunión pública acerca de cuál sería la razón de dar a un recién nacido, sin factores de riesgo, una vacuna para una enfermedad predominantemente de los consumidores de drogas intravenosas y las personas sexualmente promiscuas, contestó:
“Debido a que podemos.”
online_extra_vaccine_essentials

¿Quién está en riesgo de contraer hepatitis B?

Según los CDC, el riesgo de infección por hepatitis es más alto para las personas que:

  • Tienen relaciones sexuales con una persona infectada
  • Tienen múltiples parejas sexuales
  • Tienen una enfermedad de transmisión sexual
  • Los hombres que tienen contacto sexual con otros hombres
  • Las personas que se inyectan drogas o compartir agujas, jeringas u otros equipos de drogas
  • Las personas que viven con una persona que tiene hepatitis B crónica
  • Los bebés nacidos de madres infectadas
  • Los que estén expuestos a la sangre en el trabajo
  • Los pacientes en hemodiálisis
  • Las pesonas que viajan a países con moderados a altos índices de hepatitis B

También de acuerdo con los CDC, “Las personas que ya han sido infectadas con el VHB no recibirán ningún beneficio de la vacunación. Sin embargo, no hay ningún riesgo si una persona infectada previamente recibe la vacunación.”

¿Cuáles son las reacciones notificadas a las vacunas contra la hepatitis B y con que frecuencia se reportan?

El Bebé Ian recibió la vacuna contra la hepatitis B poco después del nacimiento y murió a causa de una reacción alérgica a la vacuna.

ian

Ian-125

De acuerdo con el inserto en el paquete de la vacuna de la hepatitis B que se encuentra en la mayoría de los hospitales, se han notificado las siguientes reacciones adversas que se producen luego de recibir la vacuna contra la hepatitis B:

Herpes zóster, meningitis, trombocitopenia, reacción anafiláctica, anafilaxis. Síndrome de hipersensibilidad aparente (similar a la enfermedad del suero). De comienzo tardío se ha informado, días o semanas después de la vacunación, incluyendo: artralgia/artritis (generalmente transitoria), fiebre y reacciones dermatológicas, tales como urticaria, eritema multiforme, equimosis y eritema nudoso, encefalitis, encefalopatía, migraña, esclerosis múltiple, neuritis, neuropatía incluyendo hipoestesia, parestesia, síndrome de Guillain-Barré y neuritis, parálisis óptica de Bell, parálisis, paresia, convulsiones, síncope, mielitis transversa, conjuntivitis, queratitis, alteraciones visuales, dolor de oído, tinnitus, vértigo, palpitaciones, taquicardia, vasculitis, apnea, broncoespasmo incluyendo síntomas similares al asma, dispepsia, alopecia, angioedema, eczema, eritema multiforme, incluyendo el síndrome de Stevens-Johnson, eritema nudoso, liquen plano, púrpura, artritis, debilidad muscular.

Reacciones adversas * y muertes por la vacuna antihepatitis B entre 1983-2012

* Se estima que sólo el 10% de las reacciones a las vacunas son reportadas según informó el CDC.

“A partir de marzo de 2012, había un total de 66.654 hepatitis B acontecimientos adversos relacionados con la vacuna reportado a los Sistema de Reportes de Eventos Adversos de Vacunas (VAERS), incluidos informes de dolor de cabeza, irritabilidad, fatiga extrema, inflamación del cerebro, convulsiones, artritis reumatoide, neuritis óptica, esclerosis múltiple, lupus, síndrome de Guillain Barré (SGB) y neuropatía. Se han reportado más de 1.500 muertes relacionadas con la vacuna de la hepatitis B, incluyendo muertes clasificadas como Síndrome de Muerte súbita del Lactante (SIDS).”
http://www.nvic.org/Vaccines-and-Diseases/Hepatitis-B.aspx

De acuerdo con un informe similar, los metales tóxicos en la vacuna contra la hepatitis B han variado en los años entre 1983 y 2013. Aunque la cantidad de un metal (mercurio) en la vacuna disminuyó, otro metal (aluminio) se incrementó.

1.500 Muertes
1.359 Lesiones con amenaza para la vida
66.654 Lesiones totales

¿Las vacunas contra la hepatitis B aún contienen mercurio?

A partir de 1989, cuando la vacuna contra la hepatitis B se recomienda para los bebés, la vacuna contenía 250 mcg. de aluminio y 12,5 mcg de mercurio. Luego, en 2002, al mismo tiempo, que el mercurio se estaba reduciendo en las vacunas contra la hepatitis B pediátricas, una vacuna contra la hepatitis B recién licenciada contendría 850 mcg. de aluminio.

Antes de la reformulación de la vacuna contra la hepatitis B, un estudio de la vacuna que se realizó en la Universidad Estatal de Nueva York. Los hallazgos de los autores sugirieron que “En EE.UU., los recién nacidos varones vacunados con la vacuna de la hepatitis B antes de 1999 (a partir de la cartilla de vacunación) tenían un riesgo tres veces más alto para que los padres informen del diagnóstico de autismo en comparación con los niños no vacunados como recién nacidos durante ese mismo período de tiempo. Los niños no blancos tenían un mayor riesgo. “La asociación entre el timerosal, un conservante a base de mercurio y el autismo es consistente con las conclusiones de varios estudios. A pesar de que el nivel de mercurio se ha reducido en la vacuna contra la hepatitis B, no existe un nivel seguro de exposición.

Usted puede leer acerca de las cantidades actuales de mercurio en la vacuna contra la hepatitis B en un artículo de Paul G. King, PhD.

Además, lea las advertencias sobre los dos tipos de aluminio utilizados en las vacunas: hidróxido de aluminio y sulfato de aluminio.

Merck & Co, Inc Comvax Haemophilus b Vacuna Conjugada (proteína de Meningococo) y vacuna antihepatitis B (recombinante)
225 mcg.
Vacuna pediátrica
Lic. inicial 1996

GlaxoSmithKline Biologicals Twinrix hepatitis A inactivada y hepatitis B (Recombinante) de Merck
450 mcg.
Vacuna adultos
Lic. inicial 1999

Merck & Co, Inc Recombivax HB contra la hepatitis B (recombinante)
500 mcg. dosis de adulto
250 mcg. dosis pediátrica
Lic. inicial 1989

GlaxoSmithKline Biologicals Engerix-B de la hepatitis B (recombinante)
500 mcg. dosis de adulto
250 mcg. dosis pediátrica
Inicial Lic-1989

GlaxoSmithKline Biologicals Pediarix (difteria y tétanos y tos ferina acelular adsorbida), hepatitis B (recombinante) y inactivada del poliovirus vacuna combinada
850 mcg.
Vacuna pediátrica
Lic. inicial-2002

¿En que lugares del mundo vacunan contra la hepatitis B?

Generation Rescue (GR) analizó los calendarios de vacunación de 30 países del primer mundo. GR informó que el 60%, o 18 países, tienen la vacuna contra la hepatitis B en su calendario. Eso significa que 12 países, o el 40% de los países, no requieren la vacuna de la hepatitis B, a pesar del hecho de que ha estado disponible desde hace 19 años. De los países que no requieren la vacuna de la hepatitis B, sólo hemos podido encontrar unos pocos países de Europa del Este como Bulgaria y Letonia, que también dan la vacuna a los bebés en el primer día de vida. Muchos otros países parecen seguir un enfoque más cauteloso con la vacunación de la hepatitis B. A continuación se presentan algunas citas directas de los calendarios de vacunación de varios países.

  • Italia: “La vacuna contra la hepatitis B se administra al nacer sólo a los niños nacidos de madres HBsAg+. De lo contrario, la inmunización comienza a los 3 meses de edad”.
  • Finlandia: “Vacuna contra la hepatitis B se administra sólo a los recién nacidos de madres o padres portadores de HBsAg en la edad de 0, 1, 2 y 12 meses.”
  • Dinamarca: “La vacunación contra la hepatitis B se recomienda para los niños de madres HBsAg-positivas, comenzando en el nacimiento tanto con inmunoglobulina de la hepatitis B como con una dosis de HepB.”
  • Noruega: “HepB se recomienda sólo para los grupos de riesgo.”
  • Suecia: “HepB sólo se recomienda para los niños considerados grupos de alto riesgo. La vacunación se da a los bebés de madres positivas para la hepatitis B. “
  • Los Países Bajos: “Sólo para los niños nacidos de madres HBsAg positivas.”

Para una mirada en profundidad a la vacuna contra la hepatitis B en todo el mundo, consulte este artículo informativo por JB Handley, Vacuna contra la Hepatitis B: un desastre sin paliativos.

¿Por qué la vacuna contra la hepatitis B se agregó a la Lista de Vacunas de EE.UU. para los recién nacidos y bebés?

En septiembre de 1991, el Comité Asesor sobre Prácticas de Inmunización (ACIP) de los CDC, recomienda la vacuna contra la hepatitis B para los recién nacidos. Esta vacuna contenía 12,5 mcg de mercurio. El ACIP declaró que es preferible que los recién nacidos reciban la vacuna contra la hepatitis B antes de salir del hospital. El Dr. Samuel Katz, fue Presidente de la ACIP en 1991.

En el extracto a continuación, UPI.com investiga la introducción de la vacuna contra la hepatitis B en un artículo titulado, UPI Investiga: El Conflicto de las Vacunas.

“Algunos de los funcionarios que intervienen en la decisión de la agencia en 1991 de recomendar que todos los niños reciban la vacuna contra la hepatitis B también tenían estrechos vínculos con los fabricantes de vacunas. El Dr. Sam Katz era el presidente del comité de asesoramiento en ese momento. Un profesor de Duke, Katz dijo que el 30 por ciento de los niños que contraen la enfermedad por causas desconocidas, posiblemente en la guardería. Dijo que el CDC trató de dar la vacuna a los adolescentes, pero que era difícil de conseguir que se presentan a las tres dosis. Ellos dijeron: ‘Bueno, tenemos un público cautivo y queremos darla a los recién nacidos de todos modos. “Katz desarrolló una vacuna contra el sarampión ahora fabricada por Merck, que también fabrica una vacuna contra la hepatitis B. Katz dijo que cuando él era presidente de la comisión en 1991, también trabajó como consultor pagado por Merck, Wyeth y la mayoría de los principales fabricantes de vacunas”.

El 12 de abril de 2000, Dr. Samuel Katz fue interrogado por Michael Belkin sobre qué estudios de seguridad revisados por expertos se utilizaron para recomendar la inmunización de los recién nacidos en el año 1991.

¿La respuesta del Dr. Sam Katz?

“Tienes toda la razón. No había ningún estudio revisado por pares publicado”.

Puede leer el artículo de Michael Belkin aquí.

Por lo tanto ¿La cantidad de la disminución de la hepatitis B se puede atribuir a la vacuna?

Un estudio de 2013 Journal of Viral Hepatitis, reveló que, “el 42% de los bebés nacidos de madres HBsAg-positivas desarrollan infección por VHB oculta, que no es impedida por la administración de la vacuna contra el VHB recombinante para el recién nacido.”

Lea este artículo de VaxTruth.org de traer a la luz a la necesidad de estar informados sobre los riesgos de la vacuna contra la hepatitis B.

Los siguientes gráficos muestran sorprendentes estadísticas de los CDC sobre la hepatitis B y la hepatitis C.
slide3_2slide4_2La hepatitis C se ha reducido a un ritmo comparable al de la hepatitis B, pero no hay una vacuna para la hepatitis C. Esto sugiere que la disminución de la incidencia no se debe a la vacuna, sino que es debido a otros factores, como el aumento de la conciencia de los peligros del sexo no protegido entre aquellos grupos que están en mayor riesgo de contraer la hepatitis B y la hepatitis C.

Artículos relacionados a la vacuna contra la hepatitis B 

Vacunar contra la Hepatitis B a los Infantes es Vergonzoso; ¿Tiempo de terminar con esto? – por Sayer Ji 
La hepatitis B Vacuna Retirada Después de que 3 recién nacidos mueren por Shock anafiláctico – por Lance Johnson 
Corte Vincula a la vacuna de la Hepatitis B a una muertePor Sharyl Attkisson, CBS News 
Nuevo estudio: Vacuna de Hepatitis B triplica el riesgo de autismo en los bebés varones – por David Kirby 
HepB vacuna causa la enfermedad de hígado: La ciencia muestra cómo. – por: Heidi Stevenson
Los daños de la vacuna Hep B El hígado se supone que debe proteger – por: Sayer Ji

Haga clic aquí para ver los ingredientes en sus vacunas

asot_hepb_0

Peligros Autoinmunes del Vacuna de Hepatitis B

“Según la tradición hipocrática, el nivel de seguridad de una medicina preventiva debe ser muy alto, ya que tiene por objeto proteger a las personas contra enfermedades que pueden no contraer. Este artículo señala que la información sobre la seguridad de la vacuna contra la hepatitis B (VHB) es sesgada en comparación con los requisitos clásicos de la medicina basada en la evidencia (MBE), como se ejemplifica en una selectividad documentada en la presentación o incluso la publicación de los datos clínicos o epidemiológicos disponibles. Luego, se hace una revisión de los datos que sugieren que VHB es notable por la frecuencia, la gravedad y la variedad de sus complicaciones, algunas de ellas probablemente relacionadas con un mecanismo de mimetismo molecular que conduce a enfermedades desmielinizantes, y otras que reproducen el espectro de manifestaciones no hepáticas de la hepatitis B natural. Para explicarse, este inusual espectro de toxicidad se requieren investigaciones adicionales basadas ​​en la liberación completa de los datos disponibles”.
http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/15722255

 

Artículos relacionados

Vacuna contra la Hepatitis B: un arma mortal
Corte de EE.UU. admite que la vacuna hepatitis B causó enfermedad autoinmune fatal en niños
La vacuna contra la Hepatitis B daña el hígado que se supone debe proteger

Corte de Estados Unidos reconoce que la vacuna contra la hepatitis B causó síndrome de fatiga crónica

vaccine-dangerPor The Refusers – El Tribunal de Reclamaciones Federales de Estados Unidos ha dictaminado que “una dosis de la vacuna contra la hepatitis B ha causado [al paciente] el desarrollo de síndrome de fatiga crónica.

El paciente recibió $ 1,1 millones para los gastos médicos en el primer año después de este juicio y una anualidad para pagar los gastos de cuidado de la vida en los años posteriores.

Esta resolución judicial debe ser una clara advertencia a cualquiera que esté considerando recibir la vacuna contra la hepatitis B, que su vida podría ser destruida por esta vacuna.

Las mujeres embarazadas deben ser conscientes de que en la mayoría de los hospitales le darán esta vacuna a su hijo sin su permiso cuando se lleven el bebé recién nacido lejos de ti a las pocas horas de nacer.

Para información sobre la vacuna contra la hepatitis B (cómo llegó a ser recomendado para los bebés por el CDC y un análisis de la vacuna contra la hepatitis B eventos adversos reportados a la FDA) vea mi Testimonio ante el Congreso.

El paquete de la vacuna de Merck VARIVAX hepatitis B en su inserto, en la sección reacciones adversas, contiene fatiga junto con la esclerosis múltiple, convulsiones, encefalitis, el lupus y la artritis.

Si alguien le insiste o su hijo debe recibir la vacuna contra la hepatitis B, usted tiene el derecho a negarse. Es posible sugerir que se la introduzcan por su parte posterior.

Merck RECOMBIVAX HB HEPATITIS B (recombinante) PROSPECTO

REACCIONES ADVERSAS

Incidencia igual o superior al 1% de las inyecciones:

El cuerpo como un todo

Las quejas sistémicas más frecuentes son fatiga / debilidad

Incidencia menos del 1% de las inyecciones

Sistema nervioso

Síndrome de Guillain-Barré; esclerosis múltiple; exacerbación de esclerosis múltiple; mielitis incluyendo la mielitis transversa; convulsiones; convulsión febril; neuropatía periférica incluyendo parálisis de Bell; radiculopatía; herpes zoster; migraña; debilidad muscular; hipoestesia; encefalitis

Sistema musculoesquelético

artritis

Sistema Inmunológico

El lupus eritematoso sistémico (LES); síndrome similar al lupus

Lea el original de The Refusers

Por favor LEA! Ayuda a reconocer las reacciones adversas a las vacunas

Haylee Marie SchmidtPor favor, apoyar y ayudar a que la voz de las reacciones adversas graves a la vacuna contra la hepatitis B sean escuchadas. Mi hija Haylee Marie Schmidt era una bebé muy feliz y saludable de nueve meses y medio de edad la última vez que la sostuve en mis brazos. No me imaginaba mientras me miraba fijamente a los ojos con toda la inocencia y la sorpresa de una pequeña bebé que iba a morir esa noche. Ella nunca estuvo enferma antes de recibir esa vacuna de la Hepatitis B aquella tarde. Después de su última siesta del día se despertó y lanzó gritos de dolor. Pensando que tenía hambre y estaba dolorida por la vacuna, le dí de comer y un poco de Tylenol infantil para bebé. La acosté en la cama esa noche le di un beso en la frente y le dije lo mucho que la amaba. Se quedó dormida, pero cuando fui a despertarla la mañana siguiente, ella había fallecido mientras dormía.

De acuerdo con el Vaccine Adverse Event Reporting System (Sistema de Reportes de Eventos Asversos a las Vacunas – VAERS) hubo 36.788 reacciones adversas notificadas oficialmente a la vacuna de la hepatitis B entre 1992 y 2005.

De éstos, 14.800 eran lo suficientemente graves como para causar hospitilazación, o eventos que amenazan la vida o discapacidades permanentes.

Además, se informó de 781 bebés que murieron a raíz de la vacuna contra la hepatitis B.

Esto es probablemente una subestimación debido a que una gran fracción de los bebés que mueren después de una vacunación son clasificado como SIDS. (Sindrome de Muerte Súbita del Lactante).

En mi caso, esto es exactamente lo que pasó. Por alguna razón, el patólogo no tomó las muestras de tejido cerebral para buscar adecuadamente la causa de la muerte de mi hija. Me explicó que estaba totalmente definido que se trataba de SIDS incluso antes de que él hiciera la autopsia y que él no tenía la tecnología adecuada para ver sus muestras de tejido cerebral. Cuando se realizó su autopsia el cerebro de mi hija estaba muy hinchado y que había dejado de respirar antes de que su corazón se detuviera. Un cerebro inflamado no es SIDS. A través de conversaciones con otros patólogos experimentados, que posteriormente descubrí que la inflamación del cerebro es una clásica reacción adversa a la vacuna (con cualquier vacuna) en la literatura médica.

Después de que mi hija murió contraté a un abogado en la causa para que algo como esto vuelva a suceder. Irónicamente, después de que le dije a mi abogado sobre lo que el patólogo me dijo estaba sorprendida, porque todo lo que necesita es un microscopio básico para mirar las muestras de tejido del cerebro. Un patólogo independiente de mi abogado está en el proceso de buscar sus muestras de bloques de tejido que fueron proporcionados por la oficina del forense del condado de Benton. Hasta que se examina sus muestras de tejido será una estadística más SIDS.

¿Conociendo todos estos efectos secundarios tomaría el riesgo de dar a su niño la vacuna? Si esta vacuna es segura, como el médico dijo. ¿No sería entonces que no habría tantas muertes y trastornos neurológicos derivados de la vacuna?. Si pudiera tener una segunda oportunidad y volver atrás, nunca volvería a entregar a mi hija para la vacunación y mi vida sería completamente diferente. Pero yo estoy aquí hoy para ser la voz de mi hija y decirle a todos, lo que los efectos de esta vacuna pueden ser.

Lea el artículo original en Causes.com 

La vacunación contra la Hepatitis B a los recién nacidos es un crimen contra los niños

vaccinevialsbluebackground1-235x147
Por Paul Fassa – Hepatitis B es virus que ataca el hígado, y que se transmite a través del sexo, las agujas hipodérmicas compartidas y exposición iatrogénita (médica). Es un virus de transmisión de fluidos corporales que a menudo se produce entre quienes se dedican a “conductas de riesgo”. La vacunación contra la hepatitis B (VHB) es administrada en o cerca del nacimiento y de nuevo entre los tres y seis meses de edad. Es el comienzo de una larga lista de vacunas pediátricas peligrosas recomendadas por los Centros para el Control de Enfermedades (CDC)

La vacunación de la hepatitis B – un peligro para los bebés

Si las vacunas fueran seguras, sería prudente evaluar a las mujeres embarazadas para la hepatitis B y excluir las innecesarias vacunas de la Hepatitis B para los recién nacidos. Tal vez la vacuna contra la hepatitis B tendría algún tipo de sentido para un recién nacido cuya madre dio positivo para la hepatitis B.

Excepto que las vacunas contra la Hepatitis B no funcionan y son muy peligrosas

Hay ejemplos de hepatitis B aguda entre los que han sido vacunados. Esos ejemplos son de los adultos de “alto riesgo”, los jovenes y los promiscuos, y algunos de los que fueron expuestos a la hepatitis B en las clínicas y hospitales (exposición iatrogénica).

La retirada anunciada de los adyuvantes de mercurio es una distracción de relaciones públicas. El Timerosal, un compuesto a base de mercurio, ha sido sustituido por el hidróxido de aluminio, que también crea efectos neurológicos adversos graves.

Irónicamente, hay evidencia de daño hepático casi inmediato de los vacunas de la Hepatitis B

Varios estudios en animales con dosis bajas de vacunas la Hepatitis B han sido publicados desde la década de 1990. Un estudio reciente descubrió mutaciones genéticas que llevaron a la muerte de las células del hígado. En este estudio se observó que los fabricantes de vacunas no hacen pruebas de mutaciones de genes en sus pruebas de seguridad. Se informó de todos estos estudios en revistas revisadas por pares.

¿Cómo afecta todo esto a los niños indefensos sometidos al riguroso calendario de vacunación de los CDC que comienza en o cerca del nacimiento con la vacunación contra la hepatitis B?

Un neurocirujano y autor renombrado, el Dr. Russell Blaylock, lo dice de esta manera:

“Porque el cerebro del niño se encuentra en un período de rápido crecimiento desde el tercer trimestre del embarazo hasta la edad de 2 años, su cerebro está en un riesgo considerable a causa de esta demencial política” [vacunaciones infantiles].

La evidencia estadística de rápido aumento de autismo y el SIDS (síndrome de muerte súbita del lactante) es abrumadora. Sin embargo, sólo el cinco por ciento de los eventos adversos (en el mejor de los casos) se incluyen en los informes al sistema de reporte de eventos adversos (VAERS), lo que facilita a los CDC reclamar el bajo riesgo en beneficio de las relaciones con los fabricantes de vacunas.

Incluso con esos libros cocinados, los efectos adversos y las muertes por las vacunas  de la Hepatitis B son mucho más numerosos que los casos de hepatitis B y las muertes entre los niños de entre 10 y 14 años de edad, considerado el tramo de edad más temprano para la hepatitis B de “un comportamiento de alto riesgo”.

Se podría obtener una estadística de eventos adversos realista multiplicando lo que se informa por diez. Los más afectados no saben sobre VAERS. Otros no quieren molestarse con el nivel de esfuerzo requerido, mientras que muchos médicos prefieren negar que una vacuna destruyó la vida de un niño.

El CDC ha aumentado constantemente el calendario de vacunación desde finales de 1970, y con la inserción de la vacunación contra la vacuna contra la hepatitis-B en la década de 1990, el autismo se ha disparado casi un 90 por ciento en tres décadas. El síndrome de muerte súbita del lactante (SIDS), también ha crecido dramáticamente dentro de los EE.UU., que lidera las naciones industrializadas en esa categoría.

Un número de estudios revisados ​​por pares también ha encontrado una relación entre las vacunas hepatitis B y las muertes infantiles, tanto en los EE.UU. como en Europa. Con enlaces al síndrome de muerte súbita del lactante (SIDS), la esclerosis múltiple, y numerosas enfermedades autoinmunes crónicas, y algunos médicos están hablando en contra de la vacuna contra la hepatitis B y sus peligros.

Sin embargo, la medicina convencional en general sigue promoviendo constantemente la seguridad de las vacunas y la eficacia de las vacunas de hepatitis B y de todas los demás. Ellos continuamente rechazan esas estadísticas como evidencia no científica de la muertes; mientras utilizan libremente estadísticas de epidemiología, con frecuencia manipuladas, para sus fines.

No caiga en su giro. Evite para el futuro de su hijo, y del suyo, una agonía de constante, de sufrimiento y atención médica de los daños personales adversos por las vacunas. Si una mujer embarazada no tiene hepatitis B, la vacunación contra la hepatitis B, no debería ni siquiera ser considerada.

Las vacunas son riesgosas a cualquier edad. Antes de los dos años de edad, cuando las vacunas de HBV se han programado, los resultados negativos para la salud si no antes son altamente probables después.

Lea el artículo origianal de NaturalSociety

Corte de EE.UU. admite que la vacuna hepatitis B causó enfermedad autoinmune fatal en niños

10401359524_b7df988ffa_o-300x225

En nuestra sociedad actual, los recién nacidos son inyectados con un montón de productos químicos tan pronto como llegan en el mundo. En nombre de la “prevención”, les damos vacunas, que no estamos siquiera seguros, de que son seguras. Como cuestión de hecho, en muchos casos, sabemos que son inseguras. Este es el caso de la vacuna contra la hepatitis B, aprobada para los bebés al nacer, pero la verdad es, que es responsable por causar enfermedades graves e incluso la muerte.

El Tribunal de Reclamaciones Federales de Estados Unidos se puso de parte de Tambra Harris, quien murió como consecuencia de una enfermedad autoinmune llamada lupus eritematoso sistémico (LES). El tribunal otorgó 475.000 dólares a raíz de su muerte después de encontrar que la vacuna contra la hepatitis le causó lesiones en forma de LES. Pero esta casi admisión de una relación causa-efecto entre la vacuna y la enfermedad y posterior muerte no es suficiente. No, todavía damos esta vacuna a los bebés.

Entonces, ¿qué es la hepatitis B y por qué se nos dice que es tan importante que los recién nacidos sean vacunados contra ella? La hepatitis B no es agradable y puede ser mortal. Pero los recién nacidos (y la gran mayoría de las personas a cualquier edad) no están en riesgo de contraer la enfermedad. Se transmite por contacto con fluidos corporales, como lo son, las relaciones sexuales sin protección o las agujas contaminadas.

Los riesgos asociados con la vacuna contra la hepatitis B son mucho más apremiantes que el riesgo de contraer la enfermedad, dice la Dra. Jane Orient de la Asociación de Médicos y Cirujanos Americanos (AAPS). “Para la mayoría de los niños, el riesgo de una reacción a la vacuna grave puede ser 100 veces mayor que el riesgo de hepatitis B.”

Sin embargo, los recién nacidos se les da la vacuna dentro de los momentos de entrar en el mundo.

Considerado por muchos como crímenes contra los niños, la vacunación contra la hepatitis B, se ha relacionado con el síndrome de muerte súbita del lactante (SIDS), la esclerosis múltiple y otras enfermedades autoinmunes. Muchos expertos han cuestionado el uso prolífico de la vacuna, ya que entró en escena hace unas décadas. Lo que es más, muchos padres están comenzando a cuestionar la necesidad de la vacuna.

“En números crecientes, los padres de todo el país están en contacto con el Centro Nacional de Información de Vacunas (NVIC) que informe de la oposición a las regulaciones promulgadas por ser funcionarios del departamento de salud estatal que legalmente requieren que los niños sean inyectados con tres dosis de la vacuna contra la hepatitis B antes de ser autorizados a asistir guardería, jardín de infantes, escuela primaria, escuela secundaria o la universidad, ” – National Vaccine Information Center (NVIC.org).

Como padre, todavía es su decisión si desea o no vacunar a su hijo . Hay un montón de investigación por ahí para que le oriente en esta decisión. No deje que su médico o las personas que lo rodean sean su única fuente de información. Haga su investigación y determine la mejor solución para la salud a largo plazo de su hijo.

Lea el artículo original de Family Health Freedom Network