Comunidad contra las vacunas obligatorias en Argentina

Archivo para la Categoría "Estudios"

Estudio: Vacuna contra la gripe en embarazadas asociada al aborto espontáneo

A pesar de los peligros revelados en este estudio y un llamamiento a investigación adicional, no hubo ningún cambio a la recomendación de los CDC

Que la vacuna anual contra la gripe es una de las vacuna más peligrosas del mercado hoy en día, es un hecho que no está en disputa.

El informe más reciente del Departamento de Justicia que se presentó en la reunión de la Advisory Commission on Childhood Vaccines (ACCV) [Comisión Asesora de Vacunas Infantiles] reveló que el Gobierno EE.UU. había receptado 275 demandas por lesiones de vacunas contra la gripe y 4 muertes, mientras que todas las demás demandas por lesiones de la vacuna y muertes sumaron 57 combinadas.

Un nuevo estudio que publicado fue este mes y está haciendo ruido en los medios corporativos, revela una asociación clara entre la vacuna contra la gripe dada a las mujeres embarazadas cada año y el aborto espontáneo. El estudio fue financiado por el CDC con fondos de los contribuyentes estadounidenses, por lo que los resultados tuvieron que ser publicados. Los estudios privados que exponen cualquier cosa negativa sobre las vacunas son rutinariamente censurados.

A pesar de los peligros revelados en este estudio y un llamamiento a investigación adicional, no hubo ningún cambio a la recomendación de los CDC para que todas las mujeres embarazadas sean vacunadas con la vacuna contra la gripe cada año en términos de política pública.

Asociación de aborto espontáneo con recepción de la vacuna inactivada contra la influenza que contiene H1N1pdm09 en 2010-11 y 2011-12

Resumen
Introducción
Se recomienda la vacuna inactivada contra la gripe en cualquier etapa del embarazo, pero la evidencia de seguridad en el embarazo temprano es limitada, incluso para las vacunas que contienen el antígeno A/H1N1pdm2009 (pH1N1). Se buscó determinar si la recepción de la vacuna que contenía pH1N1 se asoció con el aborto espontáneo (SAB).

Métodos
Realizamos un estudio de casos y controles durante dos temporadas de gripe (2010-11, 2011-12) en el Vaccine Safety Datalink. Los casos eran SAB y los controles eran nacidos vivos o nacidos muertos y fueron emparejados en el sitio, la fecha del último período menstrual, y la edad. De los 919 casos potenciales identificados mediante códigos de diagnóstico, 485 fueron elegibles y confirmados por la revisión de expedientes médicos. La exposición se definió como vacunación con vacuna antigripal inactivada antes de la fecha del SAB; la ventana de exposición primaria fue la 1-28 días antes de la SAB.

Resultados
El odds ratio total ajustado (aOR) fue 2,0 (IC del 95%, 1,1-3,6) para la recepción de la vacuna en la ventana de exposición de 28 días; no hubo asociación en otras ventanas de exposición. En los análisis específicos de la temporada, la aOR en los 1-28 días fue de 3,7 (IC 95% 1,4-9,4) en 2010-11 y 1,4 (IC 95% 0,6-3,3) en 2011-12. La asociación fue modificada por la vacunación contra la gripe en la temporada anterior (análisis post hoc). Entre las mujeres que recibieron la vacuna que contenía pH1N1 en la temporada de influenza anterior, la aOR en 1-28 días fue de 7,7 (IC del 95%: 2,2-27,3); la aOR fue de 1,3 (IC del 95%: 0,7-2,7) entre las mujeres no vacunadas en la temporada anterior. Esta modificación del efecto se observó en cada estación.

Conclusión
SAB se asoció con la vacunación contra la gripe en los 28 días anteriores. La asociación fue significativa sólo entre las mujeres vacunadas en la temporada de influenza anterior con vacunas que contienen pH1N1.

Donahue JG, et al. Association of spontaneous abortion with receipt of inactivated influenza vaccine containing H1N1pdm09 in 2010–11 and 2011–12. Vaccine – Volumen 35, Número 40, 25 de septiembre de 2017, páginas 5314-5322

 

Lea el artículo original en VaccineImpact.com

Anuncios

Estudio corrobora vínculo entre adyuvantes de Aluminio y el Autismo

Por  J.B. Handley — En el número de diciembre de 2017 del Journal of Inorganic Biochemistry y publicado en línea hoy, el Dr. Christopher Shaw y sus colegas de la Universidad de Columbia Británica, han establecido convincentes pruebas biológicas que vinculan el coadyuvante de aluminio utilizado en las vacunas con el autismo.

“Este es el artículo que he estado esperando. Este artículo informa de las mediciones de citoquinas en los cerebros de animales inyectados con adyuvante de aluminio como neonatos. Las mismas citocinas se elevan como en el autismo humano. IL-6 y CCL2/MCP-1 están elevados por ejemplo. Los machos son más afectados. Es una combinación perfecta con el autismo humano.” — Vaccine Papers

VANCOUVER, Columbia Británica — Hace sólo dos semanas, escribí sobre un estudio de Francia que planteó grandes preocupaciones sobre el coadyuvante de aluminio utilizado en las vacunas.

Los autores del estudio francés escribieron:

“La preocupación por la seguridad del [adyuvante de aluminio] surgió tras el reconocimiento de su inesperada y prolongada biopersistencia dentro de las células inmunitarias en algunos individuos, y los informes de síndrome de fatiga crónica, disfunción cognitiva, mialgia, disautonomía y características autoinmunes / inflamatorias temporalmente ligadas a múltiples administraciones de vacunas que contienen Al [aluminio].”

En pocas palabras, el estudio francés encontró que cuando las dosis más pequeñas de coadyuvante de aluminio se inyecta consistentemente durante un corto período de tiempo—como durante las vacunas en la infancia—el aluminio era más probable que termine en el cerebro, y los científicos franceses emitieron una severa advertencia sobre el uso de coadyuvante de aluminio en vacunas:

En el contexto del desarrollo masivo de estrategias basadas en vacunas en todo el mundo, el presente estudio puede sugerir que la toxicocinética del adyuvante de aluminio y la seguridad requieren una reevaluación.

Investigadores canadienses establecen un vínculo directo

En el número de diciembre de 2017 del Journal of Inorganic Biochemistry y publicado en línea hoy, el Dr. Christopher Shaw y sus colegas han establecido convincentes pruebas biológicas que vinculan el coadyuvante de aluminio con el autismo. El título del estudio por sí solo debe causar preocupación para los padres en todas partes:

Inyecciones subcutáneas de aluminio en los niveles de adyuvantes en las vacunas activan genes inmunes innatos en el cerebro del ratón que son homólogos con biomarcadores del autismo

Como señalan los autores del estudio:

“Parece, pues, que el Al [adyuvante de aluminio] desencadenó la activación del sistema inmune innato y alteró la actividad colinérgica en ratones machos, observaciones que son consistentes con las del autismo. Los ratones hembra eran menos susceptibles a la exposición a Al, ya que sólo los niveles de expresión del inhibidor de NF-κB y TNF-α estaban alterados. Los patrones regionales de alteración de la expresión génica también mostraron diferencias de género, ya que la corteza frontal era el área más afectada en los hombres y el cerebelo en las mujeres. Por lo tanto, el adyuvante de [Aluminio] promueve la inflamación cerebral y los machos parecen ser más susceptibles a los efectos tóxicos de Al.”

Es fundamental observar que los investigadores encontraron diferencias de género en cómo respondieron los ratones, con ratones machos mostrando mayor susceptibilidad, lo cual es consistente con lo que estamos viendo en autismo: aproximadamente el 80% de los casos son varones.



Los investigadores canadienses incluyeron un diagrama en su estudio que demuestra cómo el coadyuvante de aluminio puede contribuir a una cascada inflamatoria en el cerebro que conduce al autismo.


¿Qué significa esto en lenguaje simple?

Hace seis meses, escribí un artículo sobre lo cercano que parecía que los científicos internacionales estaban estableciendo una base biológica clara para saber cómo el adyuvante de aluminio puede crear autismo. Mi artículo se ha leído más de 250.000 veces, y he escuchado de científicos de todo el mundo (la mayoría no dispuesto a dejarme citarlos públicamente, que es su propia gran tragedia), incluyendo un científico que ha creado un gran sitio web llamado VaccinePapers. Le pregunté “VP” sobre la importancia de este estudio, y las palabras no fueron cortadas.

    Este es el papel que he estado esperando. …  Este artículo informa de las mediciones de citoquinas en los cerebros de animales inyectados con adyuvante de aluminio como neonatos. Las mismas citocinas se elevan como en el autismo humano. IL-6 y CCL2/MCP-1 están elevados por ejemplo. Los machos son más afectados. Es una combinación perfecta con el autismo humano. El documento incluye una serie de declaraciones fuertes sobre la causalidad de la vacuna. Este documento es muy importante porque muestra la elevación de la IL-6 en el cerebro, lo que por supuesto proporciona un firme vínculo con la literatura de activación inmune. Es una fuerte evidencia que apoya la hipótesis del autismo, IL-6 y el adyuvante.”

Las vacunas se administran a los bebés durante las fases clave del desarrollo del cerebro

 

Una clara hipótesis

Si desea comprender este complejo tema con mayor detalle, espero que considere leer mi artículo ampliamente leído de hace seis meses:

¿Científicos chinos encontraron la pieza del rompecabezas que faltaba en el autismo? Por J.B. Handley, febrero de 2017

En aras de la brevedad, aquí están los cuatro descubrimientos científicos claves que discutimos en este largo artículo, la mayoría de los cuales ha sucedido en los últimos treinta y seis meses, que parecen mostrar un vínculo claro entre el coadyuvante de aluminio de las vacunas y el autismo.

Descubrimiento #1: “Activación inmune materna” puede causar autismo

Estudios que apoyan Descubrimiento #1:

1. Embarazo, inmunidad, esquizofrenia y autismo

2. Activación neurológica y neuroinflamación en el cerebro de pacientes con autismo

3. Activación microglial en adultos jóvenes con trastorno del espectro autista

4. Activación inmune materna altera el desarrollo cerebral fetal a través de la interleuquina-6

5. Activación del sistema inmunológico materno durante el embarazo altera el desarrollo conductual de los descendientes de monos rhesus

6. Elevación de IL-6 en el cerebro causa desequilibrios en los circuitos neuronales y media comportamientos parecidos al autismo

Algunas citas útiles de la investigación anterior para ayudar a contextualizar Descubrimiento #1:

“A medida que aprendemos más acerca de las conexiones entre el cerebro y el sistema inmunológico, encontramos que estas redes aparentemente independientes de células están, de hecho, continuamente hablando entre sí. Como adulto, la activación de su sistema inmunológico provoca muchos cambios sorprendentes en su comportamiento—aumento del sueño, pérdida del apetito, menos interacción social—y, por supuesto, dolores de cabeza. Por el contrario, el estrés en su vida (como percibido por su cerebro) puede influir en la función inmune—el cerebro regula los órganos inmunes, como el bazo, a través del sistema nervioso autónomo.

La evidencia reciente demuestra que esta conversación inmune cerebral comienza realmente durante el desarrollo del embrión, donde el estado del sistema inmune de la madre puede alterar el crecimiento de las células en el cerebro fetal. Como veremos, tales alteraciones pueden conducir a un mayor riesgo de esquizofrenia o autismo en la descendencia.” — Dr. Paul Patterson, CalTech

“También hay evidencia muy llamativa de la desregulación inmune en el propio cerebro. El año pasado, un grupo liderado por Carlos Pardo en Johns Hopkins, encontró lo que ellos llaman una “inflamación neural” en el examen post-mortem de cerebros de pacientes con autismo que murieron entre las edades de ocho y 44 años. Pero estas personas no fueron infectadas—murieron de cosas como ahogamiento o ataques al corazón. El estudio encontró que las células microgliales, que actúan como el propio sistema inmunológico del cerebro, fueron activadas. El estudio también encontró aumentos sorprendentes de ciertas citoquinas en el cerebro, y de otras en el líquido cerebroespinal. Este es un documento de referencia, en mi opinión. Presenta la primera evidencia de que hay una activación permanente del sistema inmunológico constante en el cerebro de las personas autistas. Es un estado subclínico, porque no hay infección manifiesta. Pero está ahí.” — Dr. Paul Patterson, CalTech

“En conclusión, las presentes medidas de PET revelaron una marcada activación de microglia en múltiples regiones cerebrales de adultos jóvenes con TEA. Los resultados apoyan firmemente la afirmación de que las anomalías inmunitarias contribuyen a la etiología del TEA.” — Dr. Carlos Pardo, Johns Hopkins

“Las citoquinas son producidas por los glóbulos blancos, y sus niveles en la sangre aumentan cuando tenemos una infección … Creemos que la activación inmune materna altera los circuitos cerebrales … existe ese estado inmune permanente, subclínico, alterado en el cerebro autista—niveles … ¿Están [las citocinas] realmente interactuando con el cerebro de una manera continua, con consecuencias visibles en el comportamiento de los pacientes? Yo estoy de acuerdo con la hipótesis de las citoquinas.” — Dr. Paul Patterson, CalTech

“Aquí mostramos que la citoquina interleuquina-6 (IL-6) es crítica para la mediación de los cambios de comportamiento y transcripcional en la descendencia. Una sola inyección materna de IL-6 en el día 12.5 del embarazo de ratón provoca la inhibición del prepulso (PPI) y déficits latentes de la inhibición (LI) en el descendiente adulto.” — Dr. Paul Patterson, CalTech

“En este modelo de mono rhesus, MIA [activación inmune materna] produce hijos con comportamientos repetitivos, comunicación e interacciones sociales anormales. Estos resultados extendieron los hallazgos en los modelos MIA de roedores a comportamientos más similares a los humanos que se asemejan a los del autismo y la esquizofrenia.” — UC Davis MIND Institute

“En resumen, nuestro estudio apoya un papel crítico de la elevación de la IL-6 en la modulación del autismo—como comportamientos a través de impedimentos en la formación de sinapsis, el desarrollo de la columna dendrítica, así como en el equilibrio del circuito neuronal. Estos hallazgos sugieren que la manipulación de IL-6 puede ser una avenida prometedora para las intervenciones terapéuticas.” — Dr. Xiaohong Li, Escuela de Medicina de Shanghai Jiao Tong University

Descubrimiento #2:  El adyuvante de aluminio causa la activación inmunológica y es mucho más neurotóxico de lo que se pensaba anteriormente

Estudios que apoyan Descubrimiento #2:

1. El adyuvante de aluminio ligado a la enfermedad de la Guerra del Golfo induce la muerte neuronal del motor en ratones

2. Inyecciones de hidróxido de aluminio dan lugar a déficit motores ya la degeneración de las neuronas motoras

3. Mecanismos de toxicidad adyuvante de aluminio y autoinmunidad en poblaciones pediátricas

4. Lenta translocación dependiente de CCL2 de partículas biopersistentes de músculo a cerebro

5. Biopersistencia y traslocación cerebral de coadyuvantes de aluminio de vacunas

6. Respuesta dosis-respuesta no lineal de las partículas adyuvantes de hidróxido de aluminio: Neurotoxicidad selectiva a dosis bajas

 

Algunas citas útiles de la investigación anterior para ayudar a contextualizar Descubrimiento #2:

“Además, el uso continuado de coadyuvantes de aluminio en varias vacunas (es decir, Hepatitis A y B, DPT, y así sucesivamente) para el público en general puede tener implicaciones aún más extendidas para la salud. Hasta que la seguridad de las vacunas pueda ser ampliamente demostrada por estudios controlados a largo plazo que examinen el impacto en el sistema nervioso en detalle, muchos de los que ya están vacunados, así como aquellos que reciben inyecciones, pueden estar en riesgo en el futuro. Si el riesgo de protección de una temida enfermedad supera el riesgo de toxicidad es una cuestión que requiere atención urgente.” — Dr. Christoper Shaw, University of British Columbia

“En general, los resultados aquí presentados reflejan trabajos previos que han demostrado claramente que el aluminio, tanto en forma oral como inyectada, puede ser neurotóxico. Los posibles mecanismos tóxicos de acción para el aluminio pueden incluir el aumento de la inflamación (es decir, la microgliosis).” — Dr. Christoper Shaw, University of British Columbia

“Es algo sorprendente encontrar que a pesar de más de 80 años de uso, la seguridad de los adyuvantes de [Aluminio] sigue descansando en suposiciones en lugar de pruebas científicas. Por ejemplo, no se sabe nada sobre la toxicología y la farmacocinética de los coadyuvantes de [Aluminio] en lactantes y niños … Sin embargo, a pesar de estas observaciones, los niños continúan regularmente expuestos a niveles mucho más altos de adyuvantes de [Aluminio] que los adultos, a través de programas de vacunación infantil de rutina.” — Dra. Lucija Tomljenovic, University of British Columbia

“Sin embargo, la escalada continua de las dosis de este adyuvante poco biodegradables en la población puede llegar a ser insidiosamente inseguro, especialmente en el caso de la sobreimmunización o de barrera hematoencefálica  inmadura / alterada…”  — Dr. Josette Cadusseau, Université Paris

“Así, el alumbre y otros materiales poco biodegradables absorbidos en la periferia por los fagocitos circulan en la circulación linfática y sanguínea y pueden entrar en el cerebro utilizando un mecanismo de caballo de Troya similar al utilizado por las partículas infecciosas. Experimentos previos han demostrado que la administración de alumbre puede causar disfunción y daño del SNC, lo que arroja dudas sobre el nivel exacto de seguridad del alumbre.” — Dr. Josette Cadusseau, Université Paris

“Concluimos que Alhydrogel [adyuvante de aluminio] inyectado a dosis bajas en el músculo del ratón puede inducir selectivamente a largo plazo la acumulación cerebral de [Aluminio] y efectos neurotóxicos. Para explicar este resultado inesperado, una avenida que podría explorarse en el futuro se refiere al tamaño del adyuvante ya que las suspensiones inyectadas correspondientes a la dosis más baja, pero no a las dosis más altas, contenían exclusivamente aglomerados pequeños en el intervalo de tamaño de bacterias conocido por favorecer captura y, presumiblemente, transporte por células de linaje monocítico. En cualquier caso, la opinión de que la neurotoxicidad de Alhydrogel obedece a la “dosis hace que el veneno” regla de la toxicidad química clásica parece demasiado simplista.”  — Dr. Romain K. Gherardi, Universidad Paris Est Créteil (UPEC)

“En el contexto del desarrollo masivo de estrategias basadas en vacunas en todo el mundo, el presente estudio puede sugerir que la toxicocinética de adyuvante de aluminio y la seguridad requieren una reevaluación.”  — Dr. Romain K. Gherardi, Université Paris Est Créteil (UPEC)

Descubrimiento #3: El aluminio puede aumentar la IL-6 en el cerebro

Estudios que apoyan el Descubrimiento #3:

1. Efecto Neuroprotector del Nanodiamante en la Enfermedad de Alzheimer Modelo de Rata: un Rol Pivotal para Modular la Señalización NF-κB y STAT3

2. Elevación de la IL-6 cerebral provoca desequilibrios en los circuitos neuronales y media los comportamientos similares al autismo

 

Algunas citas útiles de la investigación anterior para ayudar a contextualizar Descubrimiento #3:

“Los resultados también mostraron que la administración de aluminio aumentó las citoquinas pro-inflamatorias del hipocampo TNF-α en 3,8 veces, IL-6 en 4 veces, e iNOS en 3,8 veces en comparación con el grupo de control normal.” — Mosaad A. Abdel-Wahhab, Universidad de El Cairo

La mayoría de las vacunas contienen aluminio, y el aluminio es una neurotoxina probada, en las cantidades recibidas en las vacunas. Las vacunas en combinación pueden resultar en una sobrecarga tóxica de aluminio. Incluso el aluminio en una sola vacuna puede ser perjudicial porque el aluminio está en una forma que es más peligrosa que el aluminio ingerido. Específicamente, la vacuna de aluminio está en forma nanoparticulada, que es más difícil para el cuerpo de eliminar, y porque se transporta alrededor del cuerpo de manera diferente que el aluminio ingerido.

Es natural y normal ingerir pequeñas dosis de aluminio de los alimentos y el agua. No es bueno para usted, pero el cuerpo tiene defensas adecuadas. La absorción de [Aluminio] ingerido es baja, aproximadamente el 0,3%, por lo que el 99,7% se elimina en las heces. El aluminio ingerido está en forma iónica (átomos cargados individuales), que es fácilmente eliminado por los riñones. Además, el aluminio iónico no puede entrar en el cerebro por la barrera hematoencefálica. La baja absorción, la rápida eliminación de los riñones y la barrera a la entrada cerebral protegen adecuadamente al cerebro del aluminio.

Sin embargo, el aluminio nanoparticulado de las vacunas no puede ser eliminado por los riñones. Las partículas son demasiado grandes para ser filtradas por los riñones. Las nanopartículas de [Aluminio] se disuelven lentamente (convirtiéndose en aluminio iónico). Pero mucho antes de que puedan disolverse completamente, las nanopartículas de [Aluminio] son “comidas” por las células del sistema inmune llamadas macrófagos. En otras palabras, las partículas se meten dentro de los macrófagos. Una vez cargado con las nanopartículas de [Aluminio], los macrófagos se esparcen el aluminio a medida que viajan a través del cuerpo. Esto es peligroso, porque los macrófagos cargados de [Alumino] transportan nanopartículas de [Aluminio] a tejidos (por ejemplo, el cerebro) que son dañados por cantidades muy pequeñas de aluminio. — Vaccine Papers

“Aquí mostramos que los ratones con IL-6 elevada en el cerebro muestran muchas características autistas, incluyendo habilidades cognitivas deterioradas, déficit en el aprendizaje, rasgos anormales de ansiedad y habituaciones, así como disminución de las interacciones sociales. La elevación de la IL-6 causó alteraciones en las formaciones sinápticas excitatorias e inhibitorias y alteró el equilibrio de las transmisiones sinápticas excitatorias / inhibitorias. La elevación de IL-6 también resultó en un cambio anormal en la forma, la longitud y el patrón de distribución de las espinas dendríticas. Estos hallazgos sugieren que la elevación de IL-6 en el cerebro podría mediar comportamientos de tipo autista, posiblemente a través de los desequilibrios de los circuitos neuronales y los impedimentos de la plasticidad sináptica.” — Dr. Xiaohong Li, Escuela de Medicina de la Universidad Shanghai Jiao Tong

 

Descubrimiento # 4: La vacuna contra la hepatitis B induce IL-6 en ratas posnatales

Estudios que apoyan el Descubrimiento #4:

[Nota del autor: Este cuarto descubrimiento fue realmente el tema de mi extenso artículo, ya que discutió un nuevo artículo que parecía atar todo. El papel canadiense de arriba conecta todo aún más firmemente.]

1. Vacunación neonatal con bacilo Calmette-Guérin y vacunas contra la hepatitis B modula la plasticidad sináptica del hipocampo en ratas

Algunas citas útiles de la investigación anterior para ayudar a contextualizar Descubrimiento #4:

“Un nuevo estudio importante de Li et al. informa de los efectos de la vacuna contra el bacilo calmette-guerin (BCG) (para la tuberculosis) y la vacuna contra la hepatitis B en el desarrollo del cerebro en ratas infantes. El estudio relaciona los cambios cerebrales observados con el tipo de activación inmunitaria (Th1 o Th2, explicada más adelante) estimulada por las vacunas. Las vacunas BCG y hep B tuvieron efectos opuestos en el cerebro (siendo BCG benéfico y hep B perjudicial), y una combinación de ambas vacunas resultó en la cancelación de los efectos.

Este es el primer estudio para probar los efectos de la activación inmunitaria mediante la vacunación en el desarrollo del cerebro. Todos los demás estudios de activación inmunológica han utilizado condiciones esencialmente patológicas que imitan la infección e inducen una fuerte fiebre. Una crítica que he oído a menudo de los defensores de las vacunas es que los experimentos de activación inmune no son relevantes para las vacunas porque las vacunas causan una activación inmunitaria más suave que las inyecciones de poli-IC o lipopolisacárido (dos tipos de activadores del sistema inmunitario).

Este nuevo estudio demuestra que las vacunas pueden afectar el desarrollo del cerebro a través de la activación inmunológica. Por lo tanto, los experimentos de activación inmune son relevantes para las vacunas … La vacuna hep B aumentó la IL-6 en el hipocampo (la única región del cerebro analizada para las citoquinas).” — Vaccine Papers

Cuatro descubrimientos, un camino claro hacia el autismo

Aquí está un simple gráfico que creo que explica el proceso de desencadenar el autismo muy claramente, como lo demuestra la ciencia publicada que he compartido con usted a través de los cuatro descubrimientos.

El nuevo estudio canadiense, que acaba de publicarse, hace que estos hallazgos sean aún más claros y más sólidos, y proporciona aún mayores detalles sobre cómo el coadyuvante de aluminio conduce al autismo.

¿Ahora qué?

Cuando publiqué mi artículo en febrero, escuché a científicos de todo el mundo. He escuchado a los pediatras. He oído de miembros de la junta directiva de Autism Speaks. Muchos estuvieron de acuerdo conmigo: este fue un trabajo inquietante e importante, y bien puede describir de dónde viene todo este autismo. ¿Qué ha pasado desde entonces? Nada.

No hay ningún mecanismo para revisar o poner toda esta ciencia publicada juntos. Los científicos que hacen este gran trabajo están perpetuamente nerviosos de que perderán su fuente de financiamiento o de ser “Wakefieldizados”. No hay ningún grupo responsable de poner a todos estos científicos publicados en una misma habitación y averiguar qué hacemos con este lío gigante, y lo que significa toda esta información. Cada minuto, un nuevo niño es diagnosticado con autismo, y cada minuto, me parece que el autismo puede ser completamente EVITABLE. Si usted está leyendo esto, todo lo que puedo pedir es que comparta la información ampliamente, y que si por casualidad usted está en una posición de influencia, por favor ayude a salvar a nuestros hijos.

En mi opinión, estamos mucho, mucho más cerca de entender cómo se ha desencadenado el autismo en tantos niños, y espero que este artículo sea otro paso en el camino hacia la verdad. Y, para que muchos de ustedes por ahí haciendo todo lo posible para ayudar a su hijo o hija con autismo a vivir la mejor vida posible, tal vez una comprensión más clara de cómo se desencadenó su autismo mejorará sus posibilidades de recuperación.

Sobre el autor:
J.B. Handley es el padre de un niño con autismo. Él y su esposa co-fundaron Generation Rescue, una organización de caridad nacional para el autismo. Pasó su carrera en la industria privada y recibió su licenciatura con honores de la Universidad de Stanford. Es autor de “The Only Vaccine Guide a New Parent Will Ever Need”, “An Angry Father’s Guide to Vaccine-Autism Science” y “7 reasons CDC employees should be “crying in the hallways”. El señor Handley tiene un podcast llamado “How to End the Autism Epidemic.”

Lea el artículo original en Medium.com

Estudio: vacuna triple vírica vinculada a diabetes tipo 1

“Los efectos inmunotóxicos de las proteínas inyectadas se conocen desde hace más de cien años. Pero ignorantes reguladores de vacunas no han puesto ningún control sobre las proteínas que contaminan las vacunas. … Durante la evolución, la inyección de proteínas animales en seres humanos fue un evento raro. Por lo tanto nuestros sistemas inmunes no tuvieron la oportunidad de desarrollar una defensa para este modo de abuso.” — Vinu Arumugham

Por Vinu Arumugham — Durante la evolución, la inyección de proteínas animales en seres humanos fue un evento raro. Por lo tanto nuestros sistemas inmunes no tuvieron la oportunidad de desarrollar una defensa para este modo de abuso.

 Este arreglo parece haber funcionado muy bien sobre millones de años de evolución, hasta que el ingenio humano intervino … Las proteínas animales ingeridas se procesan inmunológicamente para producir una respuesta tolerogénica. … Los procesos de diseño y seguridad de la vacuna tienen problemas fundamentales que deben abordarse inmediatamente para evitar consecuencias devastadoras. … Cuando proteínas animales se inyectan con vacunas que contienen virus vivos o coadyuvantes que provocan una respuesta inmune, las células T [auto-reactivas de baja afinidad] pueden ser activadas por péptidos derivados de estas proteínas animales dando como resultado autoinmunidad. Los efectos inmunotóxicos de las proteínas inyectadas se conocen desde hace más de cien años. Pero ignorantes reguladores de vacunas no han puesto ningún control sobre las proteínas que contaminan las vacunas. El resultado fue predecible. … Durante la evolución, la inyección de proteínas animales en seres humanos fue un evento raro. Por lo tanto nuestros sistemas inmunes no tuvieron la oportunidad de desarrollar una defensa para este modo de abuso. — Vinu Arumugham

 

Análisis bioinformático vincula la diabetes tipo 1 a vacunas contaminadas con proteínas animales y las células T autorreactivas expresan receptores homing de piel consistentes con las vacunas inyectadas como agente causal

Vinu Arumugham

Las vacunas están contaminadas con GAD65 (ácido glutámico descarboxilasa 65 KDa) y proteína AQP4 (acuaporina-4) que contiene cultivos de células embrionarias de pollo. Anteriormente se describió el papel de tal contaminación en la etiología de la diabetes tipo 1 (T1D) y los trastornos del espectro óptico de la neuromielitis (NMOSD). [1,2]

Origen de las células T autorreactivas

Los timocitos con receptores de células T (TCR) que tienen alta afinidad por los auto péptidos se seleccionan y destruyen negativamente en el timo. [3] Las células T con TCR que reconocen péptidos que difieren por tan poco como un aminoácido de un auto péptido pueden ser positivamente seleccionados y migrar a la periferia. [4] Estas células T auto-reactivas de baja afinidad (LASR) pueden convertirse en autorreactivas cuando son activadas por un péptido que coincide exactamente con un auto péptido excepto por esta diferencia de aminoácidos (péptido cognado). Las células T LASR poseen la afinidad más alta posible con los auto péptidos que todavía califican para la selección positiva en el timo. Este arreglo parece haber funcionado muy bien sobre millones de años de evolución, hasta que el ingenio humano intervino … Las proteínas animales de los vertebrados son muy similares a las proteínas humanas. Las secuencias de proteínas animales coinciden exactamente con las proteínas humanas excepto por las diferencias ocasionales en los aminoácidos. [1,2] Así, las proteínas animales son una fuente ideal de péptidos para activar tales células T LASR descritas anteriormente. Las proteínas animales ingeridas se procesan inmunológicamente para producir una respuesta tolerogénica. [5] Las proteínas animales inyectadas son sin embargo otra materia. Las células y proteínas animales se usan como medio de crecimiento para el cultivo de virus y bacterias, y como excipientes en la fabricación de vacunas. Tales vacunas están contaminadas con numerosas proteínas animales. Cuando las proteínas animales se inyectan con vacunas que contienen virus vivos o coadyuvantes que provocan una respuesta inmune, las células T LASR pueden ser activadas por péptidos derivados de estas proteínas animales dando como resultado autoinmunidad. Los efectos inmunotóxicos de las proteínas inyectadas se conocen desde hace más de cien años. Pero ignorantes reguladores de las vacunas no han puesto ningún control sobre las proteínas que contaminan las vacunas. [6,8] El resultado fue predecible. La vacuna Pandemrix fue contaminada con nucleoproteínas del virus de la influenza que resultaron en narcolepsia. [9] El conejo y el tejido embrionario de pato contaminan las vacunas contra la rabia y causan “accidentes neuroparalíticos”. [10] La caseína bovina y los casaminoácidos utilizados en las vacunas se derivan de la leche de vaca. [11] Por lo tanto, las proteínas de la leche de vaca contaminan numerosas vacunas, contribuyendo a diversos trastornos. [7,12]

Normalmente, las células T LASR no encuentran sus péptidos afines. Además, debido a la falta de cosmetología derivada del sistema inmune innata, las células T LASR no se activarán si se encuentran con péptidos autocompuestos con moléculas de complejo de histocompatibilidad mayor (MHC) en la superficie de las células presentadoras de antígeno (APC). Sin embargo, existe una coestimulación del sistema inmune innata. Tanto las vacunas de virus vivos como las vacunas de subunidad con adyuvante de aluminio activan el sistema inmune innato. [14] Los péptidos derivados de proteínas animales de las vacunas se complejan con MHC en la superficie de APCs y se presentan a las células T LASR. Esta combinación de coestimulación del sistema inmune innata y las células T LASR que encuentran sus péptidos afines en la superficie de APCs, puede resultar en la activación de las células T LASR y la abrogación de la tolerancia periférica. Durante la evolución, la inyección de proteínas animales en seres humanos fue un evento raro. Por lo tanto nuestros sistemas inmunes no tuvieron la oportunidad de desarrollar una defensa para este modo de abuso.

Varias vacunas están contaminadas con proteínas de embrión de vaca, cerdo, mono verde africano, conejillo de indias y pollo. [5]

100% de homología es menos probable que resulte en autoinmunidad como células T que reconocen los péptidos que se han seleccionado negativamente en el timo. Por lo tanto los conejillos de indias y el polluelo son probables ser el contribuidor más grande a la autoinmunidad, seguido por las proteínas de la vaca, del cerdo o del mono.

Bioinformatics analysis links type 1 diabetes to vaccines contaminated with animal proteins and autoreactive T cells express skin homing receptors consistent with injected vaccines as causal agent.  DOI: 10.13140/RG.2.2.17573.60647
https://www.researchgate.net/publication/319592904_Bioinformatics_analysis_links_type_1_diabetes_to_vaccines_contaminated_with_animal_proteins_and_autoreactive_T_cells_express_skin_homing_receptors_consistent_with_injected_vaccines_as_causal_agent

Papel de la contaminación de la vacuna MMR II con GAD65 que contiene cultivo de células embrionarias de pollo en la etiología de la diabetes tipo1

Trasfondo
La autoinmunidad contra la glutamato descarboxilasa (GAD) se ha asociado con la diabetes tipo 1.
GAD65 (65kDa) y GAD67 (67kDa, en menor medida) están involucrados en la diabetes tipo 1. [1,2]

Después de un informe anecdótico del diagnóstico de diabetes tipo 1 algunas semanas después de la administración de la vacuna contra el sarampión, las paperas y la rubéola (MMR), se examinó el contenido de la vacuna MMR. Las principales proteínas de la vacuna aparte de los virus de sarampión, parotiditis y rubéola vivos fueron el cultivo de células de embriones de pollo.[3] GAD65 y GAD67 se expresan durante la embriogénesis del pollo.[4]

Método
La secuencia de proteína GAD65 Gallus gallus (pollo) se obtuvo de Uniprot. [5]
Se usó BLASTP para determinar la homología con GAD65 humano. [6]

Resultados
La comparación de proteínas GAD65 entre humanos y pollos revela homología de secuencia del 95% como se muestra a continuación.

glutamic acid decarboxylase, partial [Homo sapiens] GenBank: CAB62572.1
https://www.ncbi.nlm.nih.gov/protein/6562440

Discusión
Los resultados anteriores proporcionan una fuerte evidencia de que las proteínas de cultivo de células de embrión de pollo en la vacuna MMR pueden causar el desarrollo de anticuerpos contra GAD65 de pollo que reaccionan de forma cruzada con la proteína GAD65 humana para causar diabetes tipo 1.

Esto es muy similar a la vacuna de Pandemrix que causa la narcolepsia. [7]

Acción
Los procesos de diseño y seguridad de la vacuna tienen problemas fundamentales que deben abordarse inmediatamente para evitar tales consecuencias devastadoras. [8]

Role of MMR II vaccine contamination with GAD65 containing chick embryo cell culture in the etiology of type 1 diabetes
https://www.researchgate.net/publication/318305895_Role_of_MMR_II_vaccine_contamination_with_GAD65_containing_chick_embryo_cell_culture_in_the_etiology_of_type_1_diabetes

Vacunación obligatoria y creciente amenaza de sarampión

La vacuna contra la encefalitis transmitida por garrapatas también está contaminada con GAD65 que contiene cultivo de células embrionarias de pollo y tiene el mismo problema.

Está la narcolepsia inducida por la vacuna Pandemrix, en una escala más grande.

¿Qué sucede con la política de vacunas cuando se tiene en cuenta esto?

Si las vacunas fueran seguras, no se requeriría compulsión alguna.

Compulsory vaccination and growing measles threat. BMJ 2017;358:j3429 http://www.bmj.com/content/358/bmj.j3429/rr

 

M-M-R®II (MEASLES, MUMPS y RUBELLA VIRUS VACCINE LIVE)

ADVERSE REACTIONS

Endocrine System
Diabetes mellitus.
https://www.merck.com/product/usa/pi_circulars/m/mmr_ii/mmr_ii_pi.pdf

Los sistemas inmune y nervioso son uno: moléculas de doble función para el cerebro y la inmunidad

FEATURE-MAN

Por Jon Lieff, M.D. — Desarrollos recientes apuntan hacia los sistemas inmunitario y nervioso siendo el mismo sistema, incluyendo el uso de las mismas moléculas críticas y vías de señalización. Dos acontecimientos recientes, en particular, muestran la conexión íntima—el origen de la sinestesia y la destrucción de las sinapsis en la enfermedad de Alzheimer. El dogma anterior de que el SNC es un “privilegiado inmune” ahora parece demasiado simplista como vastas redes de moléculas inmunes se encuentran en el sistema nervioso central.

Además, publicaciones anteriores han demostrado cómo las células inmunes son señalizadas y controladas por las neuronas y responden a los neurotransmisores. Esto pone de relieve la nueva información sobre la sinestesia, la enfermedad de Alzheimer, y sobre todo el gran complejo de señalización del MHC, el complejo principal de histocompatibilidad del sistema inmune, que determina si nuestras células se consideran “propias” o se destruyen como “ajenas”, tales como un microbio o una célula de cáncer. Este complejo de compatibilidad de los genes y las proteínas, que es la columna vertebral de toda inmunidad, utiliza moléculas de doble función para el cerebro y la inmunidad.

Alzheimer y receptores inmunes

La investigación reciente muestra que las proteínas inmunes en la superficie de las neuronas cerca de las sinapsis son receptores para la beta amiloide, los péptidos que forman placas en la enfermedad de Alzheimer están relacionados con la destrucción de las sinapsis y neuronas. De hecho, este estudio demostró que el receptor de la proteína inmune, PirB, mediante la atracción de amiloide beta es un mecanismo que inicia el clúster de amiloide en la neurona, disparando una cascada de actividad que mata las células del cerebro y causa la demencia del Alzheimer.

Hiper Conectividad de la sinestesia y la poda Inmune

Otro conjunto de la investigación muestra que la sinestesia también podría estar relacionada con la regulación inmune del sistema nervioso. Mientras que la sinestesia se asocia con un aumento de la creatividad y la cognición, también existen problemas médicos asociados. Es en gran parte hereditaria, pero también se produce después de la lesión. Recientemente, varios genes han demostrado ser importantes en sinestesia y tienen funciones críticas en el sistema inmune (2a24, 5q33, 6p12 y 12p12). Estas regiones de genes están muy conectadas a la interleuquina 17, así como muchas otras moléculas inmunes. Además, hay una posibilidad de que sinestésicos tienen una mayor incidencia de esclerosis múltiple y autismo, ambos vinculados a trastornos del sistema inmune y la conectividad cerebral inusual. Además, con la aparición repentina de la sinestesia después de una lesión cerebral, problemas inmunológicos podrían ser la causa. Otro estudio mostró que existe una asociación con el colon irritable y la sinestesia.

Investigaciones recientes muestran que la mayor parte del cerebro es multisensorial, es decir, (a diferencia de la vieja teoría de módulos del cerebro) la mayoría de las neuronas del cerebro tiene múltiples conexiones con otros sentidos y regiones del cerebro. La sinestesia, las combinaciones inusuales de sentidos como la forma, el color, olor y sabor, se sabe ahora que es mucho más común de lo que se pensaba anteriormente.

Ahora está siendo cuestionado si la poda inmune de las sinapsis hace a la hiper conectividad en la sinestesia. Diferencias estructurales se han observado en sinestesia con el aumento de las conexiones en la corteza. El exceso de conectividad permite que un área, tal como la visión, active directamente otra región, la auditiva. Otras investigaciones apuntan a una disminución de la retroalimentación de la corteza parietal no suprime información de las regiones más bajas (neuronas excitadoras excesivas, menos inhibitorias). Probablemente, ambas se producen debido a una menor inhibición también fomentaría una mayor conectividad.

Microglia comiendo sinapsis

Microglia comiendo sinapsis

Una teoría de la sinestesia es que durante la poda fetal (de 9/10 de los billones de neuronas) algunas de las conexiones entre las regiones cerebrales sensoriales no están limpias. Hay mucho que aprender sobre el proceso de poda que es inmenso justo después de nacer, y continúa a un nivel mucho más pequeño cada noche en la edad adulta. Este aumento de la conectividad puede ocurrir de los cambios en la función inmune.

Los sistemas inmunitario y nervioso son uno

Existe una amplia evidencia de las conexiones entre el sistema inmunológico y el sistema nervioso. Esto se ha abordado en dos de mis publicaciones anteriores (“Neuronas y células inmunes trabajando juntas”, y “Componentes del cerebro ‘con cable’ e ‘inalámbricos’” en Scientific American Guest Blog), donde se muestra que el sistema nervioso está muy involucrado en todos los aspectos de la inflamación y está enviando constantemente información que aumenta la respuesta de la célula inmunitaria. De hecho, las células inmunes como los linfocitos responden a neurotransmisores como la dopamina en este proceso. En el otro lado hay vigilancia y la regulación del cerebro por las células inmunes constante.

Red de citoquinas

Red de citoquinas

Lo que no ha sido apreciado hasta hace poco es que muchas señales, los receptores de reconocimiento de patrones, y un gran número de proteínas tienen una doble función, tanto en los sistemas inmunitario y nervioso. Cuando el sistema inmunológico poda la sinapsis es crítico en el desarrollo del cerebro. La señalización en las células inmunes es al menos, si no más, compleja que en el cerebro, y a menudo utiliza las mismas vías de señalización.

Muchos de los genes se han demostrado para producir proteínas que ayudan al desarrollo tanto de la corteza cerebral y la función inmune. Estos genes en las células del cerebro influyen en el viaje y la orientación de los axones a medida que crecen, y la producción y en la poda de las sinapsis. El sistema inmune tiene influencia directa en gran parte de esta actividad, así, posiblemente a través de las acciones de la microglia (los astrocitos también tienen una actividad principal que es la producción y el mantenimiento de las sinapsis – ver post). El sistema inmune es, también, crítico en el desarrollo y la neuroplasticidad de las neuronas exitatorias de glutamato y la sinapsis.

Viejo dogma del sistema nervioso e inmunológico

El dogma anterior ha sido que el cerebro es (tiene muy poca actividad inmunológica) “privilegiado inmune”, ya que no hay muchas células inmunes típicas, tales como macrófagos, células dendríticas y los linfocitos T y B. Hay, por supuesto, microglias que son un tipo de macrófagos del cerebro. Sin embargo, recientemente, este punto de vista está siendo alterado debido a la enorme cantidad de moléculas inmunes específicas con propiedades vitales para el funcionamiento cerebral, muchas de ellas en las superficies de las células del cerebro. Estas miles de moléculas tienen una doble función en los sistemas inmunitario y nervioso. Esto incluye citoquinas, complementos y las proteínas del MHC.

Este post va a describir las tres áreas principales de funciones duales que se están encontrando, pero con énfasis en el MHC, uno de los factores más importantes para el sistema inmunológico.

Las citoquinas

El sistema de las señales de citoquinas ahora se sabe que es tan complejo como los sistemas de neurotransmisores. Estas señales regulan el movimiento crítico de las células T, guiándolas para viajar a los distintos ganglios linfáticos y el timo (cerebro del sistema inmune), con el fin de cumplir con las células que presentan antígenos que entonces cazarán. Las citoquinas son críticas para el movimiento de todas las células inmunes en el proceso de la lucha contra bacterias, incluyendo durante la inflamación. Las citoquinas son señales críticas para todos los aspectos de la función inmune, y para la señalización de las células inmunes a las células cerebrales.

Ahora, también se ha demostrado que tienen una función dual en que están involucrados en la estimulación de nuevas células cerebrales y el aumento de la neuroplasticidad. La señalización con citoquinas se produce a partir tanto de células cerebrales y células inmunes.

Sistema complementario

La familia crítica de proteínas complejas llamadas, sistema del complemento, se ha demostrado que tiene una doble función en los sistemas inmunológico y nervioso. Esta compleja cascada de moléculas etiqueta las sinapsis para la poda, así como microbios, células defectuosas, y las células de cáncer para la eliminación. Como en el MHC estos procesos parecen limitar el crecimiento del sistema nervioso central, es decir, limitan la conectividad.

 

Sistema de complemento

Sistema de complemento

La mayoría de las acciones tanto del sistema del complemento y el MHC son para controlar la actividad cerebral a través de la inhibición. Sin esta regulación constante, la actividad cerebral podría salirse de control (que es lo que hace en algunas enfermedades).

MHC inmune

El complejo principal de histocompatibilidad, MHC, es el conjunto crítico de genes, proteínas y los receptores, que no sólo distingue lo que son nuestras propias células, las células “propias”, (nuestras propias células que no deben ser asesinadas junto con los intrusos), y las células “extrañas” que deben ser destruidas. Los pedazos de proteínas a partir de las células en el interior combinados con las proteínas del MHC se colocan en la superficie de casi todas nuestras células y son fundamentales para los procesos de adaptación de los sistemas inmunes en la lucha contra los microbios y el cáncer.
MHC

La colocación del MHC con péptidos específicos de las proteínas intracelulares en la superficie de las células produce una señal de ’luz de neón’ para las células T para entender lo que está ocurriendo dentro de las células. Esto le dice a la célula T que deje a la célula tranquila (nuestras propias células no infectadas) o para atacar (una célula infectada, defectuosa o cancerosa). Estas muchas señales del MHC en la membrana exterior permite que las células T inmunes determinen si una célula tiene adentro material normal o material anormal. Cuando se encuentra anormalidad, se produce la respuesta inmune y la destrucción de la célula.

MHC en las neuronas

Es importante tener en cuenta que MHC también se encuentra en la superficie de casi todas las células del SNC también. De las clases de MHC I y II, el MHC de proteínas clase I, llamado MHCI, están involucrado en el desarrollo del cerebro, así como la producción y la neuroplasticidad de las sinapsis en los adultos. El MHC es uno de los conjuntos más grandes y más significativos de genes en los seres humanos y es crítico en las enfermedades autoinmunes como la esclerosis múltiple, el colon irritable, y la artritis.

Dendritas

Dendritas

Están compitiendo, procesos de estimulación e inhibitorios, en la creación de la sinapsis y su poda. La conectividad del cerebro se determina por los axones que viajan uniendo dendritas y forman sinapsis. Si bien no se entiende completamente, parece que el sistema inmune, especialmente el MHC (también el complemento y los sistemas de citoquinas) regulan este proceso, junto con los factores neurales, como BDNF, que estimulan la neuroplasticidad. Gran parte de esta investigación se ha demostrado en el sistema visual, sino también en todas las otras partes del cerebro.

Un balance de dos conjuntos de proteínas con funciones de promoción o inhibición de las sinapsis—determina las conexiones en el cerebro. Muchas de las moléculas inhibidoras son proteínas del sistema inmune. El MHCI parece regular las excrecencias de la célula, las neuritas, la guía del trayecto y las conexiones que participan en las sinapsis, y de la neuroplasticidad en el sistema visual. Existe una vasta literatura de las funciones críticas de la MHCI en todos los aspectos de la inmunidad. Pero, hace poco el MHCI ha demostrado ser crucial en el desarrollo del cerebro, la neuroplasticidad, y la reparación de los nervios en el sistema nervioso periférico.

Proteínas de MHCI en las células del sistema nervioso central

Moléculas de MHCI se encuentran en el SNC, en las neuronas y en las células gliales. La mayor cantidad se encuentra justo después del nacimiento. Se pensaba en un principio que MHCI no estaba en las neuronas, pero ahora son vistas en los axones y dendritas, en las neuronas pre y post-sinápticas. mRNA (micro arn) de MHCI son encontrados en las dendritas de las células del hipocampo. MHCI se han encontrado en astrocitos en cultivo y en la microglia activada. La expresión MHCI se altera cuando se activan las células.

Moléculas MHC

Moléculas MHC

Además, los receptores MHCI se encuentran en todo el SNC. Dos receptores importantes en este proceso son PirA, activando y PirB, inhibiendo, que recientemente se ha demostrado que atraen partículas de amiloide y crean nuevas placas de amiloide (un sello distintivo de la enfermedad de Alzheimer – una causa o un efecto). PirB, se encuentra en las neuronas del hipocampo, en los conos de crecimiento axonal y en las sinapsis. Es evidente que afecta el desarrollo del cerebro. Este mismo receptor de las señales del sistema inmune en las células asesinas naturales y suprime la formación de sinapsis. Hay muchos otros receptores inmunes muy complejos y vías de señalización que ahora se encuentra que regulan la neuroplasticidad. Ahora hay pruebas sustanciales de que MHCI media la poda de las conexiones en los sistemas visuales.

  • Lesiones e infartos: MHCI y PirB límita los axones después de la lesión y aumenta el daño. Después de infartos hay más MHCI y PirB. En la periferia, a veces MHCI hace lo contrario y parece mantener sinapsis ciática después de la lesión en comparación con el efecto opuesto en el SNC.
  • Los MHCI en las neuronas son regulados por citoquinas. En los trastornos degenerativos hay niveles alterados de citoquinas de la sangre y CSF (fluido cerebro-espinal). Mientras que no es tan bien conocido cómo MHCI y los receptores de señalización operan en los astrocitos y microglia, es posible que MHCI esté implicado en la función crítica de la microglia en la poda sináptica.
  • Así como el sistema visual, ahora hay pruebas para el MHCI en la regulación del desarrollo del cerebelo y el sistema olfativo. En el cerebelo se parece regular el aprendizaje motor y la plasticidad sináptica. MHCI también parece fundamental en la orientación de los axones a medida que viajan a sus sitios de sinapsis. MHCI se muestra que limita el crecimiento de algunos axones y dendritas. Los niveles de anticuerpos MHCI aumentan y disminuyen los niveles de Ly40 de las molécuas sinapsina.

MHCI Inhibe de manera diferente en diferentes regiones del cerebro

MHCI inhibe conexiones iniciales del SNC. Sin MHCI hay demasiadas conexiones en el desarrollo del sistema visual. Muchas áreas de la investigación apuntan al hecho de que MHCI restringe la densidad de las sinapsis en el sistema visual y el hipocampo. No está claro si este proceso es limitante de las sinapsis, o en el aumento de la poda.

Tractografía de conecciones de la materia blanca obtenidas resonancia magnética

Tractografía de conecciones de la materia blanca obtenidas resonancia magnética

MHCI afecta a la transmisión de manera diferente en diferentes regiones del cerebro. Los niveles de moléculas MHCI afectan el equilibrio de la excitación y la inhibición en la corteza. Se muestran que limitan la función de NMDA y el aumento de AMPAR que se produce en la neuroplasticidad (ver post sobre Neuroplasticidad del glutamato). MHCI tiene una doble función tanto de la regulación de la creación inicial de sinapsis y el fortalecimiento de la sinapsis después.

MHCI conecta con muchas otras proteínas importantes para la señalización

MHCI representa otra gran red de regulación que responder instantáneamente al pensamiento y las circunstancias en la neuroplasticidad.

Receptores de la menbrana

Receptores de la menbrana

MHCI funciona a través de la unión a otras proteínas que estimulan entonces las vías. Estas vías complejas están mediadas aunque el rango de las proteínas inmunes y los receptores que existen dentro y sobre las neuronas. MHCI se une a factores y receptores de insulina, interleucina-2, la molécula de adhesión intercelular y el factor de crecimiento epidérmico. MHCI está presente en los axones, conos de crecimiento, las dendritas y sinapsis.

Debido a la gran complejidad de las moléculas MHCI hay muchos receptores diferentes y rutas de señalización. Parece que MHCI altera los receptores, las señales y las vías basadas en la etapa de desarrollo (feto, joven o adulto), el estímulo ambiental específico, los diferentes tipos de células cerebrales, y las diferentes regiones.

Las moléculas de doble función para el cerebro y la inmunidad

A pesar de las barreras físicas entre el sistema inmune con los vasos linfáticos, el bazo y la médula ósea; y el sistema nervioso de los circuitos cerebrales, los astrocitos, los axones y dendritas, hay una interacción constante en todas las funciones del sistema inmune y el sistema nervioso. Todas las principales moléculas de señalización del sistema inmune – complenteos, MHCI, citocinas, quimiocinas, y MHC – desempeñan una doble función en los sistemas nervioso e inmunológico. El inmune regula las funciones del cerebro y el nervioso hace lo mismo para todos los aspectos de la inmunidad.

MHC1

MHC1

La gran complejidad de la señalización molecular en las neuronas sólo es igualada por la notable complejidad de la señalización inmune. Muchas de las vías de señalización utilizan enzimas similares. De hecho, no hay forma real de hacer una distinción entre los sistemas nervioso e inmunológico.

La mente al instante altera las moléculas complejas en amplios circuitos en todo el cerebro por la neuroplasticidad (ver: Actualización sobre neuroplasticidad). La investigación sobre la meditación (ver: Boletín de meditación 2013) muestra que los circuitos inmunes también son estimulados por la mente. Futuras publicaciones darán más detalles sobre la relación íntima del cerebro, la mente y la inmunidad.

Lea el artículo original en JonLieffmd.com

Combinar vacunas infantiles en una visita no es seguro

 "Los bebés que reciben varias vacunas al mismo tiempo son significativamente más propensos a ser hospitalizados o morir en comparación con los bebés que reciben un menor número de vacunas al mismo tiempo." — Neil Z. Miller.


“Los bebés que reciben varias vacunas al mismo tiempo son significativamente más propensos a ser hospitalizados o morir en comparación con los bebés que reciben un menor número de vacunas al mismo tiempo.” — Neil Z. Miller.

“Aunque las autoridades de salud, incluyendo los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) afirman que las vacunas infantiles son seguras y recomiendan la combinación de múltiples vacunas durante una visita, una revisión de los datos del Vaccine Adverse Event Reporting System (VAERS) muestra una asociación dependiente de la dosis entre el número de vacunas administradas de forma simultánea y la probabilidad de hospitalización o muerte para una reacción adversa. Además, la edad más joven en el momento de la reacción adversa se asocia con un mayor riesgo de hospitalización o la muerte.”


Dosis de Vacunas
y Hospitalizaciones

“El patrón continúa: De 10.114 recién nacidos que recibieron cinco dosis de la vacuna antes del evento adverso, 1.463 de ellos requirieron hospitalización: 14,5%. Para seis dosis, fueron hospitalizados 1.365 de 8.454 bebés: 16,1%. Para siete dosis, fueron hospitalizados 1.051 de 5.489 bebés: 19,1%. Y para ocho dosis, fueron hospitalizados 661 de 2.817 bebés: 23,5%. La tasa de hospitalización aumentó linealmente desde el 11,0% para dos dosis al 23,5% para ocho dosis. El análisis de la regresión lineal de las tasas de hospitalización como una función del número de dosis de vacunas reportados produjo una relación lineal, con un R2 de 0,91.

Nota: La tasa de hospitalización de los lactantes que recibieron una sola dosis de la vacuna fue desproporcionadamente alta (16,3%) debido a que la vacuna contra la hepatitis B se administra al nacer. Como tal, la tasa de hospitalización correspondiente a una dosis es un valor atípico y se excluyó del análisis de regresión lineal.”


Dosis de Vacunas y Mortalidad

“Nuestro estudio también calcula el índice de víctimas mortales (tasa de mortalidad) entre los lactantes vacunados, estratificado por el número de dosis de vacunas que recibieron. De los 38.801 informes de VAERS que hemos analizado, 11,927 niños recibieron una, dos, tres, o cuatro dosis de vacunas antes de tener un evento adverso, y 423 de estos niños murieron: una tasa de mortalidad del 3,6%. Los 26.874 recién nacidos restantes recibieron cinco, seis, siete, u ocho dosis de vacunas antes del evento adverso y 1.458 de ellos murieron: 5,4%. La tasa de mortalidad de los recién nacidos que recibieron cinco a ocho dosis de vacuna (5,4%) es significativamente más alta que la tasa de mortalidad de los recién nacidos que recibieron una a cuatro dosis de vacunas (3,6%), con una razón de tasas (RR) de CI 1,5 (95%, 1.4 a 1.7). De los neonatos informados al VAERS, los que habían recibido más vacunas tuvieron una tasa de mortalidad estadísticamente significativa del 50% más alto en comparación con los que habían recibido menos.

Conclusión:
“La seguridad del calendario de vacunación infantil de los CDC no fue confirmada en estudios clínicos. Las vacunas se administran a millones de bebés cada año, sin embargo, las autoridades de salud no tienen datos científicos de estudios toxicológicos sinérgicos en todas las combinaciones de vacunas que los niños son propensos a recibir. Las campañas nacionales de vacunación deben ser apoyadas por evidencias científicas. Ningún niño debe ser sometido a una política de salud que no esté basada en principios científicos sólidos y, que de hecho, se ha demostrado que es potencialmente peligrosa.”

Neil Z. Miller. Combining Childhood Vaccines at One Visit Is Not SafeJournal of American Physicians and SurgeonsVolume 21. Number 2. Summer 2016.

 

Lea el artículo completo en el Journal of American Physicians and Surgeons

 

Las tendencias relativas en las hospitalizaciones y la mortalidad entre los lactantes por el número de dosis de vacuna y la edad, sobre la base del Sistema de Reportes de Eventos Adversos de Vacunas (VAERS), 1990-2010

“Nuestros resultados muestran una correlación positiva entre el número de dosis de vacunas administradas y el porcentaje de hospitalizaciones y muertes.”

Relative trends in hospitalizations and mortality among infants by the number of vaccine doses and age, based on the Vaccine Adverse Event Reporting System (VAERS), 1990–2010. Hum Exp Toxicol. 2012 Oct;31(10):1012-21. PMID: 22531966

 

Declaración de Prensa: Asociación Americana de Médicos y Cirujanos

1601 N. Tucson Blvd. suite 9
Tucson, AZ 85716
(800) 635-1196
www.aapsonline.org
14 de de junio de, el año 2016
Contacto: Neil Z. Miller, neilzmiller@gmail.com,
y/o Jane M. Orient, M.D., (520) 323-3110, janeorientmd@gmail.com


Tucson, AZ.
La combinación de múltiples vacunas infantiles no es segura, de acuerdo con el artículo en el Journal of American Physicians and Surgeons. Múltiples vacunas infantiles se suelen administrar en una sola visita, pero contrariamente a las afirmaciones de los funcionarios de salud pública existe evidencia de que esta práctica no es segura, escribe el periodista de investigación médica Neil Z. Miller en la edición de verano de la Revista Americana de Médicos y Cirujanos

Miller utilizó datos en el Adversas a las Vacunas Reporting System (VAERS), conjuntamente operado por los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) y la Administración de Alimentos y Fármacos de Estados Unidos (FDA), que fue establecido en 1990. Este contiene alrededor de 500.000 informes de eventos adversos que ocurrieron en asociación con, pero no necesariamente causados por las vacunas.

Miller reconoce que las autoridades de salud a menudo sugieren que el VAERS puede ser poco fiable, pero señala que CDC considera VAERS es una importante herramienta de evaluación de la seguridad de la vacuna y regularmente lleva a cabo sus propios estudios que utilizan datos del VAERS.

“A pesar de que los CDC recomiendan la vacuna de la poliomielitis, la hepatitis B, la difteria, el tétanos, la tos ferina, el rotavirus, el Haemophilus influenzae tipo B, y las vacunas neumocócicas para los bebés de dos, cuatro y seis meses de edad, esta combinación de ocho vacunas administradas durante un solo médica visita nunca fue probado por su seguridad en los ensayos clínicos “, escribe Miller. “Esto está en contradicción con un informe de los CDC, que determinó que la exposición a sustancias químicas mezcladas y otros factores de estrés, incluyendo productos farmacéuticos prescritos, pueden producir “efectos nocivos para la salud o el aumento inesperado.”

Miller observó el porcentaje de reacciones notificadas que involucró a la hospitalización o la muerte en lo relacionado con el número de dosis de vacuna contra el niño había recibido, y para la edad del niño

“Nuestro estudio mostró que los niños que reciben varias vacunas al mismo tiempo son significativamente más propensos de ser hospitalizados o morir en comparación con los bebés que reciben un menor número de vacunas al mismo tiempo.”, escribe. “También mostró que los efectos adversos informados fueron más propensos a conducir a la hospitalización o la muerte en los bebés más pequeños.”

En los lactantes que recibieron cinco o más vacunas al mismo tiempo, el 5,4% de reacciones notificadas fueron mortales, frente al 3,6% en los que recibieron cuatro o menos, según el estudio.
“Los padres y los médicos deben considerar las opciones de salud asociados con un menor riesgo de hospitalización o muerte”, concluye Miller.

Miller también es autor del libro Review of Critical Vaccine Studies: 400 Important Scientific Papers Summarized for Parents and Researchers

La Journal of American Physicians and Surgeons, es una publicación de la Association of American Physicians and Surgeons (AAPS), una organización nacional que representa a médicos de todas las especialidades desde 1943.

Descargue la Declaración de Prensa de la AAPS aquí.

Tasas de mortalidad infantil retroceden contra el número de dosis de vacunas que se dan rutinariamente: ¿Hay una toxicidad bioquímica o sinérgica?

Análisis … mostró una alta correlación estadísticamente significativa entre el aumento del número de dosis de vacunas y el aumento de las tasas de mortalidad infantil.” … “Estos resultados demuestran una relación contra-intuitivo: las naciones que requieren más dosis de vacuna tienden a tener tasas de mortalidad infantil más altas.

 

“La tasa de mortalidad infantil (TMI) es una de las medidas más importantes de la salud infantil y el desarrollo general de los países. El agua limpia, el aumento de las medidas de nutrición, un mejor saneamiento, y el fácil acceso a la atención médica contribuyen más a la mejora de las tasas de mortalidad infantil en las regiones sin saneamiento, desnutridas y empobrecidas del mundo. En los países en desarrollo, TMI son altas debido a que estas necesidades básicas para la supervivencia infantil son carentes o desigualmente distribuidas. Las enfermedades infecciosas y transmisibles son más comunes en los países en desarrollo y, aunque parece que más prácticas sanitarias y una nutrición adecuada haría mucho para prevenirlas.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) atribuye 7 de cada 10 muertes infantiles en los países en desarrollo a cinco causas principales: neumonía, diarrea, sarampión, malaria, desnutrición y este último en gran medida afectando a todos los demás. La desnutrición se ha asociado con una disminución en la función inmune. Una función inmune deteriorada a menudo conduce a una mayor susceptibilidad a la infección. Está bien establecido que las infecciones, no importa que sean muy leves, tienen efectos adversos sobre el estado nutricional. Por el contrario, casi cualquier deficiencia nutricional disminuirá la resistencia a la enfermedad.
A pesar de los Estados Unidos gasta más per cápita en atención de la salud que cualquier otro país, 33 naciones tienen mejores TMI. Algunos países tienen TMI que son menos de la mitad que la tasa de Estados Unidos: Singapur, Suecia y Japón están por debajo de 2,80. Según los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC), ‘La posición relativa de los Estados Unidos en comparación con los países con las tasas de mortalidad infantil más bajas parece estar empeorando’.

Hay muchos factores que influyen en la tasa de mortalidad infantil de un país determinado. Por ejemplo, los nacimientos prematuros en los Estados Unidos han aumentado en más de un 20% entre 1990 y 2006. Los bebés prematuros tienen un mayor riesgo de complicaciones que podrían conducir a la muerte en el primer año de vida. Sin embargo, esto no explica totalmente por qué Estados Unidos ha visto pocas mejoras en su tasa de mortalidad infantil desde 2000.

Las naciones difieren en sus requisitos de vacunación para los niños menores de 1 año. En 2009, cinco de los 34 países con las mejores TMI requieren 12 dosis de vacunas, la menor cantidad, mientras que Estados Unidos requiere 26 dosis de vacunas, las mayores que cualquier nación.”

— Neil Z. Miller y Gary S. Goldman

Infant mortality rates regressed against number of vaccine doses routinely given: Is there a biochemical or synergistic toxicity? Hum Exp Toxicol. 2011 Sep; 30(9): 1420–1428. PMCID: PMC3170075

Editor de la Revista The Lancet afirma: “Gran parte de la literatura científica es falsa”

Richard Horton, The Lancet

Richard Horton, The Lancet

Por F. William Engdahl – Un sorprendente reconocimiento por parte del editor de la revista médica más respetada del mundo, The Lancet, ha sido prácticamente ignorado por los grandes medios. El Dr. Richard Horton, editor en jefe de la revista The Lancet publicó recientemente un comunicado declarando que una cantidad sorprendente de la investigación publicada, es poco fiable en el mejor caso, si no es del todo completamente falsa, así como, fraudulenta.

Horton declaró: “Gran parte de la literatura científica, tal vez la mitad, puede ser simplemente falsa. Afligida por los estudios con muestras pequeñas, efectos pequeños, análisis exploratorios inválidos, y conflictos flagrantes de interés, junto con una obsesión por perseguir las tendencias de moda de dudosa importancia, la ciencia ha dado un giro hacia la oscuridad.”

Para indicar el punto, en otras palabras, Horton afirma sin rodeos que las principales compañías farmacéuticas falsifican o manipulan los ensayos, la seguridad y la eficacia de sus diversas drogas tomando muestras demasiado pequeñas para ser estadísticamente significativas o mediante la contratación de laboratorios de ensayo, o científicos en el laboratorio, o científicos que tienen evidentes conflictos de interés, como complacer a la compañía farmacéutica para obtener más subvenciones. Al menos la mitad de todas estas pruebas son inútiles o peores que eso, afirma. A medida que las drogas tienen un efecto importante en la salud de millones de consumidores, la manipulación equivale a negligencia criminal y malversación.

Los estudios patrocinados por la industria farmacéutica a los que Horton se refiere, desarrollan fármacos comerciales o vacunas que supuestamente ayudan a las personas, que se utilizan para capacitar al personal médico, para educar a los estudiantes de medicina y más.

Horton escribió sus comentarios impactantes después de asistir a un simposio sobre la reproducibilidad y confiabilidad de la investigación biomédica en el Wellcome Trust en Londres. Señaló la confidencialidad o reglas “Chatham House” donde los asistentes tienen prohibido dar nombres: “Mucho de lo que se publica no es correcto.” Yo no estoy autorizado a decir quién hizo esta observación porque se nos pidió observar las reglas de Chatham House. También se nos pidió no tomar fotografías de diapositivas”.

Otras voces

La Dra. Marcia Angell es un médico y fue durante mucho tiempo la Editora en Jefe del New England Medical Journal (NEMJ), considerada como otra de las más prestigiosas revistas médicas revisadas por pares en el mundo. Angell dijo,

“Simplemente ya no es posible creer en gran parte de la investigación clínica que se publica, o confiar en el juicio de los médicos confiables o en las directrices médicas autorizadas. No encuentro placer en esta conclusión, a la que llegué lentamente y de mala gana, sobre mis dos décadas como editor del New England Journal of Medicine”.

Harvey Marcovitch, que ha estudiado y escrito sobre la corrupción de los exámenes médicos y la publicación en revistas médicas, escribe:

“los estudios que muestran resultados positivos para un fármaco o dispositivo bajo consideración, tienen más probabilidades de ser publicados que los estudios “negativos”; los editores son en parte culpables de esto, pero también lo son los patrocinadores comerciales, cuyos estudios metodológicamente bien realizados con resultados desfavorables tienden a no ver la luz del día…”

En la Universidad de la Columbia Británica del Grupo de Investigación de la Dinámica Neuronal en el Departamento de Oftalmología y Ciencias Visuales, la Dra. Lucija Tomljenovic obtuvo documentos que mostraban que, “los fabricantes de vacunas, las compañías farmacéuticas y las autoridades de salud han sabido de múltiples peligros asociados con las vacunas, pero optaron por retenerlos al público. Esto es fraude científico, y su complicidad sugiere que esta práctica continúa hasta nuestros días“.

El director de The Lancet, el Dr. Horton concluye: “Los que tienen el poder de actuar parecen pensar, que otra persona debe actuar primero. Y cada acción positiva (por ejemplo, la financiación de repeticiones bien fundadas) tienen un contra-argumento (la ciencia se convertirá en menos creativa). La buena noticia es que la ciencia está empezando a tomar algunos de sus peores defectos muy en serio. La mala noticia es que nadie está dispuesto a dar el primer paso para limpiar el sistema.

La corrupción de la industria médica en todo el mundo es un problema enorme, quizás más peligroso que la amenaza de todas las guerras juntas. ¿Tenemos tal hipnosis y la fe ciega en nuestros médicos simplemente a causa de sus batas blancas que creemos que son infalibles? Y, a su vez, ¿tenemos una fe ciega en las revistas médicas que recomiendan un nuevo medicamento una maravillosa medicina dada, o una vacuna, que nos apresuramos a dar los medicamentos o vacunas sin tener en cuenta estas cuestiones más profundas?

Lea el artículo original de NSNBC


Artículos relacionados:

‘Todos los ensayos’: porque ningún ensayo debe ser poco conocido.

Toda violación a la Ética, un camino de Violaciones. 7 muertos en India en Ensayos de Vacunas.

Público mal informado sobre el sello de aprobación de la FDA.

Científicos de Harvard advierten sobre epidemia de efectos secundarios debido a la Corrupción.

Lo que las noticias no están diciendo acerca de los estudios sobre vacunas-autismo

bebe
Sharyl Attkisson – Un nuevo estudio [publicado en abril] no encontró ninguna relación entre las vacunas y el autismo. En el acto fue hecho titulares en las noticias de la televisión y los medios de comunicación masivos en todas partes. Muchos lo tomaron como la última palabra, “una vez más”, desmintiendo la idea de que las vacunas podrían tener algo que ver con el autismo.

Lo que no se aprende en las noticias es que el estudio era de una empresa de consultoría que enumera a los principales fabricantes de vacunas entre sus clientes: El Grupo Lewin.

Ese potencial conflicto de intereses no se dio a conocer en el documento publicado en el New England Journal of Medicine; y los autores del estudio, simplemente declaran “El Grupo Lewin opera con independencia editorial”.

(Dicho sea de paso, según OpenSecrets.org, empresa matriz del Grupo Lewin, UnitedHealth Group, es un socio clave del gobierno en Obamacare. A su filial QSSI se le dio el contrato para construir el sitio web HealthCare.gov del gobierno federal. Una de sus principales ejecutivos y su familia son los principales donantes de Obama.)

Los conflictos de intereses por sí solos no invalidan un estudio. Pero sirven en el contexto tan importante en el esfuerzo incesante por los intereses farmacéuticos y sus socios del gobierno para desacreditar a los muchos científicos y estudios que han encontrado posibles vínculos entre las vacunas y el autismo.

Muchos estudios sugieren posibles vínculos entre las Vacuna y el Autismo

Cuando los medios masivos, los bloggers y los expertos médicos acríticamente promueven un estudio como el de Grupo Lewin, esto debe confundir a los investigadores como Lucija Tomljenovic, Catherine DeSoto, Robert Hitlan, Christopher Shaw, Helen Ratajczak, Boyd Haley, Carolyn Gallagher, Melody Goodman, M.I. Kawashti, O.R. Amin, N.G. Rowehy, T. Minami, Laura Hewitson, Brian Lopresti, Carol Stott, Scott Mason, Jaime Tomko, Bernard Rimland, Woody McGinnis, K. Shandley y D.W. Austin.

Son sólo algunos, de los muchos científicos cuyos trabajos revisados por pares publicados, han descubierto posibles vínculos entre las vacunas y el autismo. Pero a diferencia del estudio del Grupo Lewin, su investigación no ha sido apoyada y promovida por el gobierno y, por lo tanto, no se ha difundido ampliamente en los medios de comunicación. De hecho, los informes de noticias, blogs y “expertos” médicos afirman rutinariamente, que no existen tales estudios.

Para que quede claro: ningún estudio hasta la fecha, prueba o refuta una relación causal entre las vacunas y el autismo de manera concluyente y, a pesar de la declaración de datos inexactos, ninguno se ha adjudicado hacerlo. Cada uno, normalmente encuentran, o bien (a) ninguna asociación o (b) una posible asociación en la cuestión de una determinada vacuna y el autismo. En su conjunto, la investigación en ambos lados, sirve como cuerpo de la evidencia.

La Campaña de Propaganda

Es teóricamente posible que todos los estudios que apoyan una posible relación entre las vacunas y el autismo estén equivocados. Y, si hay que creer a los propagandistas, que cada uno de los investigadores es una manivela incompetente, un charlatán, un loco o un fraude (y, por supuesto, “anti-vacuna” por atreverse a incursionar en la investigación que intenta resolver el rompecabezas del autismo y la conexión con los problemas de seguridad de las vacunas). Los científicos y sus investigaciones son “controvertidas”, simplemente porque los propagandistas declaran que lo son.

Los científicos desacreditados incluyen renombrados neurólogos, farmacéuticos, epidemiólogos, inmunólogos, PhD, químicos y microbiólogos de lugares como el Hospital de Niños de Boston, Horizon Molecular Medicine de la Universidad Estatal de Georgia, la Universidad de la Columbia Británica, el City College de Nueva York, la Universidad de Columbia, Centro Médico de Stony Brooke de la Universidad del Norte de Iowa, Universidad de Michigan, la Universidad de Arkansas para las Ciencias Médicas, el Instituto de Arkansas Children Research Hospital, Al Azhar de El Cairo, la Universidad de Kinki en Japón, la Universidad de Pittsburgh School of Medicine, Swinburne University of Technology en Australia, el Instituto de Psiquiatría y Neurología en Polonia, del Departamento de Cuidado de Salud del Niño, Hospital de Niños de la Universidad de Fudan en China, la Universidad Estatal de Utah y muchos más.

Su trabajo es, como mucho, ignorado por los medios de comunicación; y en el peor caso, brutalmente atacado por el rebaño predecible de expertos autoproclamados bloggers de “ciencia” que a menudo usan el título de sus blogs con la palabra “ciencia” o “escépticos” que confieren un aire de legitimidad.

Este movimiento de césped artificial, en mi opinión, incluye pero no se limita a: LeftBrainRightBrain, ScienceBlogs, NeuroSkeptic, ScienceBasedMedicine, LizDitz, ScienceBasedMedicine, CrooksandLiars, RespectfulInsolence, HealthNewsReview, SkepticalRaptor, Skepticblog, Skeptics.com, Wired, BrianDeer, SethMnookin, Orac, Every Child by Two, la Academia Americana de Pediatría financiada por la industria de las vacunas, o el Consejo Americano de Ciencia y Salud financiado por la industria y la industria (una vez llamado “Voodoo Science, Twisted Consumerism” por el Centro de vigilancia para la Ciencia de Interés Público).

Este círculo opera con el apoyo moral de la industria de las vacunas y sus socios de gobierno, citando entre sí críticas defectuosas como supuestas pruebas de que cada estudio se ha “desacreditado”, aunque los estudios continúan apareciendo en la revisión por pares, revistas publicadas y en la propia biblioteca de los Institutos Nacionales de la Salud del gobierno.

“Débil”, “demasiado pequeño”, “casual”, “no replicado”, “ciencia basura”, “deficiente”, “sin relación,” declaran los propagandistas, sin excepción. Del mismo modo que los atacantes pasaron años desafiando cualquier estudio que vincula el tabaco con el cáncer de pulmón.

Ellos saben que los periodistas que no hacen sus tareas escolares llevarán a cabo una búsqueda en Internet, que correrá a través de blogs con nombres que suenan a ciencia y, acríticamente aceptarán su palabra como si fuera un hecho y el pensamiento imperante.

Un Muestreo Pequeño

Muchos estudios tienen temas comunes sobre un subconjunto de niños susceptibles con problemas de inmunidad que, cuando se enfrentan a varios retos de vacunas, terminan con daño cerebral descrito como el autismo.

“El daño cerebral permanente” es un reconocido efecto secundario poco común de las vacunas; y no hay controversia en esa arena. La pregunta es, si la forma específica de la lesión cerebral, el autismo después de la vacunación, no está relacionado de ninguna manera con la vacunación.

Entonces. ¿Cuáles son unos pocos de estos estudios publicados que apoyan una posible relación entre las vacunas y el autismo?

Ya en 1998, un estudio serológico de la Facultad de Farmacia de la Universidad de Michigan apoya la hipótesis, de que una respuesta autoinmune del virus del sarampión vivo en la vacuna triple viral “puede jugar un papel causal en el autismo.” (Nada que ver aquí, dicen los críticos, ese estudio es viejo.)

En 2002, un estudio de la Universidad del Estado de Utah encontró que “una respuesta de anticuerpos inapropiado a la MMR [vacuna], específicamente a el componente del sarampión de la misma, podría estar relacionado con la patogénesis del autismo.” (“Defectuoso y no replicable”, insisten los propagandistas.)

También en 2002, el Instituto de Investigación del Autismo en San Diego miró a una combinación de factores de las vacunas. Los científicos encontraron que el timerosal, un conservante mercurio utilizado en algunas vacunas (como la vacuna contra la gripe) podría deprimir la inmunidad de un bebé. Eso podría hacer que él sea susceptible a la infección del sarampión crónica del intestino cuando se pone la vacuna triple vírica, que contiene el virus del sarampión vivo. (Los bloggers dicen que es un estudio viejo, y que otros estudios lo contradicen.)

En 2006, un equipo de microbiólogos en El Cairo, Egipto llegó a la conclusión, “la respuesta inmune deficiente a los antígenos de la vacuna del sarampión, las paperas y la rubéola, podría estar asociado con el autismo, como la causa principal o un evento resultante.”

Un estudio de 2007 encontró evidencia estadísticamente significativa que sugiere que los niños que recibieron la serie de tres vacunas de la Hepatitis B cuando contenía timerosal eran “más susceptibles a la discapacidad del desarrollo” que los niños no vacunados.

Del mismo modo, un estudio de 5 años con 79.000 niños hecho por la misma institución ha encontrado que a los niños que recibieron una vacuna contra la hepatitis B al nacer tenían un tres veces mayor riesgo de autismo que los niños vacunados después, o los no vacunados en absoluto. Los niños no blancos estaban en mayor riesgo. (“Estudio Débil”, dicen los críticos.)

Un estudio de 2009 en la Revista de Neurología Infantil encontró un defecto importante en un estudio ampliamente citado, que adjudicó ningún vínculo entre el timerosal en las vacunas y el autismo. Su análisis encontró que “el valor de p original estaba errorado y que una relación significativa existe entre los niveles en sangre de mercurio y el diagnóstico de un trastorno del espectro autista.”

Los investigadores observaron, “Al igual que el vínculo entre la aspirina y el ataque al corazón, incluso un pequeño efecto puede tener importantes implicaciones para la salud. Si hay alguna relación entre el autismo y mercurio, es absolutamente crucial que los primeros informes de la cuestión, no afirmen falsamente que no se produce ningún vínculo”.

(Los críticos: dicen que el estudio no debe ser creído.)

Un estudio en ratas de 2010 por la Academia de Ciencias de Polonia sugirió una “implicación probable” del timerosal en las vacunas (como el presente en la vacuna contra la gripe) “en los trastornos del neurodesarrollo como el autismo.” (Los críticos descartan los estudios en roedores.)

En 2010, un estudio piloto en Acta Neurobiologiae Experimentalis encontró que los monos infantes dados con el régimen de vacunación pediátrica recomendado mostraron cambios cerebrales importantes, que garantizan que “una investigación adicional sobre el impacto potencial de una interacción entre la triple vírica y las vacunas que contienen timerosal sobre la estructura y función del cerebro.”

Un estudio de la Universidad Kinki de Japón en 2010 ha apoyado “la posible plausibilidad biológica de la exposición a bajas-dosis de mercurio de las vacunas que contienen timerosal podría estar asociado con el autismo.”

Un estudio de 2011 de la Universidad Swinburne de Australia apoyó la hipótesis de que la sensibilidad al mercurio, como el timerosal en las vacunas contra la gripe, puede ser un factor de riesgo genético para el autismo. (Los críticos llaman el estudio “extraño” y con “obstáculos lógicos.”)

Una revisión en el Journal of Immunotoxicology de 2011, por un ex científico principal de una compañía farmacéutica, concluyó el autismo podría ser el resultado de más de una causa, incluyendo encefalitis (daño cerebral) después de la vacunación. (Los críticos dicen que ella revisó ciencia “desacreditada y marginal”).

En 2011, la Universidad de la Ciudad de Nueva York correlaciona la prevalencia del autismo con un aumento de la captación de las vacunas en la infancia. “Aunque el mercurio se ha quitado de muchas vacunas, otros culpables pueden vincular a las vacunas con el autismo”, dijo el autor principal del estudio. (Para los críticos, es “ciencia basura”).

Un estudio de la Universidad de British Columbia en 2011 que encontró que “la correlación entre el aluminio [un adyuvante] en las vacunas y [autismo] puede ser causal.” (Más “ciencia basura”, dicen los propagandistas.)

Un estudio de 2011 en roedores de Varsovia, Polonia encontró timerosal en las vacunas que se administran a una edad temprana podría contribuir a los trastornos del neurodesarrollo. (No prueba nada, dicen los críticos.)

Un estudio chino en 2012, sugirió que las convulsiones febriles (un efecto secundario reconocido de algunas vacunas) y antecedentes familiares de trastornos neuropsiquiátricos se correlacionan con la regresión autista.

Un estudio de 2012 de Investigación en Neuroquímica en el Programa Marie Curie Sillas de Polonia encontró que la exposición neonatal a las vacunas con timerosal (tales como vacunas contra la gripe) puede causar lesiones cerebrales relacionados con el gluten.

En 2013, los neurocirujanos en el Instituto Neurológico Metodista encontraron que los niños con defectos mitocondrial leve pueden ser altamente susceptibles a las toxinas como el conservante timerosal en las vacunas que se encuentra en las vacunas como las vacunas contra la gripe. (Un estudio “demasiado pequeño”, dicen los críticos.)

Entonces, hay un estudio de la Universidad de Columbia de 2004 presentado en el Instituto de Medicina. Se encontró que los ratones con predisposición para el trastorno autoinmune genético desarrollaron comportamiento como el autismo después de recibir las vacunas que contienen mercurio. (Los críticos dicen que eso no es una prueba, y que el trabajo no era replicable.)

Está el Dr. William Thompson, de la corriente científica principal de los CDC que ha presentado una declaración extraordinaria que dice que él y su agencia han participado en esfuerzos a largo plazo para ocultar un vínculo significativo de un estudio entre las vacunas y el autismo, intensificado en los afroamericanos varones. (El CDC dice que los cambios de datos realizados fueron por razones legítimas.)

También está el director de seguridad de la inmunización actual del CDC quien reconoció ante mí que es posible que las vacunas pueden raramente desencadenar el autismo en los niños que son biológicamente o genéticamente susceptibles a las lesiones de la vacuna.

Ahí está el caso de Hannah Poling, en el que el gobierno admitió en secreto que múltiples vacunas administradas en un día desencadenaron sus lesiones cerebrales, incluyendo el autismo, entonces paga un acuerdo de varios millones de dólares, y lo mantiene oculto de los ojos del público indiscreto bajo una orden de confidencialidad .

Allí estaba el ex director de los Institutos Nacionales de Salud, Dr. Bernadine Healy, que avivó la ira de sus compañeros al afirmar públicamente que el enlace de las vacunas y el autismo no es un “mito” como muchos trataron de reclamar. Ella reveló que sus colegas en el Instituto de Medicina no quisieron investigar la posible relación porque temían el impacto que tendría en el programa de vacunación.’

También está el ex investigador de los CDC, Poul Thorsen, cuyos estudios han disipado un enlace entre el autismo y las vacunas. Él es ahora es un “fugitivo más buscado” después de haber sido acusado de 13 cargos de fraude electrónico y nueve cargos de lavado de dinero por supuestamente utilizar subvenciones de los CDC, de los dólares de impuestos, para comprar una casa y coches para sí mismo.

Y están los antiguos científicos de Merck, fabricante de la vacuna triple vírica en cuestión, que se han convertido en denunciantes y acusan a la empresa de cometer fraude con las vacunas.

El Giro

Si desea revisar la investigación y pruebas en el otro lado, una simple búsqueda en Internet se convertirá fácilmente todo lo que quiere saber. Esos estudios parecen siempre conseguir ser cubiertos por las noticias. De alguna manera aparecen primero en los resultados de búsqueda de Google, junto con los informes y blogs desacreditando toda oposición a la información científica y las noticias.

Usted puede leer un artículo de febrero en el New York Times. Se trata a la teoría del autismo y las vacunas como si se tratara de un desacuerdo entre los padres emocionalmente frágiles de los niños autistas y de investigación real: “fe” y “sentimiento” frente a la ciencia dura.

“Algunos padres se sienten seguros de que las vacunas pueden provocar autismo”, señaló el artículo, y “el enlace de la vacuna y el autismo no ha dejado de ser aceptado en la fe de algunos.”

Usted puede pasar a través de esta historia de las cadenas de medios masivos que utilizan al Dr. Paul Offit, como experto en seguridad de las vacunas. Él es presentado como el “director del Centro de Educación de Vacunas del Hospital de Niños de Filadelfia” y “niega una conexión con la vacunación y autismo”.

De alguna manera, no se denuncia que Offit ha hecho millones (que no revelará exactamente cuánto) por inventar una vacuna de Merck, quien fabrica la vacuna triple viral en cuestión. La vacuna contra el rotavirus de Offit, en sí, ha sido objeto de las preocupaciones de seguridad. Y su trabajo en el Hospital de Niños ha sido financiado en parte por $ 1.500.000 dados por Merck. Además, quedó atrapado por haber dado información falsa y despectiva con respecto a un informe. Yo expuse sus vínculos financieros con la industria farmacéutica que defiende con tanto vigor. Sus declaraciones falsas fueron corregidas por la publicación que originalmente las informó. Y Offit y su editor de libros establecieron una acusación de difamación por un defensor de la seguridad de las vacunas que acusó a Offit de fabricar una conversación despectiva en su libro: Falsos Profetas del Autismo. Offit acordó pedir disculpas, corregir el libro, y hacer una donación a una organización de autismo benéfica.

Pero, para a los medios: nada de eso importa. Offit simplemente se presenta como un experto imparcial.

Los supuestamente mejores expertos médicos en el mundo, que afirman que las vacunas no tienen nada que ver con el autismo se mantienen en una pérdida absoluta al tratar de explicar la epidemia de esta generación. Declaran la ciencia como “resuelta” y que el debate “sobre” desafía el simple hecho de que muchos científicos de todo el mundo, siguen debatiéndose sobre ello, y que millones de personas todavía están debatiendo sobre ello.

El cuerpo de evidencia en ambos lados está abierto a la interpretación. La gente tiene todo el derecho a no creer en los estudios en un lado. Pero es falso pretender que no existen.

Sobre el autor:

Sharyl Attkisson es una perdiodista de investigaticación ganadora de un premio Emmy. Su sitio web está en www.sharylattkisson.com

Lea el artículo original en SharylAttkisson.com