Comunidad contra las vacunas obligatorias en Argentina

Entradas etiquetadas como ‘Pertussis’

No se puede proteger a otra persona de la pertussis

La vacuna DTaP y Tdap no afectan las posibilidades de que adquiera la pertussis en primer lugar. No son más que su propio cinturón de seguridad personal en el caso de un accidente. No hay nada de altruista en vacunarse a sí mismo con la vacuna de la tos ferina acelular. Usted no está contribuyendo a cualquier “inmunidad comunitaria” vacunándose. No hay tal cosa como la estrategia de “capullo” para un bebé recién nacido, vacunando a los miembros de la familia.

Cada año, más de 600 niños menores de 13 años, mueren en accidentes de tráfico. Este es un hecho terrible. Pero, ¿qué diría usted si su médico, el médico de su hijo, sus senadores y todo el mundo en los medios dijeran tienen la solución para evitar estas muertes? Y estuviera total y completamente dentro de su poder salvarlos, y por supuesto, usted está sólo en un agujero si no sigue este consejo y salva las vidas de los 600 niños cada año.

¿Estás listo para esta idea genial?

Póngase la hebilla de su cinturón de seguridad.

Espere. No me refiero a la hebilla del cinturón de seguridad de su hijo. No. Sino a la hebilla de su propio cinturón de seguridad para salvar vidas de 600 niños cada año.

Tiene cero sentido, ¿verdad? Que usted se ponga su propio cinturón de seguridad no tendría absolutamente ningún impacto en el número de accidentes o de los niños que mueren en accidentes cada año en este país. En el mejor de caso el cinturón de seguridad significa que saldrá menos lesionado en un accidente de lo que estaría sin él.

Y sin embargo, se nos dice que la respuesta a la prevención de las 10 muertes infantiles por la tos ferina que se producen cada año en este país es vacunarnos nosotros mismos, y a nuestros propios niños mayores, con la Tdap y DTaP. Esto es tan irracional como ponerse en usted mismo el cinturón para salvar la vida de alguien más.

Tengan paciencia conmigo, a través de estos dos párrafos siguientes que son claves. Es posible que desee masticarlos dos veces.

He aquí por qué: las vacunas contra la tos ferina no contienen la bacteria pertussis. Las vacunas Tdap y DTaP que fueron desarrolladas durante la década de 1990, no confieren inmunidad a las bacterias de la tos ferina. Las vacunas contienen toxoide de pertussis. Toxoide es la versión inactivada de la exotoxina desagradable que las bacterias segregan durante una infección que causa daños importantes en el cuerpo humano.

Estas vacunas son “acelulares” (es decir, de la célula no completa) también contienen la pertactina, fimbrias, y hemaglutinina-filamentosa todo el combo que produce la tos ferina—en un intento fallido para impedir que la tos ferina se pegue a sí misma y aparezca en su garganta. La tos ferina y la toxina pertussis no son la misma cosa: pensar en ello como la diferencia entre las uvas y el vino. ¿Es usted arrestado por conducir después de comer las uvas? No, no lo es. Porque aunque de uno se hace lo otro, no son la misma cosa.

La toxina pertussis es llamada una toxina AB debido a que la unidad B (B es para la unión) se une a las células sanas, mientras que la unidad A entra a través de las membranas y causa daños. Es la unidad B, la que el cuerpo puede aprender a reconocer y a la que obtiene cierta inmunidad. Las vacunas DTaP/Tdap son para enseñarle a su cuerpo a combatir cuando se encuentra con la unidad B.

Uf. La parte más difícil ha terminado. Lo hiciste. Es todo cuesta abajo desde aquí.

Pero el hecho clave mal representado por los medios de comunicación, legisladores y establecimiento médico es el siguiente: las vacunas no pueden luchar contra la tos ferina hasta que su cuerpo esté infectado y para entonces ya es demasiado tarde para que le impida ser contagioso. No hay una toxina para combatir—y ninguna unidad B para reconocer—hasta que la infección se afianza en cualquier lugar desde los 4 a 21 días después de la exposición. DTaP y Tdap pueden ser vacunas de reducción de los síntomas, pero no están diseñadas para prevenir que una infección ocurra. No son vacunas de transmisión sino de reducción. De hecho, los anticuerpos a la toxina pertussis no sirven de nada hasta que ocurre una infección.
¿Se va a encontrar alguna unidad B de toxina pertussis todos los días en su vida cotidiana? Sólo si se trabaja en un laboratorio. Y ya no hay una vacuna (en EE.UU. y Europa – En Argentina los niños aun reciben la cuestionada DTP) de la bacteria pertussis de células enteras regulares que haya producido alguna exotoxina.

Lea mas: SIDS (Síndrome de Muerte Súbita del Lactante). Los datos sugieren que probablemente se debe a la vacuna DPT (difteria-tétanos-pertussis)

Según los datos ¿Cuál es la vacuna más mortal de todas?

La vacuna DTP de edad a partir de los años 50, 60, 70 y 80 (y fue eliminada 1996-1999) era probablemente algo responsable de la menor tasa de casos diagnosticados, pero incluso en los años 90 los investigadores sabían que los niños vacunados con DTP estaban desarrollando infecciones de la tos ferina sin mostrarlo. Entre ser vacunado con la vacuna DTaP, DTP o soportar una infección natural, sólo aquellos que han tenido una infección natural tienen verdadera inmunidad del contagio de infecciones contagiosas por hasta 20 años.

“En 1979, Suecia abandonó la vacuna de la tos convulsa. De 5.140 casos en 1978, se encontró que el 84% habían sido vacunados 3 veces.
B Trollfors and E Rabo. Whooping cough in adults. Br Med J (Clin Res Ed). 1981 Sep 12; 283(6293): 696–697. PMCID: PMC1506984

La antigua DTP de células enteras no estaba impidiendo estas muertes 10 pertussis por año tampoco. En los tres años abarcados desde 1992 a 1994, cuando estaba en uso la DTP hubo 32 muertes totales (si se hacen las cuentas), 25 de estas fueron en lactantes menores de 6 meses de edad. En 2014 hubo 9 muertes de niños menores de 11 meses de edad. Por supuesto, ha habido avances médicos en los últimos 20 años que están salvando vidas infantiles si son infectados con la tos ferina.
Por lo tanto, en virtud de diseño, las vacunas DTaP y Tdap sólo funcionan después de que se haya ya infectado con tos ferina, y con la esperanza es que le impidan no estar tan enfermo como lo haría sin ellas. A veces funciona, a veces—y como usted ha leído en los medios de comunicación—falla por completo. Tal vez se está enfermo en toda la regla, o tal vez usted siente como que tiene un resfriado, o tal vez usted no se siente como usted está enfermo en absoluto, pero todavía tienes la infección. Y todavía va a pasar por delante de un bebé recién nacido.
Sin embargo, la vacuna DTaP y Tdap no afectan las posibilidades de que adquiera la tos ferina en primer lugar. No son más que su propio cinturón de seguridad personal en el caso de un accidente. No hay nada de altruista en vacunarse a sí mismo con la vacuna de la tos ferina acelular. Usted no está contribuyendo a cualquier “inmunidad comunitaria” vacunándose. No hay tal cosa como la estrategia de “capullo” para un bebé recién nacido, vacunando a los miembros de la familia.

La FDA y los CDC saben esto y eso es por que nunca los ha visto culpando a los no vacunados durante los picos de la tos ferina que hemos estado viendo desde el año 2004. Sería calumnioso de su parte hacer tal acusación debido a que Estados Unidos renunció de manera efectiva la vacunación contra la tos ferina de bacterias reales en los años 90. La DTaP y Tdap no son vacunas bacterianas “débiles”. No son vacunas bacterianas en absoluto.

Son … dígalo ahora conmigo … vacunas de toxoide bacteriano.

Y las madres embarazadas que reciben la vacuna Tdap no están pasando anticuerpos contra la tos ferina a sus bebés. Es más probable (aunque no está garantizado) transmitir los anticuerpos de toxina pertussis para el bebé, pero la cantidad de anticuerpos que la vacuna Tdap con la que estos bebés nacen (la medida tiende a ser 68 por mililitro) no se encuentra con lo que de lo es necesario para prevenir los estragos de una infección de tos ferina en el evento que están expuestos a las bacterias (que ha de ser de al menos 256 por mililitro) y caen rápidamente después del nacimiento (al 20 por mililitro).

¿Que sigue? ¿Decir a las madres que deben obtener cuatro dosis de la vacuna Tdap durante el embarazo?
Incluso la vacuna prenatal suena como que es mejor que nada, y deja de considerar los ingredientes de la vacuna Tdap antes de hacer esa elección.

Después del nacimiento, bebé que tiene la misma probabilidad de contraer tos ferina en la infancia como lo hizo sin Tdap de la madre, ya que no tiene ningún anticuerpos contra la tos ferina. Bueno, casi la misma posibilidad, porque si ese bebé está expuesto a una de las nuevas cepas de la tos ferina que no contienen el componente pertactina que he mencionado anteriormente, no sólo esta Tdap prenatal no va a proteger al niño, pero casi acturá como un pararrayos para las cepas nuevas de tos ferina para causar la infección.

¿Lo tienes? La vacunación de usted mismo para la unidad B de la toxina pertussis no va a dejar que se contagien con la bacteria de la tos ferina. No va a detener que la tos ferina se convierta en una infección. No te va a detener la propagación de la tos ferina. Y no va a proteger a un niño en su hogar o en la comunidad de contraer tos ferina que sería como ponerse su propio cinturón de seguridad para proteger el nuevo bebé de su vecino en un accidente de coche.

He aquí un pregunta y respuesta de los CDC donde dicen que los niños no vacunados no son la fuerza impulsora detrás de los brotes o epidemias:

Pregunta: He escuchado que los padres que niegan a vacunar a sus hijos o los viajeros … están esparciendo la enfermedad; ¿se los debe culpar por los brotes de tos ferina? Respuesta: Incluso si los niños que recibido las vacunas de DTaP tienen al menos 8 veces más posiblidades de tener tos ferina que los niños que recibieron todas las 5 dosis de recomendadas de DTaP, ellos no son la fuerza impulsora detrás de los brotes o epidemias.

Pregunta: He escuchado que los padres que niegan a vacunar a sus hijos o los viajeros … están esparciendo la enfermedad; ¿se los debe culpar por los brotes de tos ferina?
Respuesta: Incluso si los niños que recibido las vacunas de DTaP tienen al menos 8 veces más posiblidades de tener tos ferina que los niños que recibieron todas las 5 dosis de recomendadas de DTaP, ellos no son la fuerza impulsora detrás de los brotes o epidemias.

CDC, pregunta y respuesta: (los no vacunados no tienen realmente 8 veces más probabilidades de “tener” la tos ferina porque obviamente serían entonces la fuerza motriz. De hecho, sólo se enteraron de que los pararrayos para las nuevas cepas son los vacunados contra la tos ferina. Escribí al CDC para la fuente de su declaración y ellos me respondieron con este estudio. Se encontró que la proporción de niños no vacunados fue del 7,8% de los casos de tos ferina estudiados y el 92,2% fueron vacunados. La única conclusión matemática adecuada para sacar esta conclusión es que uno tiene 11,8 veces más probabilidad de tener tos ferina si es vacuna.)

 

Enlaces:
http://www.cdc.gov/mmwr/preview/mmwrhtml/00048610.htm
http://www.cdc.gov/pertussis/clinical/disease-specifics.html
https://en.wikipedia.org/wiki/Exotoxin
http://wwwnc.cdc.gov/eid/article/6/5/00-0512_article
http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/24277828
http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/15876927
http://www.cdc.gov/mmwr/preview/mmwrhtml/00038200.htm
http://www.cdc.gov/pertussis/downloads/pertuss-surv-report-2014.pdf
http://share.kaiserpermanente.org/article/kaiser-permanente-study-finds-effectiveness-of-routine-tdap-booster-wanes-in-adolescents/
http://www.fda.gov/newsevents/newsroom/pressannouncements/ucm376937.htm
http://www.cdc.gov/pertussis/about/faqs.html
http://jama.jamanetwork.com/article.aspx?articleid=1866102
http://jid.oxfordjournals.org/content/181/3/1010.full.pdf
http://www.cdc.gov/pertussis/pertactin-neg-strain.html
http://jama.jamanetwork.com/article.aspx?articleid=1456072

 

Lea el artículo original de LeviQuakenboss

La Vacuna de la Tos Convulsa causa la Tos Convulsa. Por eso recomiendan… ¿Más Vacunas?

Tos Convulsa(Edgytruth.com) Después de que la ley de vacunación forzada se convirtió en ley ayer, en California, es importante recordar lo increíblemente manipuladora que es toda la agenda de las grandes farmacéuticas en realidad. Por ejemplo, echemos un vistazo a un estudio reciente publicado el 24 de Junio de 2015, en relación a lo que está causando el resurgimiento de la tos convulsa /tos ferina.

Los becarios del Santa Fe Institute Omidyar, Ben Althouse y Sam Scarpino usaron algoritmos para ver lo que es responsable del resurgimiento de la tos convulsa/tos ferina en los Estados Unidos y el Reino Unido.

(BMC) El reciente aumento de la incidencia de la tos ferina (causada principalmente por Bordetella pertussis) representa un desafío para los profesionales y científicos de salud pública tratar de entender los mecanismos detrás de su resurgimiento. Se han propuesto tres hipótesis principales para explicar el resurgimiento: 1) disminución de la inmunidad protectora de la vacunación o infección natural con el tiempo, 2) evolución de B. pertussis para escapar inmunidad protectora, y 3) baja cobertura de vacunación. Estudios recientes han sugerido un cuarto mecanismo: transmisión asintomática de individuos vacunados con las vacunas de B. pertussis acelulares utilizadas en la actualidad.

El cuarto mecanismo es bastante importante. ¿Así que nos preguntamos lo que los resultados mostraran?

Resultados

(BMC) Encontramos que: 1) el calendario de los cambios en las tasas de ataque específicas por edad observadas en los EE.UU. y el Reino Unido son consistentes con la transmisión asintomática; 2) el análisis phylo dinámico de las secuencias de Estados Unidos indica más diversidad genética en la población bacteriana en general de lo que sería sugerido por el número observado de infecciones, un patrón esperado con la transmisión asintomática; 3) infecciones asintomáticas puede sesgar las evaluaciones de eficacia de la vacuna basada en observaciones de semanas libres de B. pertussis; 4) la transmisión de B. petussis asintomática puede explicar el aumento observado en incidencia de la tos convulsa; y 5) la vacunación de las personas en contacto cercano con los niños demasiado jóvenes para recibir la vacuna (“cocooning” los niños no vacunados) puede ser ineficaz.

Conclusiones

Aunque todavía existe un papel claro para los mecanismos sugeridos anteriormente, la transmisión asintomática es la explicación más parsimoniosa para muchas de las observaciones que rodean el resurgimiento de B. pertussis en los EE.UU. y el Reino Unido. Estos resultados tienen implicaciones importantes para la política de vacunación de B. pertussis y presentan un escenario complicado para el logro de la inmunidad de grupo y B. pertussis erradicación.

¿Qué significa esto?

Esto significa que las vacunas están extendiendo la tos ferina y la solución para este problema es recomendando MÁS vacunas. Los resultados claros de la prueba están justo delante de nuestras caras, sin embargo, las grandes empresas farmacéuticas no pueden alejarse de la máquina de ingresos ni por un segundo. Increíble, para decir lo menos.

Lea el artículo original en The Edgy Truth

SIDS (Síndrome de Muerte Súbita del Lactante). Los datos sugieren que probablemente se debe a la vacuna DPT (difteria-tétanos-pertussis)

bebé felíz

Por el Dr. Paul Thomas, M. D. – Recuerdo estar recién salido de mi entrenamiento de residencia pediátrica. Era el verano de 1988, y lleno de emoción de que estaba fuera de Portland, Oregón, para empezar mi carrera en la Pediatría. Mi primer trabajo fue en el Hospital de Niños Emanuel donde trabajé enseñando a residentes y estudiantes de medicina, veía a los pacientes en su consulta externa y estaba a cargo de la Clínica Pediátrica de tiempo completo. Todavía estábamos usando la vacuna DPT a pesar del conocimiento de que Japón estaba usando la vacuna acelular con efectos secundarios significativamente más bajos.

Sabíamos que la DPT casi universalmente causaba fiebres altas, a veces causaba convulsiones y raramente, pero definitivamente estaba asociada con muertes. Simplemente no había hecho la conexión con la DPT y el SIDS (síndrome de muerte súbita del lactante) hasta que la lectura de la página (que se puede leer aquí.) Publicado por el Representante Robert Foley en Maine. Nos enseñaron y hemos leído que los SIDS se incrementan cuando hay fumadores en la casa, cuando la casa está demasiado caliente y cuando los bebés son puestos a dormir sobre su barriga en lugar de en sus espaldas. ¿Y si la mayoría de los casos de SIDS se debieron a una vacuna peligrosa, la DPT (vacuna de células enteras)?

El Rep. Foley escribe: “En 1990, la tasa de muerte de SIDS en los Estados Unidos fue de 130,3 muertes por cada 100.000 nacimientos, al mismo tiempo, estaba siendo administrada la vacuna contra la tos ferina de célula. A finales de 1990, la vacuna contra la tos ferina acelular o de antígenos benignos comenzó a ser administrada, y la tasa de muertes por SIDS en 2013 era de 39,7 muertes por cada 100.000 nacidos vivos, según un estudio de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades publicado 01 de abril, 2015.”

En los EE.UU., de los casi 4 millones de nacimientos al año, tenemos 23.440 muertes infantiles o un poco menos de 1 de cada 100. (596 en 100.000 para ser exactos). El cambio de la vacuna DPT de células a enteras por la vacuna acelular resultó en una disminución de 130-40 = 90 muertes en 100 000, que asciende a 3.600 vidas infantiles resguardadas anualmente por cambiar a la vacuna DTaP. Estamos teniendo algunos incrementos en el fracaso de esta vacuna (DTaP), pero los datos de la última década demuestran que tenemos menos de 20 muertes al año en los EE.UU. por la tos ferina. No debemos volver a la vieja  DPT, NUNCA!

Las principales causas de las muertes infantiles son:

Malformaciones congénitas y anomalías cromosómicas
Pre término y bajo peso al nacer
SIDS

Me pregunto: ¿Cuántos de los SIDS restantes (muertes infantiles) desaparecería si vacunamos de forma más sensata?

Más información sobre las tasas de mortalidad infantil de los CDC aquí.

Lea el artículo original del Dr.PaulThomas,MD.

Los vacunados contra la tos convulsa están propagando la enfermedad

PertussisPor la Dra. Toni Bark, MD (GreenMedinfo.com) – Los vacunados con la vacuna de la pertussis están propagando la enfermedad. Los últimos artículos de noticias que golpean los medios de comunicación en la última semana por fin declaran lo que los funcionarios y los epidemiólogos de salud pública han sabido desde hace tiempo: los vacunados contra la tos ferina están portando y propagando la bacteria y son responsables de la mayoría de los brotes.

Esta noticia plantea la pregunta:

¿Hay manera de hacer a los vacunados con la vacuna contra la tos ferina, legalmente responsable de los brotes?

Y, si nos fijamos hasta artículos académicos sobre anteriores brotes de sarampión, encontrará artículos académicos sobre una entidad denominada “la paradoja de sarampión“; una paradoja porque los vacunados son los que contraen la enfermedad, mientras que los no vacunados en muchas comunidades con brotes, están ilesos.

Además, el aumento de la culebrilla en la última década más o menos, se debe a la vacuna contra la varicela. Este enlace no se niega en la literatura académica e incluso fue predicho por los biólogos matemáticos y epidemiólogos, y fue confirmado por otro estudio financiado por el CDC.

¿Si los niños vacunados y los adultos son capaces de propagar la enfermedad, vamos a hacerlos a ellos y a sus padres legalmente responsable de los brotes? ¿Vamos a exigir la ‘desvacunación’ como requisito para la escuela pública? Ya que no podemos ‘desvacunar,’ ¿Serán los niños vacunados expulsados de la escuela pública?

Mientras que las declaraciones anteriores parecen absurdas, son argumentos equivalentes a los del bioeticista Art Caplan, hizo y sigue haciendo.

Caplan cree que los padres de los niños no vacunados deben ser legalmente responsables de los brotes de la enfermedad.

Eso sí, Caplan no es un bioético académico regular, es un especialista en bioética que ha hecho una buena cantidad de dinero por la escritura a favor de la industria.

Si usted lee sobre Art Caplan y sus conflictos financieros directos de interés, también leerá que Art cree que estos conflictos financieros pueden ser manejados mientras que produce un trabajo sin prejuicios. Él y su institución anterior de empleo, la universidad del departamento de Bioética Pennsylvania recibió mega honorarios de las principales compañías farmacéuticas y el Departamento de Bioética de las Vacunas en la Universidad de Pensilvania fue financiado masivamente por los grandes productores de vacunas.

Además de que los destinatarios DTap están colonizados con la bacteria pertussis, considere lo siguiente;

a) los niños recientemente vacunados deben mantenerse lejos de los pacientes de cáncer para que no contagien el virus de la vacuna.

b) La vacuna oral contra la polio era la causa de todos los casos de poliomielitis en los EE.UU. durante varias décadas hasta que, finalmente, la industria de las vacunas tuvo una vacuna para reemplazarla.

c) La vacuna nasal contra la gripe hace que el receptor derrame el virus durante varios días.

d) La vacuna contra el rotavirus se elimina en las heces del destinatario que causa diarrea en otros niños.

Los ejemplos anteriores son sólo algunas de cómo el recientemente vacunados puede arrojar patógenos y por lo tanto propagar enfermedades.

Así que, mientras que los medios de comunicación se está despertando a las realidades de la vacunación y los brotes, ¿deberíamos señalar a los que eligieron vacunar y hacerlos parias?

Creo que la libertad de elegir los riesgos frente a los beneficios de la vacunación se debe dejar a los consumidores y no ser dictado por los conflictos de intereses.

Sobre el Autor:

La Dra. Toni Bark, MD (LEED AP) es graduada del Colegio Médico Rush, en Chicago, Illinois en 1986. La Dra. Bark ha sido director médico de distintos departamentos y hospitales y tiene una amplia formación post residencia en medicina estética, medicina nutricional, y la homeopatía clásica con los mejores entrenadores en los distintos campos. Aprenda más sobre su trabajo en su página web http://www.disease-reversal.com/

Lea el artículo orginal de la Dra. Toni Bark en GreenMedinfo.com

La Doctora Que Derrotó Al Consejo Médico General Británico, Demostrando Que Las Vacunas No Son Necesarias Para Alcanzar La Salud

Adult-Vaccine
Por Anna Rodgers (Collective Evolution) – ¿Qué sucedió cuando una médica del Reino Unido apareció como testigo experto para ayudar a dos madres a demostrar ante el tribunal que sus hijos no necesitaban ser vacunados?

Un caso judicial de 3 años contra el Consejo Médico General británico que terminó haciendo caer todas las denuncias contra la médica acusada.

La Dra. Jayne Donegan, una médica del Reino Unido, ha vivido una historia fascinante. Originalmente ella era una fuerte defensora de las vacunas, pero si avanzamos a unos cuantos años más tarde, vemos que ahora no sólo habla en contra de los peligros de las vacunas, también terminó siendo llevada a juicio por el Consejo Médico General con algunos reclamos muy graves de ellos con respecto a su profesionalismo.

Después de algunos años de estrés en la corte en contra de ellos, la Dra. Donegan ganó su caso. Pero es probable que esta sea la primera vez que usted se entera de esto.

Para que pueda obtener el informe completo de lo que pasó, lo mejor es leer su historia completa. La Dra. Donegan me dio su permiso para contar su historia a continuación:

La historia de la Dra. Jayne Donegan

Haberme entrenado como doctora en medicina convencional, calificado de la Escuela de Medicina del Hospital de St. Mary, Universidad de Londres, en 1983, todos mis posgrados y experiencia en Obstetricia y Ginecología, Planificación Familiar, Salud Infantil, Traumatología, Medicina de Urgencias y Medicina General me llevó a ser una firme defensora del Programa de Vacunación Universal de la Infancia. De hecho, solía aconsejar a los padres en la década de 1980, que no querían vacunar a sus hijos contra la tos ferina – que era considerada la vacuna “problemática” en esos días.

Solía decirles que había, de hecho, reacciones adversas asociadas con la vacuna – yo no era uno de esos médicos que se pasan por alto estos detalles desagradables – pero que a nosotros los médicos nos decían que las reacciones adversas por la vacuna de la tos ferina eran al menos diez veces menos probables que tener complicaciones por contraer la enfermedad, y que, en esencia, el punto de dar a su hijo la vacuna era para evitar que contraiga la enfermedad.

Solía pensar que los padres que no vacunaban eran ignorantes o sociópatas

En efecto, yo solía pensar que los padres que no querían vacunar a sus hijos eran ignorantes, o sociópatas. Creo que esta visión no es poco común entre los médicos hoy en día. ¿Por qué yo tenía esta actitud? Bueno, a lo largo de mi formación médica me enseñaron que las personas que solían morir de a miles o cientos de miles por enfermedades como la difteria, la tos ferina y el sarampión – enfermedades para las que existen vacunas – dejaron de morir a causa de la introducción de las vacunas.

Al mismo tiempo, me enseñaron que las enfermedades como el tifus, el cólera, el reuma y la fiebre escarlatina – para las cuales no existen vacunas – dejaron de ser causa de muertes debido a las mejoras en las condiciones sociales. Hubiera sido una progresión lógica haberme preguntado por qué, si las condiciones sociales mejoraron la salud de la población con respecto a algunas enfermedades, no mejorarían su salud en relación con todas ellas, pero la cantidad de información que se requiere que uno absorba durante la formación médica es tan enorme, que uno sólo tiende a tomarlo como lo lee y a no hacer las conexiones que podrían ser obvias para alguien más.

Era un artículo de fe, para mí y mis contemporáneos, que la vacunación fue la intervención de salud más útil que se había introducido y cuando mis hijas nacieron en 1991 y 1993 yo incuestionablemente – bueno, es decir, pensé que estaba con pleno conocimiento respaldada por toda mi formación médica – las hice vacunar, hasta de SPR, porque eso era lo correcto. Incluso permití que mi hija de 4 semanas de edad sea inyectada con una vacuna BGC vencida en una clínica de salud pública.

La vacuna BCG vencida afectó a mi hija

Me di cuenta (por costumbre, yo automáticamente miro el nombre del medicamento, número de lote y fecha de caducidad en los frascos) que la vacuna estaba vencida y dije: “Disculpe, parece que está fuera de fecha”, y la médica respondió con total naturalidad “Oh, no te preocupes, es por eso que la clínica se retrasó por una hora – sólo estábamos comprobando que estaba bien para darla, y lo está”, y yo dije: “OK”, y dejé que se la inyectara… mi pobre hija tuvo una reacción terrible, pero yo estaba tan convencida de que todo era para su bien y continué con el resto de las dosis a los 2, 3 y 4 meses.

No hay evidencia de una epidemia de sarampión

De allí es de donde yo venía – incluso mi interés en la homeopatía no aplacó mi entusiasmo por las vacunas; hasta donde yo veía, era el mismo proceso – dar una pequeña dosis de algo y eso te hace inmune – no hay conflicto. ¿Entonces qué paso? En 1994 se produjo la Campaña contra el Sarampión y la Rubéola en la que 7 millones de niños en edad escolar fueron vacunados contra el sarampión y la rubéola. El Director General de Salud envió cartas a todos los médicos, farmacéuticos, responsables de enfermería y demás personal sanitario, diciéndonos que iba a haber una epidemia de sarampión.

o-AUTISM-VACCINE-LINK-facebookPrimero era una dosis de MMR (SPR), luego dos, ¿ahora TRES?

La información que evidenciaba esta epidemia no fue publicada en ese momento. Unos años después, se supo que fue predicho por un complicado modelo matemático basado en estimaciones y que bien podría no haber ocurrido nunca. Nos dijeron, “los que han recibido una sola dosis de la vacuna no necesariamente estarán protegidos cuando llegue la epidemia. Por este motivo necesitan aplicarse otra dosis”, “Bueno, eso está bien”, pensé, “porque sabemos que ninguna de las vacunas son 100 por ciento efectivas”.

Campanas de alarma: ¿Ahora se necesitaban tres SPR?

Lo que sí me preocupó, sin embargo, fue cuando dijeron que incluso los que habían recibido dos dosis de la vacuna contra el sarampión no estarían necesariamente protegidos cuando llegue la epidemia y que necesitaban una tercera. Quizás usted no lo recuerde, pero en aquellos días había una sola vacuna contra el sarampión en el calendario. Era una vacuna con virus vivos, así que era como entrar en contacto con el virus en estado salvaje, apenas cambiado ligeramente para hacerlo más seguro y que produzca la inmunidad. Desde entonces, por supuesto, se ha añadido la dosis pre-escolar, porque una sola dosis no funcionaba, pero en aquellos días era sólo “una vacuna para toda la vida”.

Ahora se nos decía que ni siquiera las dos dosis de esta vacuna que en principio había sido “una dosis para toda la vida” protegerían a las personas cuando la epidemia llegue. En este punto, comencé a preguntarme, “¿Por qué les he estado diciendo a todos esos padres que las vacunas son más seguras que contraer la enfermedad y que, básicamente, vacunar a sus hijos evitaría que estos contraigan la enfermedad – con el riesgo de complicaciones – no es el 100 por ciento, pero eso es básicamente para lo que están diseñadas – cuando parece que pueden ser vacunados, tener las reacciones adversas asociadas con la vacuna, y todavía contraer la enfermedad con las complicaciones que pueden estar asociadas con eso, incluso cuando hayan recibido las dos dosis de la vacuna que antes era “de una única dosis”? Entonces, ¿cuál es el punto? Esto no me parece correcto”.

Si usted se está preguntando cómo es que alguien pueda haber recibido dos dosis de la “vacuna de única dosis,” es porque cuando la vacuna SPR fue introducida en 1988, muchos niños ya habían sido vacunados contra el sarampión, pero nos dijeron que deberíamos darles la SPR de todos modos ya que ésta los “protegería contra las paperas y la rubéola y aumentaría su inmunidad contra el sarampión”. También nos dijeron que la mejor manera de vacunar era en masa, ya que esto “rompería la cadena de transmisión”. Entonces pensé: “Me pregunto, ¿por qué vacunamos a todos estos pequeños bebés a los 2, 3 y 4 meses? ¿Por qué no esperamos dos o tres años y luego vacunamos a todos los que han nacido durante ese tiempo, y así “rompemos la cadena de transmisión?”.

Las cosas simplemente no tenían sentido

Algunas cosas simplemente no parecían tener sentido. Sin embargo, es muy difícil comenzar a poner seriamente en duda si la vacunación es otra cosa que segura y eficaz, sobre todo cuando se trata de algo en lo que se nos ha enseñado a creer con tanta fuerza. Cuanto mejor calificado seas como médico, más difícil es, también cuanto más tengas lavado el cerebro. No es fácil, o por lo menos no era en ese entonces, comenzar a ir por un camino que podría conducirte en la dirección opuesta a todos tus colegas y al sistema de salud en el que trabajas.

He leído algunos libros que podrían describirse como de “anti-vacunación.” Estos contenían gráficos que mostraban que la mayor parte de la disminución de las muertes por incidencia de las enfermedades infecciosas para las que tenemos vacunas se produjo antes de que las vacunas se introdujeran en la década de 1950 y 60, por ejemplo, con la tos ferina, y a finales de 1960 con el sarampión. Decidí que no podía simplemente aceptar lo que estos libros me decían, sobre todo porque su mensaje era lo opuesto a lo que había aprendido hasta ahora. Tenía que hacer un poco de investigación. Los gráficos en mis libros y en el libro de Inmunización del Departamento de Salud (el Libro Verde) mostraban que la introducción de las vacunas causó caídas precipitadas en el número de muertes por enfermedades vacunables.

Cotejando mis propios gráficos de vacunas – ¿Por qué era tan difícil obtener la información?

Decidí que si iba a cuestionar seriamente lo que me habían enseñado en la escuela de medicina y mis profesores, tendría que ir y obtener por mi cuenta los datos reales. Llamé a la Oficina Nacional de Estadísticas (ONS) y pedí que me enviaran los gráficos de las muertes por las enfermedades contra las cuales vacunamos desde mediados del siglo XIX, cuando empezamos a llevar registros, hasta ahora.

Ellos dijeron: “No los tenemos – a excepción de la viruela y la tuberculosis; le recomendamos que pruebe en el Departamento de Salud”. Lo cual hice. No tenían gráficos del siglo XIX ni de principios del siglo XX. Me dijeron: “Es mejor que pruebe en la Oficina Nacional de Estadísticas”. “Ya lo he intentado” les dije, “Ellos fueron quienes me dijeron que los contacte a ustedes”. La cosa se había puesto bastante circular, así que llamé a la Oficina Nacional de Estadísticas una vez más y les conté mi problema. “Bueno”, dijeron, “aquí tenemos todos los libros de cuando el Registro General comenzó a recibir ganancias de las muertes por enfermedades infecciosas en 1837; usted puede venir a verlos si quiere”. No había nada que hacer.

Tuve que ir a la Oficina Nacional de Estadísticas en Pimlico, Londres, con mis dos niñas pequeñas de 4 y 6 años a cuestas, para extraer la información por mí misma. Las niñas estaban muy bien – estaban acostumbradas a viajar/seguirme a todos lados – y el personal de la biblioteca era muy agradable; amablemente le dieron mis hijas jugo de naranja y papel y lápices de colores para dibujar y divertirse, mientras yo sacaba todos los antiguos libros desde 1837 hasta 1900, año después del cual, por suerte, había un CD ROM que podía comprarse a un elevado precio y llevar a casa.

Fue la pieza de almacenamiento de datos menos amigable con el usuario con en el que me he encontrado, pero era mejor que tener que estar físicamente allí día tras día. Así que me fui a casa con todas mis notas y el CD ROM y finalmente produje mis propios gráficos. Me sorprendí al encontrar que eran similares a los gráficos de algunos de los libros que había leído recientemente.

us-uk-pertussis-1901-1965Tanto en el Reino Unido como en EEUU, la tos ferina fue en declive (muy constante) antes de que la vacuna fuera introducida.

Las personas dejaron de morir de tos ferina tiempo antes de que se introdujera la vacuna

Me quedé asombrada y no solo un poco molesta al ver que cuando se dibuja un gráfico de la tasa de mortalidad por tos ferina iniciando a mediados del siglo XIX, se puede ver claramente que al menos el 99 por ciento de las muertes por tos ferina en el siglo XIX y principios del siglo XX había dejado de producirse antes de que la vacuna contra la tos ferina se introdujera, inicialmente en la década de 1950 y universalmente en la década de 1960.
También me di cuenta de que la razón de que los gráficos del Departamento de Salud hacían que la vacuna parezca tan efectiva era porque no comenzaban hasta 1940, cuando la mayor parte de las mejoras en la salud ya habían ocurrido, y esto fue antes de que incluso los antibióticos estén disponibles. Si usted seleccionaba sólo las muertes en menores de 15 años de edad, la caída era aún más dramática – para el momento en que la vacuna contra la tos ferina fue parte del calendario de vacunación universal en la década de 1960, todo el trabajo duro ya había sido realizado.

Los gráficos del Departamento de Salud: no una buena forma de mostrar los cambios en la mortalidad y la enfermedad

Así comencé a darme cuenta de que los gráficos como los que aparecen en el Libro Verde del Departamento de Salud no eran una forma buena ni clara de mostrar los cambios en la mortalidad (muerte) y la morbilidad (incidencia de la enfermedad) que ocurrieron antes y después de que la vacunación se introdujera en contra de estas enfermedades.
El caso del sarampión es similar: el Libro Verde del Departamento de Salud muestra un gráfico que no se inicia hasta la década de 1940. Parece que hay una gran caída en el número de casos después de que se introdujera la vacuna contra el sarampión en 1968, pero mirando un gráfico que se remonta a la década de 1900 se puede ver que la tasa de muerte – siendo la muerte el peor de los casos de complicaciones de una enfermedad – había caído en un 99 por ciento en el momento en que la vacuna fue incluida en el calendario.

measles-graphLas muertes por sarampión disminuyeron naturalmente antes de que la vacuna fuera introdujera


Disminución del 100% en muertes por sarampión tres años antes de que se introdujera la vacuna

Observando específicamente a los menores de 15 años de edad, es posible ver que hubo una virtual disminución del 100 por ciento en las muertes por sarampión entre 1905 y 1965 – tres años antes de que la vacuna contra el sarampión se introdujera en el Reino Unido. A finales de 1990 había un anuncio de la vacuna SPR que mostraba a un bebé en pañales sentado en el borde de un acantilado con un león rondando en el otro lado y una voz en off diciendo: “Ningún padre amoroso dejaría deliberadamente a su bebé sin protección y en peligro”.
Creo que hubiera sido más científico haber puesto uno de los gráficos utilizando información de la Oficina Nacional de Estadísticas en el anuncio – entonces los padres habrían tenido una mayor posibilidad de tomar una decisión informada, en lugar de ser coaccionados por miedo. Cuando visitas a tu médico de cabecera para discutir el tema de la vacunación, y sales de la consulta con sensación de miedo, estás comprendiendo como se sienten.
Si todo lo usted tiene es el “modelo médico” para la enfermedad y la salud, lo único que sabe es que hay un mundo hostil allá afuera y si usted no tiene las vacunas, los antibióticos y el jabón bactericida 100 por ciento, no tendrá defensa en absoluto contra todos esos gérmenes con los que usted y sus hijos están rodeados. Su hijo puede estar bien cuando contraiga sarampión, pero nunca se sabe cuando el desastre golpeará, y podría quedar incapacitado o muerto por la mano al azar del destino.

Healthy-Family-Meals-52ba3a07La salud viene de la nutrición sumada a otras medidas de sentido común

 

La salud es la única inmunidad

Yo misma pensaba de esa manera, y cuando comencé a darme cuenta de que las vacunas no eran todo lo que se decía que eran, entré en pánico y me puse a buscar alguna otra forma de proteger a mis hijas y a mi – alguna otra solución mágica. Mi viaje largo y lento investigando la ecología de las enfermedades y la vacunación implicó aprender sobre otros modelos y filosofías de la salud y la realización gradual de que era verdad lo que la gente me había dicho todo el tiempo, que “la salud es la única inmunidad.”

No necesitamos ser protegidos de “allá afuera”. Contraemos enfermedades infecciosas cuando nuestro cuerpo necesita tener una limpieza periódica. Los niños se benefician especialmente de las erupciones de la infancia, o “ex himnos” como se les llama, para poder tener avances apropiados en su desarrollo. Cuando tenemos fiebre, tos, erupciones, necesitamos tratarlos solidariamente, no opresivamente.

El tratamiento médico estándar suprime los síntomas y causa el mayor daño

En mi experiencia, las peores complicaciones de las infecciones infantiles son causadas por el tratamiento médico estándar que implica la supresión de todos los síntomas. ¿Cuál es el mayor obstáculo para los médicos incluso teniendo en cuenta la posibilidad de que el Programa de Vacunación Universal de la Infancia no sea el éxito sin paliativos que se espera que sea, o que puede haber otras maneras de lograr la salud que son mejores y más duraderas? Posiblemente es el miedo a salirse de la línea y ser visto como diferente – con todas las consecuencias que esto puede acarrear, como sé por experiencia personal.

Como dice George Bernard Shaw en su prefacio a “El Dilema del Doctor”, 1906:

Los médicos son como los otros ingleses: la mayoría de ellos no tienen honor ni conciencia: lo que comúnmente confunden con estos es el sentimentalismo y un intenso temor de hacer algo que nadie hace, u omitir hacer alguna cosa que todo el mundo hace.

Dra. Jayne L. M. Donegan MBBS DRCOG DCH DFFP MRCGP MFHom
Medica Holística y Médica Homeopática

El caso del Consejo Médico General Británico

Aquí hay información muy interesante sobre la Dra. Donegan, y por qué debe prestarse atención a su autoridad sobre las vacunas, simplemente porque el mundo de la medicina actualmente lo hizo. En 2002 la Dra. Donegan fue al Tribunal Superior de Justicia, ya que estuvo implicada en un caso en el que dos madres estaban peleando con sus ex parejas sobre las vacunas de sus hijos. Las madres no querían que sus hijos sean vacunados – bajo ninguna circunstancia – por temor a causarles daños irreversibles, pero los padres sí querían, así que se generó un controvertido caso judicial.

La Dra. Donegan había estado escribiendo y hablando en público sobre las vacunas y los medios naturales de mantener a los niños sanos por lo que las dos madres le pidieron que sea testigo experto en el caso. La Dra. Donegan dio su opinión profesional de que la seguridad y la eficacia de las vacunas no ha sido bien estudiada y que había otras maneras de lograr la salud de estos niños que no sean la vacunación.

El caso resultó ser muy largo y extremadamente estresante. A veces era en circunstancias muy injustas donde a ella le era dado apenas tiempo para juntar la documentación, a pesar de que la oposición tenía el doble de tiempo para preparar la suya.

Acusación de “Ciencia Basura”

Debido a la información que ella estaba proporcionando en la corte (que iba directamente en contra de las recomendaciones médicas típicas convencionales), los jueces de apelación dijeron que su evidencia era “Ciencia Basura” y el GMC (Consejo Médico General) – la organización que regula a los médicos y les dice qué hacer – apuntó directamente a la doctora.
La Dra. Donegan terminó siendo acusada de “falta de conducta profesional grave” lo cual eventualmente podría haber terminado con toda su carrera médica. Sirvieron sus papeles oficiales en 2004, pero tomó tres largos años de redacción de informes y análisis de cientos de documentos médicos y estudios antes de que el caso fuera finalmente escuchado en 2007. Las acusaciones fueron las siguientes:

“Que usted (Dra. Donegan):
6a. Dio impresiones falsas y/o engañosas de la investigación en la cual se basó, 6b. Citó información selectivamente de la investigación, informes y publicaciones y omitió información relevante, 6c. Permitió que sus puntos de vista profundamente arraigados sobre el tema de la inmunización dominen su deber para con el tribunal y los litigantes, 6d. Falló en presentar su visión de manera objetiva, independiente e imparcial;
7. Sus acciones en el punto 6. anterior fueron, 7a. Fraudulentas, 7b. En contravención directa a su deber como testigo; poco profesionales, 7c. Llevando al descrédito de la profesión; Y en relación con los hechos alegados usted ha sido culpable de una falta de conducta profesional grave”.

Estoy segura de que al leer esto usted puede apreciar que estas acusaciones eran increíblemente graves. Básicamente dijeron que el testimonio que la Dra. Donegan presentó en el tribunal era falso, que ella estaba dando consejos perjudiciales, que podría dañar a toda la profesión médica y había permitido que sus puntos de vista personales intervinieran en el caso.

Durante los próximos tres años, la Dra. Donegan tuvo que preparar su defensa, contestar cartas, analizar pilas de pruebas y cotejar lo documentación, lo que hacía muy difícil cuidar de su familia o continuar su vida profesional como médica. También tuvo que soportar que su equipo legal se retirase del caso, sólo seis semanas antes de que ella le tocara presentarse en la corte.

Las “evidencias” científicas: muy diferentes de las “evidencias” en un tribunal de justicia

La Dra. Donegan luego logró contactar al Sr. Clifford Miller, un abogado excepcionalmente bien informado sobre el tema de la vacunación. El Sr. Miller no sólo era muy bueno con la ley, él era también un científico, habiendo alcanzado una licenciatura en física. Tenía un profundo conocimiento del método científico, lo que constituye “evidencia” científica, y de cómo esto es muy diferente de lo que se acepta como “evidencia” en un tribunal de justicia.

La Dra. Donegan y el Sr. Miller tuvieron mucho cuidado de utilizar sólo informes y estudios de publicaciones médicas como su evidencia para apoyar lo que estaban diciendo. Esto es muy importante recordarlo.
Ellos sólo utilizaron información de fuentes médicas respetadas.

Este caso había comenzado con dificultades casi imposibles, sin embargo, después de casi tres años de disputas legales y una audiencia de tres semanas por el Panel de GMC en Manchester, el GMC llegó a esta conclusión:

El Panel está seguro de que en ningún momento usted permitió que cualquier opinión suya domine su deber para con el tribunal y los litigantes.
Usted demostró al Panel que sus informes no se derivan de sus puntos de vista profundamente arraigados y su evidencia apoya esto. Usted explicó al Panel que el enfoque de su informe era proporcionar a la corte una visión alternativa basada en el material que produjo en sus referencias. Ese material fue tomado en gran parte de publicaciones que estaban, de hecho, a favor de la inmunización.
Por la evidencia presentada por usted y su testigo estaba claro que su objetivo es dirigir a los padres a fuentes de información sobre la inmunización y la seguridad sanitaria de los niños para ayudarles a tomar decisiones informadas.
Usted nos dijo que hay muchos libros escritos por médicos y otros, en este y otros países que cuestionan seriamente la vacunación y citan una gran cantidad de historia, pruebas y documentos médicos para apoyar sus argumentos. Usted no utilizó ninguna de estas publicaciones porque sabía que el GMC no los consideraría como un apoyo o referencia satisfactorios para sus recomendaciones. Utilizó en gran medida lo que estaba disponible en las publicaciones médicas referidas.
El Panel está seguro de que en los informes que usted proporcionó no dejó de ser objetiva, independiente e imparcial.
En consecuencia, el Panel constató que usted no es culpable de una falta de conducta profesional grave.

El caso entre la Dra. Donegan y el GMC fue muy parecido al de David y Goliat, y fue otro raro ejemplo en el que David actualmente ganó.

El Consejo Médico General aceptó: Los niños no necesitan vacunas para estar saludables
Me gustaría que usted piense seriamente acerca de este juicio – los reclamos que se hicieron – el desenlace final y lo que podría significar para toda la industria de las vacunas:

• La Dra. Donegan fue llamada como testigo para proporcionar evidencia de que los niños no necesitan vacunas para estar sanos y que muchas de estas son innecesarias e inseguras.
• Esto atrajo la atención no deseada de parte del Consejo Médico General británico, que luego la llevó a la corte.
• Durante este juicio de 3 años, ella presentó su evidencia en contra de una dura oposición que incluía muchos controles de calidad y un equipo legal muy caro, sin embargo, la Dra. Donegan y su pequeño equipo ganaron el caso.
• ¿Qué cree usted que signifique acerca de la evidencia que ella proporcionó y el hecho de que este consejo médico no pudo demostrar que estaba equivocada?
• ¿Qué es lo que esto le hace pensar acerca de las vacunas ahora?
• ¿Y qué le hace pensar acerca de la ciencia actual cuando se presenta en un tribunal de justicia?

Los resultados del caso se mantuvieron silenciosos en los medios

Este resultado sorprendente con su improbable victoria – oh sorpresa, realmente nunca llegó a los medios de comunicación. Debería haber estado en la tapa de todos los diarios del mundo, pero por supuesto, no lo estuvo. Estando los medios financiados y siendo propiedad de compañías farmacéuticas que tienen la capacidad de presionar a los gobiernos para hacer lo que ellas quieren, no es de extrañar que esta victoria histórica se haya mantenido alejada de la vista del público.

Cuando la Dra. Donegan fue acusada al principio de falta de conducta profesional grave, esto por supuesto salió en los diarios, pero después de que ella ganó, no hubo prácticamente ninguna atención de los medios. Sin embargo, ¿no piensa que el público merecía saber este resultado? ¿No le hubiera gustado enterarse sobre esto? ¿No le hubiera gustado también saber sobre las sucias tácticas utilizadas en los tribunales contra la Dra. Donegan?

Después de que el juicio con el GMC había terminado, se le preguntó a la Dra. Donegan qué había aprendido de esta experiencia:

Quizás es que si un padre dice: “Estoy preocupado por la seguridad de la vacunación”, se le dice: “Usted no entiende, no es un doctor.” Sin embargo, si un médico dice: “Estoy preocupado por la seguridad de la vacunación “, se le dice: “Usted es culpable de una grave falta de conducta profesional…”

Por favor, visite la página web de la Dra. Donegan

Dra. Jayne L. M. Donegan MBBS DRCOG DCH DFFP MRCGP MFHom
Medica Holística y Médica Homeopática

La Dra. Donegan recorre el Reino Unido dando conferencias a los padres acerca de las vacunas y cómo crear salud con la nutrición, suplementos, y la homeopatía.

imagesLa Dra. Jayne Donegan – la Doctora del Reino Unido que lucho contra el GMC y ganó

Lea el artículo original de Collective-Evolution.com

Dr. Richard Moskowitz, MD. – El Caso contra las Inmunizaciones

Richard Moskowitz, M.DPor el Dr. Richard Moskowitz, MD. (DoctorRMosk.com) – Durante los últimos diez años más o menos, he sentido un profundo y creciente remordimiento en contra de dar las vacunas de rutina para los niños. Se inició con la creencia fundamental de que las personas tienen el derecho a tomar esa decisión por sí mismos.

Pero finalmente llegó el día en que ya no me atreví a dar la última palabra, aun cuando los padres querían que yo lo hiciera. Siempre he creído que el intento de erradicar las especies microbianas enteras de la biosfera debe romper inevitablemente el equilibrio de la naturaleza de una manera fundamental que aún podemos apenas imaginar. Estas preocupaciones se ciernen cada vez más grandes, como las nuevas vacunas se siguen desarrollando, aparentemente por la sencilla razón de que tenemos la capacidad técnica para hacerlas, y de esta manera demostrar nuestro derecho y poder como civilización para manipular el propio proceso evolutivo.

Únicamente desde el punto de vista de nuestra propia especie, incluso si pudiéramos estar seguros de que las vacunas son inofensivas, el hecho es que de que sean obligatorias, y que todos los niños están obligados a someterse a ellas, sin sensibilidad o el debido respeto por las diferencias básicas en la susceptibilidad individual, por no hablar de los valores y los deseos de los padres y los propios niños.

La mayoría de la gente puede fácilmente aceptar el hecho de que, de vez en cuando, algunas leyes con las que algunos de nosotros estamos en desacuerdo, pueden ser necesarias para el bien público. Pero el problema en este caso se trata de nada menos que de la introducción de proteínas extrañas o virus aún vivos en el torrente sanguíneo de poblaciones enteras. Por esa sola razón, el público se ha ganado el derecho a una prueba convincente, más allá de cualquier duda razonable, de que la inmunización artificial es en realidad un procedimiento seguro y eficaz, de ninguna manera perjudicial para la salud, y que la amenaza de las enfermedades naturales correspondientes es suficientemente clara y urgente para garantizar la inoculación masiva de todo el mundo, incluso en contra de su voluntad, si es necesario.

Lamentablemente, dicha prueba nunca se ha dado; e incluso si pudieran darla, continuar empleando vacunas contra enfermedades que ya no son frecuentes o peligrosas difícilmente califica como una emergencia.

Por último, aunque no hubiera una emergencia, y la inmunización artificial podría ser demostrada ser una respuesta adecuada a la misma, la decisión quedaría en el fondo, de carácter político, en relación con cuestiones de salud y seguridad pública que son demasiado importantes para ser resuelta por cualquier criterio puramente científico o técnico, o de hecho por cualquier criterio menos autoritario que el sentido claramente articulado de la comunidad a punto de ser sometida a la misma.

Por todas estas razones, quiero presentar el caso en contra de la vacunación sistemática con la mayor claridad y fuerza como puedo. Lo que tengo que decir es que, esta no es una teoría formal capaz de ser probada o de una refutación rigurosa. Se trata simplemente de un intento de explicar mi propia experiencia, un nexo de hechos relacionados entre sí, observaciones, reflexiones e hipótesis, que en conjunto más o menos coherente y plausible y tienen sentido intuitivo para mí. Yo le ofrezco al público en gran parte debido a la creciente negativa de algunos padres a vacunar a sus hijos es tan raramente articulada o tomada en serio. El hecho es que se nos ha enseñado a aceptar la vacunación como una especie de comunión involuntaria, un sacramento de nuestra participación en el crecimiento ilimitado de la tecnología científica e industrial, totalmente desinteresado de las consecuencias a largo plazo para la salud de nuestra propia especie, dejada al equilibrio de la naturaleza en su conjunto. Por esa sola razón, el otro lado de la caja necesita urgentemente ser escuchado.

1. ¿Son las vacunas eficaces?

Existe un consenso generalizado de que el período de tiempo desde que las vacunas comunes fueron introducidas ha visto un notable descenso de las correspondientes infecciones naturales; pero el supuesto habitual de que la disminución es atribuible a las vacunas no se ha comprobado, y continúa siendo seriamente cuestionado por las autoridades eminentes en el campo. La incidencia y severidad de la tos ferina, por ejemplo, ya habían comenzado a declinar precipitadamente mucho antes de que la vacuna contra la tos ferina se introdujo, [1] un hecho que llevó al epidemiólogo C.C. Dauer a la observación, ya en 1943:

Si la mortalidad [de la tos ferina] sigue disminuyendo al mismo ritmo durante los próximos 15 años, será extremadamente difícil demostrar estadísticamente que [la inmunización contra la tos ferina] tenía algún efecto en la reducción de la mortalidad por tos ferina. [2]

Lo mismo es cierto no sólo de la difteria y el tétanos, sino también de la tuberculosis, el cólera, el tifus, la fiebre tifoidea y otras plagas comunes de una época pasada, que comenzó a desaparecer hacia el final del siglo XIX, en gran parte en respuesta a las mejoras en la salud y sanidad pública, pero en cualquier caso mucho antes de antibióticos, vacunas o las medidas médicas específicas diseñadas para erradicarlas. [3]

Reflexiones como estas llevaron la gran microbiólogo René Dubos observar que las enfermedades microbianas tienen su propia historia natural, independiente de medicamentos y vacunas, en los que la infección asintomática y la simbiosis son mucho más comunes que la enfermedad manifiesta:

Apenas se reconoce, pero menos cierto, que los animales y las plantas, así como los hombres, pueden vivir en paz con sus enemigos microbianos más notorios. El mundo está obsesionado por el hecho de que la poliomielitis puede matar y mutilar a varios miles de víctimas desafortunadas cada año. Pero lo más extraordinario es el hecho de que millones y millones de jóvenes que se infectan por el virus de la polio, aún sufren ningún daño por la infección. Los episodios dramáticos de conflicto entre el hombre y los microbios son lo que golpeó mi mente. Lo aprehendido menos fácilmente es el hecho más común de que la infección puede ocurrir sin producir enfermedad. [4]

Sin embargo, cómo las vacunas realmente lograr estos objetivos no se entiende tan bien como a la mayoría de la gente le gustaría pensar. La posibilidad preocupante de que actúan de alguna otra manera que mediante la producción de una verdadera inmunidad es sugerido por el hecho de que las enfermedades naturales correspondientes han seguido surgiendo, incluso en poblaciones altamente inmunizadas, y que en tales casos las diferencias observadas en la incidencia y severidad entre poblaciones inmunizadas y no inmunizadas han sido a menudo mucho menos dramático de lo esperado, y en algunos casos no mensurable significativa en absoluto.

En un reciente brote británico de tos ferina, por ejemplo, los niños incluso inmunizados totalmente contrajeron la enfermedad en gran número, y sus tasas de complicaciones graves y muerte no se redujeron significativamente. [5] En otro brote reciente, 46 de los 85 niños totalmente inmunizados estudiados finalmente contrajeron la enfermedad. [6]

En 1977, se reportaron 34 nuevos casos de sarampión en el campus de UCLA, entre una población que estaba supuestamente en 91% inmunizada, de acuerdo con las pruebas serológicas de cuidado. [7] En 1981, se reportaron otros 20 casos en la zona de Pecos, Nuevo México, en un plazo pocos meses, y el 75% de ellos habían sido completamente vacunado, algunos bastante recientemente. [8] Una encuesta de estudiantes de sexto grado en una zona urbana bien inmunizada de manera similar reveló que alrededor del 15% de este grupo de edad son todavía susceptibles a la rubéola, una figura esencialmente idéntica a la de la época anterior a la vacuna. [9]

Finalmente, si bien la incidencia de sarampión ha disminuido drásticamente, pasando de alrededor de 400.000 casos anuales en los principios de 1960 a alrededor de 30.000 por 1974-1976, la tasa de mortalidad se ha mantenido exactamente igual, [10] mientras que entre los adolescentes y adultos jóvenes, el grupo con la incidencia más alta en la actualidad, el riesgo de anormalidades como la neumonía y el hígado ha aumentado de forma sustancial, a más de 3% y 20%, respectivamente. [11]

La explicación más simple para estas discrepancias sería estipular que las vacunas confieren a lo sumo inmunidad parcial y temporal, lo cual suena bastante razonable, en la medida en que consisten de virus vivos, atenuados menos virulentos tras varios pases en los cultivo de tejidos, o bacterias y productos bacterianos que han muerto por el calor y/o adyuvantes químicos, de manera que aún puedan provocar una respuesta de anticuerpos sin iniciar una enfermedad en toda regla. En otras palabras, la vacuna es un “truco”, en el sentido de que simula la inmunidad real o natural desarrollada en el curso de la recuperación de la enfermedad natural, por lo que es razonable esperar que dicha inmunidad artificial, de hecho, “se desgaste” en el tiempo, e incluso requieran adicionales “dosis de refuerzo” a intervalos regulares durante toda la vida para mantener la eficacia máxima.

Tal explicación sería suficiente molesta para la mayoría de la gente. De hecho, la falacia básica en que ya es evidente en el hecho de que no hay manera de saber cuánto tiempo, que la inmunidad temporal parcial tendrá una duración en un individuo determinado, o la frecuencia con la que tendrá que ser re-estimulada, ya que las respuestas a estas preguntas presumiblemente dependen de las mismas variables individuales que habrían determinado si y que tan severamente la misma persona, si no fuera vacunado, habría contraído la enfermedad en el primer lugar. En cualquier caso, un número de otras observaciones sugieren fuertemente que igualmente esta simple explicación no puede ser la correcta.

En primer lugar, un estudio cuidadoso ha demostrado que cuando una persona es vacunado contra la enfermedad de nuevo se vuelve susceptible a ella, las dosis de refuerzo repetidas incluso tendrán poco o ningún efecto de larga duración. [12]

En segundo lugar, las vacunas no actúan sólo mediante la producción de copias pálidas o leves de la enfermedad original; también comúnmente producen una variedad de síntomas propios, que en algunos casos puede ser más grave que la enfermedad, con la participación de las estructuras más profundas, los órganos más vitales, y de menos tendencia a resolverse espontáneamente, así como siendo típicamente más difíciles de reconocer.

Así, en un reciente brote de paperas en escolares supuestamente inmunes, varios síntomas atípicos desarrollados, como la anorexia, vómitos y erupciones cutáneas eritematosas, pero sin afectación parotídea, y por lo tanto podrían no ser diagnosticadas sin extensas pruebas serológicas para descartar otras enfermedades concurrentes. [13] El síndrome de “sarampión atípico” puede ser igualmente difícil de diagnosticar, incluso cuando se piensa [14], lo que sugiere que es posible y que no pocas veces debe pasarse por alto por completo. En algunos casos, el sarampión atípico pueden ser mucho más graves que el regular, con neumonía, petequias, edema y dolor severo, [15] y lo mismo es a menudo insospechado.

En cualquier caso, parece prácticamente seguro que otros síndromes relacionados con las vacunas serán descritos e identificados, si sólo se toma la molestia de mirar por ellos, y que los que estamos al tanto de esto representamos solamente una pequeña parte del problema. Pero incluso esto solamente hace cada vez menos plausible asumir que las vacunas producen una inmunidad normal y saludable que dura por algún tiempo, pero luego se desvanece, dejando al paciente milagrosamente ileso y no afectado por la experiencia.

2. Algunas experiencias personales de casos de vacunas.

Ahora voy a presentar algunos de mis propios casos de vacunas, para dar una idea de su variedad, para mostrar lo difícil que puede ser rastrearlos, y también comenzar a abordar la cuestión de fondo que es, que rara vez se preguntó, a saber, cómo las vacunas realmente funcionan, i. e., cómo hacen lo que sea que lo hacen dentro del cuerpo, y cómo se producen los resultados que vemos clínicamente en el paciente.

Mi primer caso fue el de una niña de 8 meses de edad, con fiebres recurrentes de origen desconocido. La vi por primera vez en enero de 1977, pocas semanas después de su tercer episodio de este tipo. Estos fueron breves, con una duración de 48 horas a la mayoría, pero muy intensos, con la fiebre a menudo alcanzando 105F. Durante el segundo episodio fue hospitalizada para una evaluación diagnóstica, pero su pediatra no encontró nada fuera de lo común. Aparte de estos episodios, el niño parecía estar bastante bien, y creciendo y desarrollándose normalmente.

No pude obtener más información de la madre, excepto por el hecho de que los episodios se han producido casi exactamente con un mes de diferencia, y de la consulta de su calendario y nos enteramos de que el primer episodio había llegado exactamente un mes después de la tercera de sus vacunas DPT, y que también se le había dado a intervalos mensuales. En este punto, la madre recordó que la niña había tenido episodios de fiebre similares inmediatamente después de cada inyección, pero que el pediatra les había descartado como reacciones comunes a la vacuna, como de hecho lo son.
Puramente en la fuerza de esa historia, le di una sola dosis de la vacuna DPT homeopática ultradiluida, y estoy feliz de informar que ella no tuvo más tales episodios más, y se ha mantenido todo bien desde entonces.

Este caso ilustra cómo los “nosodes”homeopáticos, o los medicamentos preparados a partir de las vacunas o sus correspondientes enfermedades, puede ser utilizadas para el diagnóstico, así como el tratamiento de las enfermedades relacionadas con las vacunas, y que, no importa lo fuerte que se sospechen, de lo contrario podría ser casi imposible corroborar. En segundo lugar, porque la fiebre es una de las reacciones más comunes a la vacuna contra la tos ferina, y el niño parecía perfectamente bien entre los ataques, su respuesta a la misma tiene que ser considerada como una relativamente fuerte y saludable, molesto a causa de su recurrencia y periodicidad, pero también muy fácil de curar, como de hecho se demostró. Pero me pregunto qué pasa con la vacuna dentro de esas decenas y cientos de millones de niños que no muestran respuesta obvia en absoluto.

Desde entonces, he visto al menos media docena de casos de bebés y niños pequeños con fiebres recurrentes de origen desconocido, algunos de ellos asociadas con una variedad de otras dolencias crónicas, como la irritabilidad, rabietas, y el aumento de la susceptibilidad a la amigdalitis, faringitis, catarros , e infecciones del oído, que eran de manera similar trazable a la vacuna contra la tos ferina, y que también respondieron bien al tratamiento con el nosode DPT homeopático. De hecho, sobre esa base, sostengo que la vacuna contra la tos ferina es una importante causa de fiebres recurrentes de origen desconocido en este grupo de edad.

Mi segundo caso fue el de una niña de 9 meses de edad que presentó de forma aguda con fiebre de 105F., Y muy pocos otros síntomas. Ella también había tenido dos episodios similares anteriormente, pero a intervalos irregulares, y sus padres, que eran ambivalentes acerca de las vacunas, para empezar, hasta ahora le habían dado sólo una dosis de la vacuna DPT, pero su primer episodio ocurrió unas semanas después.

La vi por primera vez en junio de 1978. La fiebre se mantuvo alta y constante durante 48 horas, a pesar de los remedios habituales y las medidas de apoyo. Un CBC mostró un recuento de glóbulos blancos de 32.000 por metro cúbico. mm., con un 43% de linfocitos, 11% de monocitos, 25% de neutrófilos (muchos con granulaciones tóxicas), 20% forma de banda (también con granulaciones tóxicas), y 1% metamielocitos y otras formas inmaduras. Sin dar ninguna historia, le mostré el frotis a un amigo pediatra, y “tos ferina”, fue su respuesta inmediata. Después de una sola dosis de la vacuna DPT homeopática, la fiebre bajó abruptamente, y la chica se ha mantenido así desde entonces.

Este caso fue perturbador principalmente debido a las anormalidades hematológicas, que cayeron dentro del rango leucemoide, junto con la ausencia de cualquier tipo de tos o una enfermedad con síntomas respiratorios distintivos, todo lo que sugiere que la introducción de la vacuna directamente en la sangre puede llegar a promover la más profunda o más sistémica patología de permitir que el organismo pertussis configure síntomas típicos de la inflamación local en el portal normal de entrada.

El tercer caso es un niño de 5 años de edad con leucemia linfocítica crónica, quien me vino a ver en agosto de 1978, durante una visita a un viejo amigo y maestro, un médico de familia con una experiencia de más de 40 años. Bueno fuera del alcance del oído del niño y sus padres, él me dijo que la leucemia había aparecido por primera vez después de la vacunación DPT, que había tratado al niño con éxito con remedios naturales en dos ocasiones anteriores, y la imagen de la sangre mejoró notablemente, y el hígado y el bazo se redujeron a un tamaño casi normal, pero que la recaída completa había ocurrido poco después de cada refuerzo de DPT.

Ya era bastante chocante pensar que las vacunas podrían estar implicados en algunos casos de leucemia infantil, pero la idea también completó la línea de razonamiento abierto por el caso anterior. Para la leucemia es una transformación cancerosa de la sangre y de los órganos hematopoyéticos, el hígado, el bazo, los ganglios linfáticos y la médula ósea, que también son las unidades anatómicas básicas del sistema inmune. En la medida en que las vacunas son capaces de producir graves complicaciones de ningún tipo, la sangre y los órganos inmunes sería el lugar lógico para comenzar a buscarlos.

Pero quizás aún más impactante para mí fue el hecho de que un éxito notable de mi maestro en el tratamiento de este niño no disuadió a sus padres de la revacunación por lo menos dos veces más, y que la conexión entre la vacuna y la enfermedad no se conoce generalmente al público o ni es seriamente considerada por la comunidad médica. Fue este caso que me convenció de la necesidad de un debate franco y abierto entre los médicos y los pacientes por igual, sobre nuestra experiencia colectiva con las enfermedades relacionadas con la vacuna. Si bien la investigación científica cuidadosa de estos asuntos se espera que sobrevenga, el nivel de compromiso público requerido incluso a formular la pregunta adecuada parece estar muy lejos.

Ahora voy a presentar dos casos de mi limitada experiencia con la vacuna triple vírica.

En diciembre de 1980 vi a un niño de 3 años de edad con pérdida de apetito, dolor de estómago, indigestión, y glándulas inflamadas durante más o menos los últimas 4 semanas. Los dolores de estómago eran bastante graves, y a menudo acompañados de eructos, flatulencia y diarrea explosiva. La nariz también estaba congestionada, y los párpados inferiores estaban bastante rojos. La madre también informó de algunos cambios de comportamiento inusuales, desorden extremo, “salvajes” y de juego ruidoso, y el despertar a las 2 de la mañana a meterse en la cama con ella.

El examen físico sin complicaciones a excepción de grandes ganglios linfáticos, auricular posterior y suboccipitales, y marcada ampliación de las amígdalas. Eso despertó mi curiosidad, y me enteré de que el niño había recibido la vacuna triple viral en octubre, alrededor de 2 semanas antes del inicio de los síntomas, sin reacción aparente en el momento. Le di una sola dosis de la vacuna contra la rubéola homeopático altamente diluida, y los síntomas desaparecieron dentro de las 48 horas.

La primavera siguiente, los padres lo trajo de vuelta con un poco de fiebre, y una historia de 3 semanas de dolor intermitente en y detrás de la oreja derecha, así como congestión nasal y otros síntomas de resfriado. En el examen, todo el lado derecho de la cara parecía estar hinchado, especialmente la mejilla y el ángulo de la mandíbula. Respondió bien a los remedios homeopáticos, sin requerir el nosode de las paperas, y ha permanecido así desde entonces.

Este niño exhibió algunas características interesantes que he aprendido a reconocer en otros casos MMR. En un intervalo de unas pocas semanas después de la vacuna, que es aproximadamente el mismo que el período de incubación de las enfermedades correspondientes, una enfermedad anodina se desarrolla, que luego se convierte subaguda y bastante más grave que la rubéola en el mismo grupo de edad, con dolor abdominal y/o en las articulaciones con adenopatía marcada, pero sin erupción. Por lo general, el diagnóstico se sospecha debido a la ampliación de los nodos auricular posterior y suboccipitales, para lo cual la rubéola y algunas otras enfermedades tienen una afinidad marcada, y una respuesta favorable al nosode de la rubéola homeopático confirmada.

Por otra parte, su segunda enfermedad, y sobre todo la ampliación parótida, bien pueden haber representado actividad continua del componente de paperas de la vacuna, aunque se aclaró tan rápidamente que nunca necesité probar esta hipótesis utilizando el nosode paperas homeopático. De cualquier manera, sugiere fuertemente la posibilidad de que se puede producir una variedad de síndromes “mixtos” o compuestos, que representa las respuestas del paciente a dos o quizás tres de los componentes de la vacuna, ya sea más o menos simultáneamente, o uno por uno con el tiempo, como el siguiente caso ilustra:

En abril de 1981 vi por primera vez un niño de 4 años de edad, por la ampliación bilateral crónica de los nodos auriculares posteriores, que también dolía algo a veces. La madre había notado la hinchazón alrededor de un año, tiempo durante el cual también se había vuelto más susceptibles a diversas infecciones respiratorias superiores, ninguna de ellas muy grave. En el mismo período de tiempo, ella también había observado edema de la parótida periódico a intervalos irregulares, que comenzaron poco después de la vacuna triple vírica que se le dio a la edad de 3.

En su primera visita, el muchacho no estaba enfermo, y la madre tenía 2 meses de embarazo; así que decidí observarlo pero si es posible sin hacer nada más hasta que el embarazo había terminado. Él desarrolló una laringitis leve en su tercer trimestre, pero respondió bien a reposo en cama y remedios agudas simples. La primavera siguiente cayó con bronquitis aguda, y me di cuenta de que las glándulas auriculares posteriores estaban una vez más hinchado y sensible, así que decidí darle una dosis del nosode de la rubéola homeopático en ese punto. La tos se calmó rápidamente, y los nodos tuvieron una regresión en tamaño y ya no tenían sensibilidad. Sin embargo, dos semanas después, estaba de vuelta, esta vez con una tumefacción dolorosa en la parte externa de la mejilla, cerca del ángulo de la mandíbula, y un poco de dolor al masticar o abrir la boca. Se le dio una dosis del nosode de las paperas homeopático, y el niño ha estado bien desde entonces.

Lo que fue particularmente notable acerca de este caso fue su fuerte patrón de cronicidad, con un aumento de la susceptibilidad a las respuestas más débiles, de baja calidad, en contraste con las respuestas enérgicas, agudas típicamente asociados con enfermedades como el sarampión y las paperas cuando son adquiridas naturalmente.

3. ¿Cómo funcionan las vacunas?

Es peligrosamente engañoso, y de hecho exactamente lo contrario de la verdad, con la reivindicación de que una vacuna nos hace “inmune” o nos protege contra una enfermedad aguda, si de hecho sólo impulsa la enfermedad más profundamente en el interior y nos hace abrigarla crónicamente en cambio, con el resultado de que nuestras respuestas a ella se vuelven progresivamente más débiles, pero muestran menos y menos tendencia a sanar o resolverse espontáneamente. Lo que propongo, entonces, es investigar tan a fondo y objetivamente como pueda cómo las vacunas funcionan realmente en el interior del cuerpo humano, y que comienzan simplemente prestando atención a las implicaciones de lo que ya sabemos. Considere el proceso de enfermar y recuperarse de una enfermedad aguda típica, como el sarampión, en contraste con lo que podemos observar tras la administración de la vacuna contra el sarampión.

Todos sabemos que el sarampión es principalmente un virus del tracto respiratorio superior, tanto porque es adquirida por personas susceptibles por inhalación de gotitas infectadas en el aire, y porque estas gotitas son producidas por la tos y los estornudos de un paciente con la enfermedad. Una vez inhalado por un individuo susceptible, el virus sufre un período prolongado de multiplicación en silencio, primero en las amígdalas, adenoides, y agregaciones linfoides accesorias de la nasofaringe; más adelante en los ganglios linfáticos regionales de la cabeza y el cuello; y, finalmente, varios días después, se pasa a la sangre y entra en el bazo, el hígado, el timo y la médula ósea, los órganos “viscerales” del sistema inmunológico. [16] A lo largo de este período de “incubación”, que dura de 10 a 14 días, el paciente por lo general se siente muy bien, y experimenta pocos o ningún síntoma de ningún tipo. [17]

En el momento en que aparecen los primeros síntomas del sarampión, anticuerpos circulantes son ya detectables en la sangre, y la altura de la sintomatología coincide con el pico de la respuesta de anticuerpos. [18] En otras palabras, la “enfermedad” que llamamos el sarampión es simplemente el esfuerzo definitivo del sistema inmunológico para eliminar este virus de la sangre. Observe también que esta expulsión se lleva a cabo por estornudos y tos, i. e., a través de la misma ruta a través del cual entró en el primer lugar. Está muy claro en lo anterior, que el proceso de montaje y recuperación de una enfermedad aguda como el sarampión implica una movilización general del sistema inmunológico en su conjunto, incluyendo la inflamación de los tejidos previamente sensibilizados en el portal (s) de entrada, la activación de leucocitos, macrófagos y el sistema del complemento en suero, y una serie de otros mecanismos, de los cuales la producción de anticuerpos circulantes es sólo uno más, y de ninguna manera el más importante.

Tales efusiones espléndidas de hecho representan las experiencias decisivas en la maduración fisiológica normal del sistema inmune en la vida de un niño sano. La recuperación de sarampión no sólo protege a los niños de ser susceptibles a ella de nuevo, [19], no importa cuántas más veces que pueden estar expuestos a ella, sino que también los prepara para responder con prontitud y eficacia a cualquier otra infección que pueden encontrar en el futuro. Por tanto, la capacidad de montar una respuesta vigorosa a la infección aguda debe ser contada entre los requisitos más importantes de la salud y el bienestar que todos compartimos.

Por el contrario, la vacuna contra el sarampión de virus vivos atenuados artificialmente se inyecta directamente en la sangre, sin pasar por el puerto normal de entrada, y establece como máximo una reacción inflamatoria breve en el sitio de la inyección, o tal vez en los ganglios linfáticos regionales, sin sensibilización local en el portal normal de entrada, sin “período de incubación”, sin respuesta inflamatoria generalizada, y sin derramamiento generalizado. Por “engañar” al cuerpo de esta manera, hemos logrado precisamente lo que todo el sistema inmunológico parece haber evolucionado para impedir: hemos colocado el virus directamente en la sangre, y se le ha dado acceso gratuito e inmediato a los principales órganos y tejidos inmunes , sin ningún mecanismo obvio o vía para deshacerse de ella.

El resultado es la producción de anticuerpos circulantes contra el virus, que pueden de hecho ser medidon en la sangre; pero esta respuesta de anticuerpos se produce como una proeza técnica aislada, sin ninguna enfermedad manifiesta para la que recuperarse, o cualquier mejora notable en la salud general del receptor. De hecho, yo sostengo que exactamente lo contrario es cierto, y que el precio que tenemos que pagar por estos anticuerpos es la persistencia de elementos virales en la sangre durante largos períodos de tiempo, quizás permanentemente, lo que a su vez conlleva un debilitamiento sistemático de nuestra capacidad para montar una respuesta aguda, no sólo para el sarampión, sino para otras infecciones.

Lejos de producir una verdadera inmunidad, entonces, mi sospecha y mi miedo es que las vacunas actúan interfiriendo con, e incluso la supresión de la respuesta inmune como un todo, de la misma manera que la radiación, la quimioterapia, los corticosteroides y otros fármacos anti-inflamatorios lo hacen. La inmunización artificial se centra en la producción de anticuerpos, un solo aspecto del proceso inmunológico, desarticulado, y no permite reposar en la totalidad, de la misma manera que la supresión química de una presión arterial elevada es aceptada como un sustituto válido para una verdadera curación o curación del paciente cuya presión arterial se ha elevado. Es la cereza en el pastel, sin la torta. La peor parte de esta falsificación es que se hace más difícil, si no imposible, para los niños vacunados que puedan montar una respuesta normalmente aguda y vigorosa a la infección, sustituyendo para ello una respuesta mucho más débil, esencialmente crónica, con poca o ninguna tendencia a curar espontáneamente.

Además, ya existen excelentes modelos para predecir y explicar lo que es probable que el resultado de la persistencia a largo plazo de proteínas extrañas virales, bacterianas, y otras dentro de las células del sistema inmune como tipos de enfermedad crónica. Desde hace tiempo se sabe que los virus vivos, por ejemplo, son capaces de sobrevivir durante años dentro de células huésped en una forma latente, sin que necesariamente provoquen la enfermedad aguda, simplemente fijando su propio material genético (DNA o RNA) como un “episoma” o de partículas extra para el genoma de la célula huésped, y replicandose junto con él, permitiendo este último para continuar sus funciones normales en su mayor parte, pero con la adición de nuevas instrucciones para la síntesis de proteínas virales también. [20]

Virus latentes de este tipo ya han sido implicados en tres tipos distintos de enfermedad crónica, es decir,

1) recurrente o enfermedades agudas episódicos, como el herpes simple, herpes, verrugas, etc .; [21]

2) enfermedades “virus lento”, i. . e, subaguda o síndrome, y, con frecuencia enfermedades mortales progresistas, como el kuru, enfermedad de Creutzfeldt-Jakob, posiblemente de Guillain-Barré crónico y panencefalitis subaguda esclerosante (SSPE), una rara complicación de sarampión; [22] y

3) tumores, tanto benignos como malignos. [23] En todas estas variedades, el virus latente “sobrevive” como un elemento claramente extranjero dentro de la célula, lo que implica que el sistema inmunológico debe continuar tratando de hacer anticuerpos contra él, en la medida en que todavía puede responde en absoluto. Pero debido a que el virus se ha incorporado permanentemente dentro del material genético de la célula, estos anticuerpos ahora tendrán que ser dirigido contra la propia célula.

La persistencia de virus vivos y otros antígenos extraños dentro de las células del huésped, por tanto, no puede dejar de provocar fenómenos autoinmunes, porque atacar y destruir las células infectadas es ahora el único camino posible para eliminar este desafío antigénico constante del cuerpo. Desde que la vacunación obligatoria universal introduce virus vivos y otros materiales altamente antigénicos en la sangre de prácticamente cada persona que vive, no es difícil predecir que una cosecha importante de enfermedades autoinmunes se traducirá automáticamente.

Sir Macfarlane Burnet ha observado que los diversos componentes de la función del sistema inmunológico, como si estuvieran colectivamente diseñados para ayudar al organismo a distinguir “propio” del “no propio”, i. e., para ayudarnos a reconocer y tolerar nuestras propias células, y para identificar y eliminar las sustancias extrañas o ajenas forma más completa posible. [24]

Presta nmayor credibilidad a esta hipótesis la respuesta aguda a la infección, como hemos visto, y el rechazo de tejidos u órganos trasplantados de la misma especie, i. e., homoinjertos, tanto de los cuales desempeñan la eliminación completa y permanente de las sustancias ofensivas del cuerpo. Si Burnet está en lo correctos los virus, entonces latentes, fenómenos autoinmunes, y quizá de cáncer podrían ser considerados como diferentes aspectos de la misma realidad básica, a los que el sistema inmunológico no puede ni escapar ni resolver. Porque todos ellos implican un cierto grado de insuficiencia inmunológica crónica, un estado en el que se hace cada vez más difícil o imposible que el cuerpo ya sea reconozca sus propias células inequívocamente por su cuenta, o para eliminar sus parásitos como esencialmente extranjeros.

En el caso de la vacuna del virus vivos del sarampión atenuados, introduciéndolo directamente en la sangre podría continuar por provocar una respuesta de anticuerpos durante un período considerable de tiempo, que por supuesto es el punto de dar la vacuna, pero con el tiempo, como el virus logra una estado de latencia, que la respuesta sería presumiblemente disminuida, tanto porque los anticuerpos circulantes normalmente no pueden cruzar la membrana celular, y porque también son potentes agentes inmunosupresores en su propio derecho. [25]

Después de eso, el efecto de los anticuerpos circulantes sería, en efecto, para aprisionar el virus dentro de la célula, i. e., y continuar para evitar cualquier respuesta inflamatoria aguda, hasta que, tal vez bajo circunstancias de una emergencia o de estrés acumulado, este precario equilibrio se rompe, los anticuerpos comienzan a producirse en grandes cantidades contra las propias células, y auto-frank del fenómenos inmunes, incluyendo necrosis y daño tisular, es probable que aparezcan. En este sentido, los virus latentes son como “bombas de tiempo” biológicas, fijadas para estallar en un momento indeterminado del futuro. [26]

Fenómenos autoinmunes han parecido siempre oscuros, aberrantes, y extraños a los médicos, ya que no es intuitivamente obvio por qué el cuerpo de repente debe empezar a atacar y destruir a sus propios tejidos. Ellos hacen mucho más sentido, y tal vez incluso deben ser considerados como “saludable”, en la medida en que la destrucción de las células con infección crónica es la única manera posible para eliminar una amenaza aún más grave para la vida, es decir, el desafío antigénico extraño persiste dentro de la células del huésped.

De acuerdo con el mismo modelo, la formación de tumores podría entenderse simplemente como una etapa más avanzada de la insuficiencia inmunológica crónica, ya que cuanto mayor sea que el anfitrión se somete a una enorme y constante presión para producir anticuerpos contra sí mismo, el proceso probablemente se convierta en menos eficaz. Finalmente, bajo la presión de esta magnitud, el propio mecanismo autoinmune podría romper hasta el punto que las células con infección crónica y transformadas genéticamente, ya no claramente “sí son o no son yo”, comienzan a liberarse de las restricciones normales de “histocompatibilidad” dentro de la arquitectura de las células y los tejidos circundantes, y comienzan a multiplicarse de manera autónoma a sus expensas. Un tumor podría describirse como “benigno” si el debilitamiento de histocompatibilidad permanece estrictamente localizado en el tejido de origen, “maligno” si el proceso se derrama en otros tipos de células, tejidos y órganos, incluso en las zonas más remotas, y no necesariamente de forma rígida o permanentemente una o la otra, ya que difieren principalmente en grado y, por tanto, podrían o no podrían incluso cambiar de ida y vuelta en uno a su debido tiempo.

Si lo que estoy diciendo resulta ser verdad, entonces todo lo que hemos logrado mediante la inmunización artificial es haber negociado fuera de nuestras enfermedades epidémicas agudas de siglos pasados por las enfermedades crónicas más débiles y menos curables del presente, con su sufrimiento y discapacidad pagado poco a poco, en lugar de todos a la vez, y que se amortizan durante la vida del paciente. Tal vez aún más, me temo que al hacerlo hemos abierto posibilidades ilimitadas para nuevas enfermedades en el futuro por la recombinación genética in vivo dentro de las células de la carrera.

4. Las vacunas idividualmente reconsideradas

Ahora voy a considerar cada una de las vacunas de forma individual, en relación a las enfermedades naturales de los que se derivan.

La vacuna triple MMR comprende, sarampión atenuadas, las paperas y la rubéola, administrados en una sola inyección intramuscular a unos 15 meses de edad. Las dosis de refuerzo posteriores ya no se recomiendan, excepto para las mujeres jóvenes en edad fértil, en quien se cree el riesgo de síndrome de rubéola congénita (SRC) para justificar que, a pesar de que la eficacia de tales refuerzos es cuestionable en el mejor, como hemos visto.

Antes de la era de la vacuna, el sarampión, las paperas y la rubéola fueron clasificados como “enfermedades de rutina de la infancia”, que la mayoría de los escolares la adquirían antes de la edad de la pubertad, y de la que casi todos se recuperaron, con inmunidad de por vida y de la que no hay complicaciones o secuelas. Pero no siempre fueron tan inofensivas. El sarampión, en particular, es devastador cuando una población que se encuentra con él por primera vez. Su importación desde España, sin duda, contribuyó a la conquista de Cortez del poderoso imperio azteca ‘con sólo un puñado de soldados: cuando pueblos enteros fueron llevados por las epidemias de sarampión y viruela, dejando sólo un pequeño remanente acobardado, y supersticioso para hacer frente a los conquistadores barbudos venidos a través del mar. [27]

En los brotes más recientes entre los pueblos primitivos, aislados, la tasa de letalidad por sarampión es en promedio de 20 a 30%. [28] En estos llamados epidemias de “suelo virgen”, no sólo contra el sarampión, la poliomielitis, sino también muchas otras enfermedades epidémicas toman su cifra más alta de mortalidad y complicaciones graves entre los adolescentes y adultos jóvenes, aparentemente personas sanas y vigorosas en la flor de la vida, y dejan relativamente ileso el grupo de niños en edad escolar antes de la edad de la pubertad. [29]

La evolución de una enfermedad como el sarampión de un asesino temido a una enfermedad habitual de la infancia presupone el desarrollo de la inmunidad no específica o de “manada” en los niños pequeños, de manera que cuando finalmente son expuestos a ella, se activan los mecanismos de defensa que ya están colocados para recibirlo, lo que resulta en el período de incubación prolongado y generalmente benigno, autolimitado descrito anteriormente.

En estas circunstancias, la justificación de la vacunación de los niños pequeños en contra se limita al hecho de que un número muy pequeño de muertes y complicaciones graves se han seguido produciendo, principalmente la neumonía, encefalitis y la rara panencefalitis esclerosante subaguda (SSPE), una enfermedad viral lenta con una incidencia de 1 por cada 100.000 casos.[30] La neumonía, con mucho, es la más común, también es benigna y autolimitada en la mayoría de los casos, incluso sin tratamiento, [31] e incluso en esos casos raros en que sobreviene la neumonía bacteriana, el tratamiento adecuado está disponible actualmente.

Por todas las cuentas, entonces, la tasa de mortalidad por sarampión es muy baja en los países desarrollados, el riesgo de complicaciones graves es muy bajo, y el beneficio general al niño que se recupera de la misma, así como sus contactos y descendientes, es muy importante. Incluso si la vacuna podría ser demostrada por reducir aún más el riesgo de muerte y morbilidad grave, estos pequeños logros difícilmente justifican la alta probabilidad de enfermedades autoinmunes, cáncer, y todo lo que puede ser consecuencia de la acogida y la propagación del virus del sarampión latente en cultivo de tejido humano para la vida.

Irónicamente, lo que la vacuna sin duda ha hecho es invertir el proceso histórico o evolutivo en la medida en que el sarampión es ahora una vez más una enfermedad de los adolescentes y adultos jóvenes, [32] con un correspondiente aumento del riesgo de complicaciones, y una tendencia general a producir más enfermedades y discapacidades de lo que lo hace en niños de escuela primaria.

En cuanto a la afirmación de que se ha ayudado a eliminar la encefalitis del sarampión, incluso en mi propia relativamente pequeña práctica general ya he visto a dos niños con trastornos convulsivos que los padres claramente trazan a la vacuna contra el sarampión, aunque nunca hubieran sido capaces de demostrar la conexión en una corte, y ni siquiera consideran la posibilidad de indemnización. Estos casos, por lo tanto, nunca hacen en las estadísticas oficiales, y se encuentran debidamente omitidos de encuestas convencionales del problema, a pesar del hecho de que la inyección de sarampión en la sangre, naturalmente, a favor de una mayor incidencia de complicaciones viscerales que afectan a los pulmones, el hígado y el cerebro , órganos para los que el virus tiene una afinidad conocida.

El caso para la inmunización contra las paperas y la rubéola parece a fortiori aún más tenue, exactamente por las mismas razones. Las paperas son también esencialmente una enfermedad benigna, autolimitada en los niños antes de la edad de la pubertad, y la recuperación de un solo ataque confiere asimismo inmunidad de por vida. La principal complicación es meningoencefalitis, las formas leves o subclínicas de las cuales son relativamente comunes, pero la tasa de mortalidad es muy baja, [33] y las secuelas son raros. La vacuna contra las paperas se prepara y se administra en la misma manera que el sarampión, casi siempre en la misma inyección, y los peligros asociados con el mismo son también comparables. También se está convirtiendo en una enfermedad de los adolescentes y adultos jóvenes, [34] los grupos de edad que la toleran mucho menos. Con ellos la complicación principal es orquiepididimitis, que se produce en el 30-40% de los varones afectados más allá de la edad de la pubertad, y por lo general resulta en la atrofia del testículo en el lado afectado, [35] pero que también muestra una clara afinidad por el ovario y páncreas, y pueden atacar estos órganos.

Por todas estas razones, el mayor favor que podemos hacer por nuestros hijos sería exponerlos a la del sarampión y las paperas cuando llegan a la edad escolar, lo que no sólo los protege de contraer versiones más graves después de la pubertad, sino que también mejorará enormemente su maduración inmunológica con el mínimo riesgo, tal como era la regla antes de la introducción de la vacuna.

La misma discrepancia es evidente para la rubéola o “sarampión alemán”, así, que en los niños pequeños es una enfermedad tan leve que escapa con frecuencia a la detección, [36] pero en adolescentes y adultos es mucho más probable que produzca la artritis, púrpura, y otra indicaciones sistémicas de mayor severidad. [37] El principal impulso de la comercialización de la vacuna fue sin duda el reconocimiento de síndrome de rubéola congénita (SRC), como resultado del daño intrauterina al embrión cuando la madre adquiere el virus en su primer trimestre de embarazo, [38] y la incidencia inusualmente elevada de CRS durante el brote de rubéola de 1964. Una vez más, tenemos una enfermedad casi totalmente benigna, autolimitada hecha por la vacuna en un mucho menos benigna y de los adolescentes y adultos jóvenes en edad reproductiva, precisamente el grupo que más necesita protegerse de ella, mientras que la forma más fácil y más eficaz de prevenirla sería igualmente para exponer a los niños a la enfermedad en la escuela primaria. La reinfección puede ocurrir a veces después de la recuperación, pero con mucho menos frecuencia que después de la vacunación. [39]

La ecuación parece bastante diferente para las vacunas contra la difteria y el tétanos. En primer lugar, ambas enfermedades naturales son graves ya veces fatales, incluso con el mejor tratamiento. Esto es especialmente cierto del tétanos, que aún lleva una mortalidad de al menos 10-20%. Por otra parte, estas vacunas no están hechas de organismos vivos, pero sólo de ciertas toxinas elaboradas por ellos.

Estas sustancias venenosas son responsables de toda la muerte y la destrucción causada por estas enfermedades, y siguen siendo altamente antigénicas incluso después de ser inactivadas por el calor. Los “toxoides” de la difteria y el tétanos por lo tanto no protegen contra la infección en sí, sino sólo contra la acción sistémica de estos venenos, a falta de que ambas infecciones son de menor importancia clínica. Por tanto, es fácil entender por qué los padres pueden querer a sus hijos protegidos contra la difteria y el tétanos, si la protección segura y eficaz estaba disponibles; y ambas vacunas han estado en uso durante mucho tiempo, con una muy baja incidencia de complicaciones graves reportadas, por lo que ha habido muy poca protesta pública en contra de ellos.

Por otro lado, ambas enfermedades se controlan fácilmente mediante medidas sanitarias simples y una cuidadosa atención a la higiene de las herida, y ambos han estado desapareciendo de manera constante de los países industrialmente desarrollados desde mucho antes de que se introdujeran los toxoides. La difteria ahora sólo se produce de forma esporádica en los Estados Unidos, a menudo en zonas con depósitos significativos de niños no vacunados.

Pero la afirmación de que la vacuna protege es desmentida por el hecho de que, cuando la enfermedad llega, los supuestamente niños “sensibles” no son más propensos a desarrollarla que sus contactos totalmente inmunizados. En un brote de 1969 en Chicago, por ejemplo, el Consejo de Salud informó que el 25% de los casos había sido totalmente inmunizados; otro 12% había recibido una o más dosis y serológicamente eran totalmente “inmunes”, y otro 18% había sido parcialmente inmunizado, de acuerdo con los mismos criterios. [40]

Así que una vez más nos enfrentamos a la posibilidad de que el toxoide diftérico no ha producido una verdadera inmunidad contra la difteria, sino más bien una especie de tolerancia inmunológica crónica a la misma, por albergar residuos altamente antigénicos en algún lugar dentro de las células del sistema inmune, presumiblemente con largo efectos supresores plazo sobre el mecanismo inmunológico en general. Esta sospecha gana mayor credibilidad del hecho de que todos los componentes de la vacuna DPT son precipitados con alumbre y conservados con timerosal, un derivado de organomercurio, para preservarlos de ser metabolizados demasiado rápidamente, de modo que el reto antigénico continuará durante tanto tiempo como sea posible. El hecho es que no sabemos, ni siquiera parece importar, en lo que en realidad se convierten estas sustancias extrañas una vez que están dentro de nuestros cuerpos y los de nuestros hijos.

Exactamente las mismas preguntas rondan el récord aparentemente favorable de la vacuna contra el tétanos, que es casi seguro que ha tenido algún impacto en la reducción de la incidencia del tétanos en su forma aguda clásica, pero presumiblemente también persiste durante años o incluso décadas como un antígeno extraño potente dentro de las células del sistema inmune, con efectos a largo plazo sobre el mecanismo inmune que para el presente son invisibles y por lo tanto imposible de calcular.

Al igual que la difteria y el tétanos, la “tos ferina” comenzó a declinar como una amenaza de grave epidemia, como hemos visto, mucho antes de que se introdujo la vacuna DPT. Por otra parte, la vacuna contra la tos ferina no ha sido particularmente eficaz, incluso de acuerdo con sus defensores, y la incidencia de efectos secundarios conocidos es preocupantemente alta. Su poder para dañar el sistema nervioso central o SNC, por ejemplo, ha recibido mucha atención desde que el Dr. Gordon Stewart y sus colegas publicaron un alarmante número de casos de encefalopatía y trastornos convulsivos graves en niños británicos que eran trazables a la vacuna. [41]

Mis propios casos, algunos de los cuales fueron citados anteriormente, sugieren que las alteraciones hematológicas también deben ser investigados, y que las complicaciones conocidas representan a lo sumo una pequeña fracción del total real.

En cualquier caso, la vacuna contra la tos ferina se ha convertido en polémica incluso en los Estados Unidos, donde la opinión médica sigue siendo casi unánime a favor de las vacunas en general, mientras que en varios otros países, como Alemania Occidental, han abandonado la vacunación contra la tos ferina rutina por completo. [42] La tos ferina también es extremadamente variable clínicamente, y varían en severidad desde infecciones asintomáticas, leves o inaparentes, que no son infrecuentes los casos, a muy raras en los bebés menores de 6 meses de edad, en los que la mortalidad se reclama por algunos para llegar a 40%. [43] En los niños mayores de un año de edad, sin embargo, la enfermedad es raramente fatal, o incluso seria una amenaza de dificultad, a pesar de su intensidad, mientras que los antibióticos juegan una parte muy pequeña en el resultado. [44]

La mayor parte de la presión para inmunizar en la actualidad por lo tanto parece atribuible a la mayor tasa de mortalidad en los niños muy pequeños, lo que ha llevado a lo que me parece una práctica aterradora de dar esta claramente peligrosa mayoría de vacunas a los niños pequeños, a partir de los 2 meses de edad, cuando la leche de sus madres normalmente les protegería de todas las infecciones tan bien como siempre lo pudo hacer para este grupo de edad, [45] y su efecto sobre los sistemas sanguíneo y nervioso aún en desarrollo es más apto para ser catastrófico. Por todas estas razones, la inmunización contra la tos ferina rutina debe interrumpirse tan pronto como sea posible, hasta que se realicen más estudios para evaluar y afrontar el costo de cualquier daño que ya ha hecho.

La poliomielitis y las vacunas contra la polio presentan una situación completamente diferente. La vacuna Sabin estándar es trivalente, que consta de poliovirus vivos atenuados de cada una de las tres cepas conocidas para producir enfermedad paralítica, y se administra por vía oral, de la misma manera que la infección se adquiere en la Naturaleza. Por lo tanto permitiendo que el receptor pueda desarrollar algo parecido a una inmunidad natural, mediante la sensibilización de las células del tracto digestivo en el portal normal de entrada, podría representar un factor de seguridad considerable. Por otro lado, los virus de la poliomielitis de tipo salvaje no producen síntomas de ningún tipo en más del 90% de las personas que los contactan, incluso en condiciones epidémicas; [46] y de los que se enferman, la gran mayoría sufren nada peor que una gastroenteritis típica que es más o menos indistinguible de cualquier otra de las diarreas comunes de verano en los niños. Sólo el 1 o 2% de ellos progresan a la imagen en toda regla de “poliomielitis” paralítica, con sus típicas lesiones en las neuronas motoras de la médula y el bulbo raquídeo vertebral. [47] La poliomielitis por lo tanto también requiere condiciones peculiares e inusuales de susceptibilidad en el huésped, de hecho, una susceptibilidad anatómica, ya que la virulencia del virus de la polio es tan baja para la mayoría de la gente, incluso en condiciones epidémicas, y el número de casos con resultado de muerte o discapacidad permanente siempre fue comparativamente tan pequeña. [48]

Dado el hecho de que los virus de la polio eran ubicuos antes de la introducción de la vacuna, y se podían encontrar habitualmente en muestras de aguas residuales de la ciudad donde se los busque, [49], es evidente que la inmunidad natural era eficaz para e y estaba tan cerca de ser universal como lo que nunca podría ser, y con mayor razón de que un sustituto artificial podría jamás, o igual o incluso aproximarse a ese registro. Dado que el virus era de tan baja virulencia, para empezar, es difícil imaginar lo que posiblemente podría lograr otra cosa aún más la atenuación del mismo, con excepción quizás de abatir el pleno vigor de la respuesta inmune natural para él. Por el hecho es que incluso el virus atenuado todavía está vivo, y que las personas que eran anatómicamente susceptibles a ella antes siguen siendo susceptibles a ella ahora. Esto significa que al menos algunas de estas mismas personas desarrollará poliomielitis paralítica de la vacuna, [50] y que todos o la mayoría de los otros pueden todavía ser albergar el virus en forma latente, tal vez dentro de estas mismas células diana.

La única ventaja de dar la vacuna, entonces, sería exponer a la población al virus cuando su virulencia es más baja, [51] i. e., cuando aún son bebés, pero este beneficio puede ser más que compensado por el debilitamiento de la respuesta inmune, como hemos visto. En cualquier caso, todo el asunto es claramente uno de considerable complejidad, y también ilustra los peligros y errores de cálculo inherentes a la tentación casi irresistible oculta para tratar de vencer a la naturaleza en su propio juego, para eliminar un problema que no puede ser eliminado, que es la susceptibilidad a enfermedad en sí.

Así que incluso en el caso de la vacuna contra la polio, que parece ser tan segura como una vacuna puede serlo, el mismo dilema básico permanece. Tal vez el día en que vamos a estar listos para enfrentar las consecuencias de alimentar deliberadamente virus de la polio vivos a cada niño con vida, y admitir que deberíamos haber dejado las cosas como estaban, y volcarnos hacia el arte de la curación de los enfermos cuando tenemos que hacerlo, en lugar de la tecnología de la erradicación de la posibilidad de la enfermedad, cuando no tenemos que hacero, y en lo que no podemos posiblemente tener éxito en cualquier caso.

5. La vacunación y el camino de la tecnología médica.

En conclusión, quiero ir de nuevo al principio, a los aspectos esencialmente políticos de vacunación, que nos obligan a razonar y a deliberar juntos sobre asuntos de interés común, y para llegar a una decisión clara sobre la forma en que elegimos vivir. He dicho a mis propios puntos de vista sobre la seguridad y eficacia de las vacunas, y espero que otros de diferentes puntos de vista van a hacer lo mismo.

Pero estoy profundamente preocupado por el ambiente de fanatismo que rodea el tema, por el que se imponen por la fuerza las vacunas en el público, en ausencia de cualquier emergencia de salud pública, a menudo en contra de su voluntad, y la discusión seria de esto es ridiculizada, sofocada, e ignorada por las autoridades médicas como si la pregunta se hubiera resuelto definitivamente y para siempre. Aquí está una de las vistas triunfalistas clásicas, desde el gran científico Macfarlane Burnet, a quien hemos visto antes:

Es nuestro orgullo que en un país civilizado las únicas enfermedades infecciosas que tenga posibilidades de sufrir cualquier persona son triviales o fácilmente curadas con medicamentos disponibles. Las enfermedades que mataron en el pasado se han vuelto impotentes, y en el proceso se han desarrollado los principios generales de control que deben ser aplicables a cualquier brote inesperado en el futuro. [52]

Al margen de la verdad o falsedad de estas afirmaciones, que ejemplifican la petulancia y la justicia propia de una profesión y una sociedad que rinde culto a su propia capacidad de manipular y controlar los procesos de la naturaleza misma. Por eso, como dice Robert Mendelsohn, “estamos prestos a apretar el gatillo, pero lentos para examinar las consecuencias de nuestras acciones.” [53] De hecho, metódicamente lentos, es lo que uno tendría que decir. En 1978, por ejemplo, la Academia Americana de Pediatría fue comisionada por el Congreso para formular directrices para la compensación Federal de las “lesiones relacionadas con las vacunas”, e incluyó las siguientes restricciones de elegibilidad en su informe:

1. Tal reacción debería haber sido reconocida previamente como una posible consecuencia de la vacuna administrada.

2. Tal reacción debería haber ocurrido no más de 30 días después de la inmunización. [54]

Estas restricciones excluirían automáticamente todas las enfermedades crónicas, y de hecho todo lo demás, excepto las muy pocas reacciones adversas que hasta el momento han sido identificadas, que representan claramente que no son más que una pequeña fracción del problema. Aún menos, ya sea del gobierno o del establecimiento médico considerarse ignorante de la amenaza que acecha a todos los padres, que las vacunas pueden causar cáncer y otras enfermedades crónicas. Precisamente esa posibilidad fue planteada por el Prof. Robert Simpson de Rutgers, en un seminario de 1976 para escritores científicos patrocinados por la Sociedad Americana del Cáncer:

Los programas de inmunización contra la gripe, el sarampión, las paperas, y la polio, y así sucesivamente, en realidad puede ser la siembra de los seres humanos con el ARN para formar provirus latentes en las células de todo el cuerpo. Estos pueden ser moléculas en busca de enfermedades: cuando se activan bajo condiciones apropiadas, que podrían causar una variedad de enfermedades, incluyendo la artritis reumatoide, esclerosis múltiple, lupus eritematoso sistémico, enfermedad de Parkinson, y quizá de cáncer. [55]

Por desgracia, este es el tipo de advertencia de las que pocas personas están listas, dispuestas o son capaces de escuchar, y menos aún la Sociedad Americana del Cáncer o la Academia Americana de Pediatría. Todos nosotros todavía queremos creer en el “milagro”, como lo llama Dubos, independientemente de la evidencia:

La fe en el poder mágico de las drogas a menudo embota los sentidos críticos, y se acerca a veces a una histeria colectiva, con participación de científicos y laicos por igual. Los hombres quieren milagros tanto hoy como en el pasado. Si no se unen a uno de los cultos más recientes, satisfacen esta necesidad al adorar en el altar de la ciencia moderna. Esta fe en el poder mágico de las drogas no es nueva. Ayudó a dar a la medicina la autoridad de un sacerdocio, y a recrear el glamour de los misterios antiguos. [56]

La idea de erradicar el sarampión o la poliomielitis ha llegado a parecer atractivo para nosotros, simplemente porque el poder de la ciencia médica hace que parezca técnicamente posible: adoramos cada victoria de la tecnología sobre la naturaleza, al igual que la corrida celebra el triunfo de la inteligencia humana sobre la bestia bruta. Es por eso que no envidio a las compañías farmacéuticas y sus enormes ganancias, ni gustosamente soy parte de sus últimos experimentos con nuestros propios cuerpos y los de nuestros hijos. La vacunación es esencialmente un sacramento religioso de nuestra propia participación en el milagro, un auto de fe verdadera en nombre de la civilización misma.

Nadie en su sano juicio se entretienen en serio con la idea de que si pudiéramos de alguna manera eliminar, uno por uno, el sarampión y la poliomielitis y todas las enfermedades conocidas de la humanidad, que estaríamos más saludables por ello, o que otras enfermedades muy posiblemente aún más graves no se plantearían y tomarían rápidamente su lugar. Mucho menos podría un ser racional suponer que las enfermedades que él o ella padecía eran “entidades” separables de los pacientes que las sufren, y que de alguna manera con la química apropiada o el sacramento quirúrgico ser retirados, literalmente. Sin embargo, son precisamente los milagros en los que nos enseñan a creer, y las idolatrías a las que aspiramos, olvidando las verdades mayores y más simples que la responsabilidad de la enfermedad está profundamente arraigada en nuestra naturaleza biológica, y que los fenómenos de la enfermedad son la expresión de nuestra propia energía de vida, tratando de superar lo que está tratando de superar, intentando, en definitiva, curarse a sí mismo.

El mito de que podemos encontrar soluciones puramente técnicas para todas las dolencias humanas parece atractivo al principio, ya que no pasa por el problema de la curación, que es un verdadero milagro en el sentido de que siempre puede dejar de ocurrir. Todos estamos auténticamente en riesgo de enfermedad y muerte en cada momento: ninguna cantidad de tecnología puede cambiar eso. Sin embargo, la misión quijotesca de la tecnomedicina es precisamente cambiar eso: a pie en todo momento en la línea del frente contra la enfermedad, para atacar y destruir cuando y donde se manifiesta.

Es por eso que, con todo respeto, no puedo tener fe en los milagros o aceptar los sacramentos de Merck, Sharp y Dohme y los Centros para el Control de Enfermedades. Yo prefiero quedarme con el milagro de la vida misma, que nos ha dado la enfermedad para estar seguros de la enfermedad, pero también el arte de la medicina y la curación, a través del cual podemos reconocer y experimentar nuestro dolor y vulnerabilidad, y, a veces, con la gracia de Dios y la ayuda de nuestros amigos y vecinos, la conciencia de la salud y el bienestar que no conoce fronteras. Esa es mi religión; y mientras que con gusto voy a compartirla, no voy a forzarla a nadie.

Lea el artículo orginal del Dr. Moskowitz en DoctorRMosk.com

Sobre el Autor

Richard Moskowitz, MD ha sido un médico con licencia desde 1967. Recibió su BA la Universidad de Harvard en 1959, Phi Beta Kappa, Cum Laude en Estudios Generales (Ciencias Bioquímicas). Recibió su doctorado en la Universidad de Nueva York en 1963. Después de terminar una beca de postgrado en Filosofía en la Universidad de Colorado, completó su internado en el Hospital St. Anthony en Denver. Todo su Curriculum Vitae se encuentra aquí.

Notas

1.Mortimer, E., “Pertussis Immunization,” Hospital Practice, October 1980, p. 103.

2.Quoted in Mortimer, op. cit., p. 105.

3.Dubos, R., Mirage of Health, Harper, 1959, p. 73.

4.Ibid., pp. 74-75.

5.Stewart, G., “Vaccination Against Whooping Cough: Efficiency vs. Risks,” Lancet 1977, p. 234.

6.Medical Tribune, January 10, 1979, p. 1.

7. Cherry, J., “The New Epidemiology of Measles and Rubella,” Hospital Practice, July 1980, pp. 52-54.

8. Unpublished data from the New Mexico Health Department (private communication).

9.Lawless, M., et al., “Rubella Susceptibility in Sixth-Graders,” Pediatrics 65:1086, June 1980.

10. Cherry, op. cit., p. 49.

11. Infectious Diseases, January 1982, p. 21.

12. Cherry, op. cit., p. 52.

13. Family Practice News, July 15, 1980, p. 1.

14. Ferrante, J., “Atypical Symptoms? It Could Still Be Measles,” Modern Medicine, September 30, 1980, p. 76.

15. Cherry, op. cit., p. 53.

16. Phillips, C., “Measles,” in Vaughan, V., et al., Eds., Nelson’s Textbook of Pediatrics, 11th Ed., Saunders, 1979, p. 857.

17. Davis, B., et al., Microbiology, 2nd Ed., Harper, 1973, p. 1346.

18.Ibid., p. 1346.

19.Ibid., p. 1342.

20. Ibid., p. 1418.

21.Hayflick, L., “Slow Viruses,” Executive Health Report, February 1981, p. 4.

22.Ibid., pp. 1-4.

23.Davis, op. cit., pp. 1418-1449.

24.Burnet, M., The Integrity of the Body, Atheneum, 1966, p. 68.

25.Talal, “Auto-Immunity,” in Fudenberg, H., et al., Basic and Clinical Immunology, 3rd Ed., Lange, 1980, p. 22.

26. Hayflick, op. cit., p. 4.

27.McNeill, W., Plagues and Peoples, Anchor, 1976, p. 184.

28.Burnet, M., and White, D., The Natural History of Infectious Disease, Cambridge, 1972, p. 16.

29.Ibid., pp. 90, 121, and passim.

30.Steigman, A., “Slow Virus Infections,” in Vaughan, op. cit., p. 937.

31.Phillips, op. cit., p. 860.

32.Infectious Diseases, April 1979, p. 26.

33.Phillips, “Mumps,” in Vaughan, op. cit., p. 891.

34.Hayden, G., et al., “Mumps and Mumps Vaccine in the U. S.,” Continuing Education, September 1979, p. 97.

35.Phillips, “Mumps,” op. cit., p. 892.

36.Phillips, “Rubella,” in Vaughan, op. cit., p. 863.

37.Ibid., p. 862.

38.Glasgow, L., and Overall, J., “Congenital Rubella Syndrome,” in Vaughan, op. cit., p. 483.

39.Phillips, “Rubella,” op. cit., p. 865.

40. Cited in Mendelsohn, R., “The Truth About Immunizations,” The People’s Doctor, April 1978, p. 1.

41.Stewart, op. cit., p. 234.

42.Mortimer, op. cit., p. 111.

43.Feigin, R., “Pertussis,” in Vaughan, op. cit., p. 769.

44.Ibid.

45.Barness, L., “Breast Feeding,” in Vaughan, op. cit., p. 191.

46.Burnet and White, op. cit., p. 91ff.

47. Davis, op. cit., p. 1290ff.

48. Ibid., p. 1280.

49. Burnet and White, op. cit., p. 95.

50. Fulginiti, V., “Problems of Poliovirus Immunization,” Hospital Practice, August 1980, pp. 61-62.

51.Burnet and White, op. cit., p. 95.

52.Burnet, op. cit., p. 128.

53.Mendelsohn, op. cit., p. 3.

54.Quoted in Wehrle, P., “Vaccines, Risks, and Compensations,” Infectious Diseases, February 1982, p. 16.

55.Quoted in Mendelsohn, op. cit., p. 1.

56. Dubos, op. cit., p. 157.