Comunidad contra las vacunas obligatorias en Argentina

Entradas etiquetadas como ‘HiB’

Niño muere después de recibir 5 vacunas

Sebastian Ryan Morley

Sebastian Ryan Morley

La vida después de la pérdida de un ser querido por las vacunas es muy dolorosa. Con el corazón apesadumbrado, compartimos la historia de Sebastian Ryan Morley. Él era un niño sano, cuya vida terminó después de las vacunas de rutina. La madre y la abuela de Sebastián han trabajado muchos años, tanto en los campos de salud veterinaria como humana. Lo que les enseñaron en la escuela les llevó a creer que las vacunas eran seguras, pero ahora que nunca más van vacunar de nuevo. Damos las gracias a su familia por presentarse y compartir está información muy importante, de la que el público generalmente no se da cuenta.

La abuela de Sebastián, Valerie Murfin, compartió:

“El 11 de diciembre de 2002, cuando mi nieto Sebastian tenía siete meses de edad, fue llevado en su control de los seis meses (chequeo del niño sano). Mi hija Natasha, quien es su madre, no fue intimidada para conseguir sea vacunado, sólo estaba siguiendo lo que ella pensaba que era un buen consejo, y lo que a su vez nos pareció que era un buen consejo.

Durante esta visita, Sebastian recibió las vacunas DTaP, hepatitis B y Hib. Se trata de cinco dosis de vacunas.

Sebastian comenzó a vomitar dos días después y sufrió ictericia. Después de ponerse amarillo alrededor de su boca en 12.15.02, su madre lo llevó al médico porque se puso muy aletargado. Ella estaba pidiendo para que él, no muera en la unidad de la oficina del médico. Fue ingresado en el Hospital St. Peter, en Olimpia, donde permaneció durante dos días.

Las pruebas se llevaron a cabo y se encontró que el hígado de Sebastian estaba fallando. Después de una ecografía mostró su hígado dejó de hincharse, que le permitió ser dado de alta, pero se le advirtió que mi hija, no dejarle golpear su cabeza con nada, porque podía desangrarse.

Antes de ser dado de alta, su médico le hizo más análisis de sangre y le dijo a mi hija que la llamarían, y que asumían que Sebastián tenía de alguna manera tenía hepatitis C. Esto fue seis días después de las vacunas se le dieron, el 12/17/02”.

El cerebro de Sebastian se hinchó y sus órganos fallaron

“Esa llamada se produjo en el 12/20/15 y la noticia hizo que mi hija de cuenta de que era urgente. Sebastián fue trasladado de urgencia a la sala de emergencia del Hospital Infantil de Seattle. Ahí es donde se quedó y sufrió, durante más de un mes.

Hacia el final de su estancia, sus ojos ya no eran sensibles y uno hinchó horriblemente; su reflejo de tragar se había ido. Creo que su pequeño cerebro había tenido suficientes de todos los productos químicos adicionales que recibió en el hospital. El cerebro de Sebastián se había hinchado fuera de su corona, y no tenían más esperanza para él, y querían apagar las máquinas.

Mi hija salió de esa habitación, me miró y me dijo: “No dejes que maten a mi bebé, mamá.” Tuve que decirle que ya se había ido. Vi irse la luz en los ojos de mi hija.

Hicieron que lo desenchufen. Murió en los brazos de su mamá y de su papá. Murió el 22 de enero de 2003, a tan sólo 8 meses y medio de edad. Cuarenta y dos días después de la visita del niño sano, varios de sus órganos fallaron y su pequeño cuerpo ya no podía pelear más.

El momento más indefenso en mi vida fue cuando yo había visto la ecografía del cerebro de Sebastian. En ese momento, todos sus órganos estaban apagados. Lo tuvieron en un coma inducido durante aproximadamente los últimos cinco días. Los tres primeros días, lo dejaron despertarse. Los dos últimos días, dejó de despertar, incluso a la salida de la anestesia.

En última instancia, si no hubiera tenido las vacunas, nada de esto habría sucedido.

Mi hija puso en duda las vacunas que le dieron con el médico y su respuesta inicial fue que nunca había visto algo de eso. Aunque el médico de Sebastian más tarde apouó al hecho de que las vacunas no se podían descartar.

Su causa de la muerte que aparece en su certificado de defunción es “insuficiencia hepática fulminante de etiología desconocida”, aunque el patólogo dijo claramente cuando escribió: “Debido a que este niño fue vacunado menos de 24 horas antes de la aparición de la enfermedad, no podemos descartar la vacunas como causal.”

Esto es lo más cerca que nadie llega a admitir que las vacunas fueron las responsables”.

Las vacunas fueron la única causa plausible de insuficiencia hepática de Sebastian

“En los días que estaba en la UCI pediátrica en el hospital, le hicieron todas las pruebas que podían en ese momento. No había ninguna razón fisiológica o ambiental para su falla hepática. Seguía deciendo en el hospital, que él estaba recién vacunado, para que miren en las vacunas, pero el personal del hospital no hizo la conexión.

Después de que Sebastian enfermó y fue trasladado al hospital, ahí fue cuando mi hija también hizo la conexión con las vacunas; me aseguré de que ella estaba al tanto. Incluso los médicos del hospital decían que las reacciones a la vacuna nunca suceden. Si no hubiera tan enfática en ello, nunca se habrían puesto las vacunas en la ecuación.

Su pediatra, que en realidad trabajó con él, ha sido muy útil. Ella sentía que era lo suficientemente importante como para reportar las reacciones de Sebastián al Sistema de Notificación de Reacciones Adversas de Vacunas (VAERS).

Apreciamos su reconocimiento de lo que pasó con mi nieto, pero la muerte de Sebastian no le ha impedido vacunar a otros niños.

En el informe de VAERS de Sebastián, se informaron erróneamente algunas cosas. Su edad no figuraba correctamente; tenía siete meses de edad cuando recibió las vacunas de los seis meses. Tratamos de corregir las discrepancias en el informe, pero no pudimos conseguir corregir ninguna.

Teniendo en cuenta que la mayoría de los padres y los médicos nunca han informado de una reacción a VAERS, por no haber sido informados y que los médicos no están aplicando a reportar las reacciones, los errores pueden ocurrir debido a la falta de familiarización con el proceso y, a veces, los errores ocurren en el VAERS, porque los representantes no anotan la información proporcionada correctamente.

Es difícil de leer esto. Saber Sebastian sufrió de las vacunas es por eso que mi familia no va vacunar más”.

Reporte en VAERS

Reporte en VAERS


Sebastián se puso más enfermo después de cada vacuna contra la hepatitis B

“Cuando estaba en el hospital, mientras que Sebastián estaba allí, escuché a dos enfermeras que hablaban en el pasillo. Una enfermera era de la UCI pediátrica, donde estaba Sebastian, y la otra era una enfermera de la unidad neonatal, donde están los bebés prematuros.

La enfermera de la unidad neonatal le dijo a la otra: “Bueno, recién vacunamos a todos los bebés, espero que tengamos camas abiertas,” lo que significa que estos bebés prematuros que estaban bien en la unidad neonatal fueron simplemente vacunados y la enfermera neonatal le estaba diciendo a la enfermera de la UCI pediátrica que esperaba que tengan camas abiertas porque estos bebés están necesitando ser puestos en respiradores, ya que ahora están en cuidados intensivos. Debido a que la vacuna contra la hepatitis B se les acaba de dar a ellos, ahora los bebés ya no están bien. Los médicos y las enfermeras son más conscientes de las lesiones de vacunas de lo que les hacen creer.

Mi hija no es capaz de defender de Sebastian como yo. Ella se opone firmemente a cualquier vacuna, como se pueden imaginar, pero en 2003, ella fue tan vilipendiada. Ella me anima en nuestra lucha. No supimos sobre el Programa Nacional de Compensación de Daños por Vacunas hasta cuatro años después de que Sebastián falleció. La fecha límite para el archivo fue dos años después de su muerte, por lo que era demasiado tarde para nosotros para presentar una reclamación.

Mi hija se enteró de que estaba embarazada el día después del funeral de Sebastián. Ella tuvo una niña que tendrá 12 en septiembre de 2015. La hermana de Sebastián nunca ha sido vacunada y es completamente saludable.

Desde que esto sucedió, mi hija sigue viendo a la misma pediatra después de tener nuestra nieta, pero ella nunca presiono a mi hija para vacunarla. Cuando mi nieta tenía unos tres años, debido a un cambio en el seguro, esto obligó a mi hija a cambiar de pediatra también. Ella quiere y extraña a la Dra. O’Leary y probablemente todavía iría a verla todavía, si tuviera la opción, porque nunca más la presionó para vacunar de nuevo.

A pesar de que fue ella la que al vacunar a Sebastián lo llevó a su muerte, esta médico reconoció su muerte y respeta la elección de mi hija como madre, para no vacunar más. Era importante tener un médico que entiende por qué ella ya no quería vacunar.

Creemos que fue la tercera vacuna contra la hepatitis B, la que fue la causa de la disminución de la salud de Sebastian. Después de cada serie de vacunas contra la hepatitis B, Sebastian se puso más y más enfermos. Después de que la primera dosis de la hepatitis B se le dio a los dos días después del nacimiento, él tuvo diarrea y fiebre. No tomaba la leche materna y se deshidrató. A los tres y cuatro días de edad, mi hija estuvo devastada como una nueva mamá que tenía que darle de comer fórmula en la primera semana.

Después de que Sebastián recibió su segunda vacuna contra la hepatitis B, junto con las otras vacunas de dos meses, su madre había ido a Six Flags como un regalo de sus amigos, y el padre de Sebastian la llamó diciendo que estaba muy aletargado y que tenía fiebre. El papá de Sebastián Jeff le dio la medicina y lo cuidó como un halcón, ya que al parecer se puso mejor.

Luego, su última serie de inyecciones administradas que contenían la vacuna contra la hepatitis B y su hígado apagó.

La razón por la que también pensamos que la vacuna contra la hepatitis B jugó un papel importante en esto, es porque yo no puedo ser vacunada, porque mi sistema inmunológico imita la enfermedad contra la que me vacuné. Creo que Sebastián pudo haber heredado este rasgo de mi. Su sistema inmunológico vio a la hepatitis y mató a su hígado.

He leído los estudios ya que esto sucedió, con ratones, que muestran que esto puede suceder. Pasé tres años en el tratamiento de mi alergia y por medio de este proceso, mi inmunólogo descubrió mis problemas en el sistema inmunológico. Después de tres años, finalmente admitió que no había manera de arreglar mis alergias.

En mi familia, tengo un hermano con enfermedad de Crohn y dos primos con lupus; mi madre tiene una enfermedad renal inmunomediada. Tengo una tía con artritis reumatoide. Todos nosotros fuimos vacunados en el pasado. Las vacunas claramente no son buenas para todos. Los médicos le preguntan acerca de la enfermedad cardíaca familiar, la diabetes … ¿por qué no los problemas del sistema inmunológico que pueden estar contraindicados para un estimulante del sistema inmunológico?”

La historia de Sebastián nunca estuvo en las noticias

“Este no es el tipo de historia de cualquier que apoye las vacuna, o que medios de comunicación permitirían presentar. Mi punto es que, hasta que haya una reacción cercana a ti, hasta que te golpea en la cara, quieres creer que quienes están en el poder tienen su mejor interés en el corazón.

Si el ingreso de dinero de su médico está siendo recortado por la compañía de seguros por no seguir los tratamientos profilácticos estandarizados, y su representante de ventas lo está presionando en la compra de vacunas más baratas, usted compra a granel y todo el mundo se vacuna.

Si no se vacuna, la rentabilidad de su médico se ve afectada. Si su médico no puede obtener una buena historia familiar, en cualquier enfermedad en su familia, y luego aplica vacunas como 100 por ciento seguras y eficaces, entonces tal vez su médico no tiene su mejor interés en mente. Este es un ingreso importante para todos los involucrados”.

Las vacunas en humanos son tan dañinas como las vacunas para mascotas

“Trabajé en medicina de animales durante 26 años, y di por miles, vacunas para animales domésticos y sabía que las vacunas estaban causando muchos problemas. Yo había estado juntando dudas sobre las vacunas en ese campo durante años, lo que me llevó a abandonar la práctica día en la que trabajaba y entrar en un campo de una especialidad, donde no se requieren vacunas.

En la clínica del veterinario que trabajaba, que tenía serios problemas con la forma en que Pfizer manejó su venta; de inmediato, se tergiversaron a sí mismos, tratando de vendernos vacunas para mascotas. En la década de 1990, los perros recibieron lo que yo llamo el disparo del alfabeto entero (DHLPPC) para el moquillo, hepatitis, leptospirosis, parainfluenza, parvovirus y coronavirus.

Cerca del 85-90 por ciento de los perros más pequeños de menos de 20 libras reaccionaron a la vacuna contra la leptospirosis. Estos perros estaban teniendo muchos tipos de reacciones, algunas de peligro para la vida, para toda la vida, y algunos murieron en cuestión de horas. Los Bichon Frises, que son pequeños unos perros peludos blancos, son notorios por caerse muertos después de la vacunación y un montón de dueños y criadores de Bichon Frise no vacunan a sus perros.

Muchos perros contraen las enfermedades contra las que se vacunan. El hecho de que tantos perros reaccionaron así era una pista. En aquel entonces, la mayoría de las personas todavía tenían perros más grandes. En la década de 1990, hubo un cambio hacia los perros de casa más pequeños y esto hizo que la incidencia de las reacciones a las vacunas subieran.

Le pregunté al representante de Pfizer, “¿No sería prudente eliminar de la vacuna la leptospirosis?” Él contestó que no sería rentable eliminar ese componente. Yo había estado juntando dudas sobre las vacunas en ese campo durante mucho tiempo, pero eso realmente me hizo abrir los ojos.

Después de que el representante de Pfizer dijo que no era rentable eliminar la leptospirosis, (que es estúpido realmente, en mi humilde opinión, porque simplemente no pones ese ingrediente en la vacuna ya que estaba causando tanto daño en estos animales domésticos), le pregunté al representante que era lo recomendado por Pfizer. Su respuesta fue dar un esteroide de dosis alta (su producto de alto precio, otra máquina de hacer dinero), cinco minutos antes de la vacuna.

Esperaban que suprimamos el sistema inmune con el esteroide Solu-Medrol®, y a continuación, e inmediatamente darlo vuelta y estimulándolo con la vacuna. Eso ni siquiera tiene sentido médico. Como he dicho antes, esa conversación fue una revelación. Ese tipo debe haberme odiado porque empecé cuestionando cada vacuna que han ido extendiendo.

La vacuna contra la rabia es la peor. Fue la causa de muchos problemas de salud, incluidos los problemas del sistema inmunológico y problemas intestinales y fui testigo de algunos perros que sólo se caían muertos sobre la mesa después de que recibieron la vacuna contra la rabia.

También fui testigo de los gatos que tienen una gran incidencia de carcinomas en el lugar de la inyección. En la parte posterior de los hombros donde les inyecta, desarrollan tumores horribles. Incluso si se les realiza una cirugía, en última instancia, esto todavía mata a los gatos, en un proceso que he visto que toma dos años. Le comenté esto al representante de la vacuna porque estaba preocupada por lo que estaba observando. La respuesta a eso del representante, era vacunar más bajo en la pierna, anotando cual vacuna y en que pierna se inyecta. De esa manera, si un tumor desarrolla, se puede amputar.

En ese momento, la vacuna de la leucemia felina parecía ser la culpable. Creo ahora que los fabricantes de vacunas eran conscientes entonces de que todas las vacunas podrían ser problemáticas. En general, cualquiera de las vacunas podría causar esto y que no las prueban por causar el cáncer; ahora veo por qué, para que no se los pueda culpar cuando causan cáncer.

Si las empresas están tan ocupadas en hacer dinero que no se preocupan por sus pacientes, entonces no tiene sentido utilizar sus productos. Debido a lo que estaba aprendiendo y las reacciones a las vacunas que estaba presenciando, es que dejé la práctica para entrar en el campo de la especialidad, donde no se requieren vacunas. Tengo otras historias, pero eso fue mi momento de iluminación. En cuanto a que las vacunas humanas son más seguras, yo realmente creía que la medicina humana tenía que ser diferente y más segura, pero estaba equivocada”.

Nuestra familia nunca vacunará denuevo

“Cuando me fui, empecé a trabajar en la Universidad Estatal de Washington (WSU) en Pullman, WA, en su UCI del Hospital de Enseñanza Veterinaria, en colaboración con los estudiantes de cuarto año en cuidados prácticos de emergencia y cuidados críticos, esto fue incluso años antes de que Sebastian naciera. Era un viaje de seis horas en coche de donde vivían mis hijos. Me mudé a Seattle después de que Sebastian murió. Yo me quedé en la medicina de especialidad donde terminé mi carrera en medicina interna. Irónicamente, un alto porcentaje de nuestros pacientes padecía de enfermedad inmune mediada relacionadas con las vacunas.

Mi hija también trabajó en la misma clínica veterinaria que yo. Se quedó en la práctica de día un poco más y estaba trabajando allí cuando Sebastián fue herido. Lamentablemente, creo que realmente no le transmití los problemas que vi en las vacunas en su momento. Realmente creía que la medicina humana tenía que tener más medidas de seguridad que la medicina veterinaria.

Siempre me pregunté si yo hubiera gritado más fuerte sobre los peligros de la vacunación, ¿serían las cosas serán diferentes? Mi hija me asegura que ella confiaba en su médico y que hubiera seguido las recomendaciones de todos modos. Mi familia nunca vacunará a nadie bajo nuestro cuidado.

Mi hija dejó el campo de la medicina veterinaria, también. Ahora trabaja en el campo de la medicina humana y es asistente médico para un doctor en una clínica de pie y tobillo. Ella tampoco tiene que vacunar. Desde que Sebastián falleció, mi hija siempre ha dicho desde el principio a sus empleadores, que no va a vacunar a los pacientes y que dará a conocer toda la información a los pacientes, si su práctica da vacunas.

A pesar de sus diferencias de opinión, incluso con su conocimiento sobre el daño que estas vacunas están causando, le encanta el médico con el que está trabajando, a pesar de que sigue siendo una persona de vacunas, aunque ya no es tan rígida como una vez lo fue. Ella llama a esto “pequeños pasos”, creo.

Antes de que me quedar discapacitada después de que me rompí la espalda en 2008, había pasado por un amigo que se fue de vacaciones. En la clínica un día en la que estaba, dije la divulgación completa de las vacunas, haciéndoles saber, que no se las daré. Ellos no me volvieron a invitar. Nunca volví a una práctica de día aparte de eso.

Hoy en día, mi trabajo es compartir la historia de Sebastian, y trabajar en contra de los mandatos que conocemos que son revisados en nuestro estado de Washington. Necesito una gran cantidad de tiempo. Tenemos que hablar por los que ya no pueden hacerlo más. En esto, nos reunimos.

Estoy agradecida a Sallie O. Elkordy, anfitriona de “The Mary and Sallie Show,” que me permitió compartir la historia de Sebastian y que la gente sepa lo que está sucediendo a los niños y mascotas después de la vacunación.

Por favor, haga su investigación, amigos; conozcan su riesgo de infección por dicha enfermedad, si se quiere vacunar. Nuestros sistemas inmunes funcionan mejor cuando no se los ha modificado químicamente. Animo a la gente a compartir la historia de mi nieto. Es lo único que nos ayuda a llegar a un acuerdo con su muerte.

Le di a Sebastián ese primer baño en el fregadero; esa es mi imagen favorita de él. ¡Oh, si pudiera, me gustaría darle una caricia, porque él tendría que acabar de cumplir 13 este año y dar a la abuela un abrazo es cool cuando tenés 13.

Con toda seriedad, lo extrañamos mucho. No pasa un día que no está en nuestros pensamientos. Las lágrimas siguen cayendo. Daríamos cualquier cosa por ver lo que sus 13 años de edad, habrían sido.

Fue una cosa muy difícil para nosotros paras por eso, perderlo como lo hicimos. Al igual que mi hija dice, ha sido como una película que no se puede apagar o reescribir el guión. La secuela, espero, arroje luz sobre el otro lado, y se detenga Holocausto de las Vacunas. Tuvimos la mala suerte de ganar la lotería de las vacunas; con un mínimo de decencia en el país, muchos otros no se verán obligados a ello.

Si sólo una persona elige por informarse, si sólo una persona más se despierta, si una familia se salva de este agujero excavado en nuestras vidas, entonces nos da un poco de paz. Le da a este pequeño hombre voz, cuando había sido silenciada durante tanto tiempo.

Te queremos, Sebastián. No serás olvidado.

Con amor, tu abuela,
Valerie Murfin”

En nuestros corazones será recordado

Su madre Natasha escribió:

“Extraño a mi pequeño monito a diario. Algunos días son más fáciles que otros, pero aún así, es una cosa muy difícil de soportar. La vida de mi hijo era como una película corta. Y así, y todo, ha terminado, con el final más triste. No quiero que esto le suceda a nadie más”.

Sebastian-Ryan-Morley-2
En memoria de Sebastián Ryan Morley
11 de mayo de 2002 – 22 de enero 2003
Falleció a los ocho meses de edad, de insuficiencia hepática, después de haber sido vacunado.

Lea el artículo original de VacTruth.com

Bebé de seis meses muere sólo cinco días después de recibir 13 vacunas

Bently-Neathery-1-630x315Por Christina England (Vactruth.com) – Imagínese ser chantajeado emocionalmente por su médico para que su bebé sea vacunado con un cóctel letal de 13 vacunas, que incluyó dos dosis de la vacuna DTaP, tres dosis de la vacuna oral contra el rotavirus y dos dosis de la vacuna contra la polio. Suena imposible, ¿no?

Sin embargo, esto es exactamente lo que pasó con Alisa Neathery cuando ella llevó a su bebé de seis meses de edad no vacunado al médico por primera vez.

Ella le dijo a VacTruth:

“Antes de las vacunas que le dieron, cuando el doctor estaba discutiendo los pros de vacunarse conmigo, le explicó que él era de una aldea en África. Que tuvimos suerte en Estados Unidos por tener la oportunidad de recibir las vacunas porque de dónde él era, las madres tenían que tener como 11 niños cada una, ya que la mayoría morirían de enfermedad, ya que no fueron tan afortunados de recibir vacunas como aquí en América. Realmente me presionó para recibirlas. Pasó mucho tiempo convenciéndome para dar a Bently las vacunas, pero cuando lo hizo, nunca vimos el médico de nuevo.”

De acuerdo con Alisa, el médico pasó mucho tiempo para decidir exactamente qué vacunas debía recibir Bently y le dijo a Alisa que no debían darle demasiadas. El médico finalmente se decidió por un total de 13 vacunas, que Alisa ahora cree que condujeron a la muerte de Bently sólo cinco días después.

Por si esto no fuera suficientemente malo, el hospital decidió culpar a Alisa por la muerte de Bently y llamaron a Servicios de Protección de Menores (CPS), que retiró inmediatamente a sus hija de dos años de edad, de la casa y se la dieron a la abuela para que cuide de ella.

Afortunadamente, su hija se volvió a los pocos meses más tarde.

El Dr. Offit dice que los bebés pueden tolerar 10.000 vacunas en un solo día

En 2002, el Dr. Paul Offit escribió un artículo titulado abordar las preocupaciones de los padres: ¿Las múltiples vacunas abruman o debilitan el sistema inmunitario de los bebés? En su documento, explicó a los padres que el bebé puede tolerar teóricamente hasta 10.000 vacunas en un momento dado y que un recién nacido podría desarrollar la capacidad para responder a los antígenos extraños antes de que nazcan.

Él escribió que:

“Una forma más práctica para determinar la diversidad de la respuesta inmune sería estimar el número de vacunas a la que un niño podría responder a la vez. Si suponemos que 1) aproximadamente 10 ng / ml de anticuerpo es probable que sea una concentración eficaz de anticuerpo por epítopo (una región inmunológicamente distinta de una proteína o polisacárido), 2) la generación de 10 ng / mL requiere aproximadamente 103 células B por ml, 3) un único clon de células B tarda aproximadamente 1 semana para llegar a las células B 103 progenie necesarios para secretar 10 ng / ml de anticuerpo (respuestas inmunes, por lo tanto, la vacuna específicos de epítopo encontró alrededor de 1 semana después de la inmunización puede ser generada inicialmente a partir de un solo clon de células B por ml), 4) cada vacuna contiene aproximadamente 100 antígenos y 10 epítopos por antígeno (es decir, 103 epítopos), y 5) aproximadamente 107 células B están presentes por ml de sangre circulante, entonces cada bebé tendría la capacidad teórica para responder a unos 10.000 vacunas en cualquier momento (obtenido dividiendo 107 células B por ml por 103 epítopos por vacuna).”

Y continuó añadiendo:

“Por supuesto, la mayoría de las vacunas contienen un número mucho menor de 100 antígenos (por ejemplo, las vacunas contra la hepatitis B, la difteria, el tétanos y cada uno contiene 1 antígeno), por lo que el número estimado de vacunas a las que un niño podría responder es conservador. Pero el uso de esta estimación, podemos predecir que si se les dio 11 vacunas a los niños a la vez, a continuación, alrededor de 0,1% del sistema inmunológico se “agota”. [1]

El Dr. Offit usó las palabras estimar y predecir a lo largo de su trabajo, lo que lleva a muchos a creer que este documento se basa en los resultados posibles y contenía muy poco hechos científicos.

Lamentablemente, parece que las palabras del Dr. Offit fueron tomadas en serio por el médico de Bently cuando decidió vacunar a este bebé no vacunado previamente, con un total de 13 vacunas en un día, en lo que sólo puede ser descrito como un intento de ponerse al día.

Las vacunas que recibió incluyen:

Dos dosis de la vacuna DTaP – difteria, tétanos y tos ferina (tos convulsa)

Vacuna contra el Haemophilus influenzae tipo B – Hib

IPV- vacuna antipoliomielítica inactivada

La vacuna antineumocócica

Tres dosis de vacuna oral contra el rotavirus

Bently también recibió otras tres vacunas, que parecen no estar identificadas en su tarjeta de vacunación, además de la vacuna contra la hepatitis B y la vacuna oral contra la poliomielitis.

Bently murió en brazos de su madre tan sólo cinco días después.
Bently-Neathery-3

Alisa dijo VacTruth:

“Mi hijo Bently tenía casi 6 meses de edad cuando lo llevé al médico para una visita y para comenzar su primera ronda de vacunación. Yo había decidido esperar en sus vacunas hasta que estuvo más cerca de la edad en que el (SIDS) tasa de muerte súbita infantil disminuye para que él comenzara con las vacunas recomendadas.

Ese día fue el 5 de abril de 2012. Él tenía un poco de congestión en los pulmones. El médico dijo que tenía una ligera congestión y que todo iba a estar bien. Él estaba completamente sano y por encima de su percentil para su edad.

El doctor le dio 2 rondas de DTaP en una sola toma. Yo no sabía esto en el momento. No supe esto hasta después de mi hijo falleció y fuí a la oficina del médico para pedir su informe médico de nuestra visita. Esa inyección en particular fue la peor para él.

Tan pronto como lo apuñalaron con la aguja, dejó escapar un grito gigante. Después de eso, él ya no era el mismo. Esta inyección de hecho pasó a convertirse en un nudo duro rojo en la pierna donde lo apuñalaron con la DTaP. Incluso, hasta que fue murió un mes más tarde, todavía tenía el mismo nudo rojo duro. Nunca me pregunté por qué estaba allí “.

 

Ella continuó diciendo:

“Él no me dejaba tocar su pierna. Gritaba y lloraba constantemente. Sabía que los bebés eran inquietos después de las vacunas, pero esto era excesivo. Su pequeña vena en la cabeza se abultaba cuando clamaba. No sabía qué hacer. Algo me decía que esto era de alguna manera inusual.

A los pocos días que dejó de hacer contacto visual con nosotros y empezó a temblar y tirar. Uno de los lados de su cuerpo comenzó a hundirse ligeramente. Si él no se encontraba en mis brazos, él gritaba y lloraba constantemente.

El 10 de abril de 2012, mi hijo parecía estar excepcionalmente bien y él y mi hija jugaban y veían la televisión mientras yo limpiaba la casa. Alrededor del mediodía, mi hija fue a dormir la siesta. Alrededor de las 2 de la tarde, mi hijo empezó a tener mucho sueño. Así que él y yo nos sentamos en nuestro gran sillón y se él quedó dormido sobre mi pecho.

Dos horas más tarde, mi marido llegó a casa del trabajo y pensé que mi hijo no se movía. Él me despertó diciendo que el bebé no respiraba. Todo el infierno se desató a partir de ese momento. Bently fue declarado muerto a las 17:35. Cinco días después de recibir su primera y única ronda de vacunación.”

Esto deja a muchos de nosotros a la pregunta de si el médico de Bently actuó en el mejor interés de su paciente o si sus acciones eran totalmente irresponsables y ascienden al grado de la negligencia médica.

Bently-Neathery-4

A la Madre no se le dio pleno consentimiento informado

En las últimas semanas, el Dr. Lucija Tomljenovic se le preguntó por los grupos activistas de los padres en Texas y California para escribir una opinión en apoyo de resistir a los proyectos de ley que piden la abolición de todas las exenciones a las vacunas que no sean médicos. [2]

 

En respuesta a su petición, ella escribió:

“La ética médica exige que la vacunación debe realizarse con el consentimiento pleno e informado de los participantes. Para ello se requiere una divulgación objetiva de las conocidos o previsibles beneficios de vacunación y los riesgos. La forma en que las vacunas pediátricas son a menudo promovidas por diversas autoridades de salud indica que dicha divulgación se da raramente desde la base del mejor conocimiento disponible, sino en suposiciones más bien, en gran medida no probadas e insostenibles tanto, de la seguridad como de la eficacia de la vacuna.”

La madre de Bently dijo a VacTruth que nunca fue informada por su médico exactamente sobre qué vacunas iban a ser dadas a su hijo, ni se le informó de los riesgos asociados con estas vacunas.

Ella le dijo a VacTruth que:

“El médico me pidió que lo llevara cada mes después de la visita de 05 de abril a recibir cada ronda de vacunas en pocos meses. Incluso afirmó que no quería dar al cuerpecito de mi hijo demasiadas vacunas. Sin embargo, la decisión que tomó de darle 13 vacunas era completamente excesiva creo.

Si hubiera sabido que eso es lo que estaba haciendo me habría negado. Sin embargo, él no estaba siendo completamente explícito sobre lo que estaba haciendo ese día. Como ya he dicho, no fue hasta que recogí su expediente médico un par de semanas más tarde que me di cuenta de las 3 hojas de papel en su expediente indicando qué se ordenaron vacunas y me di cuenta de que en cada una dacía DTaP dos veces.”

Muchas personas pueden cuestionar la razón por la cual la madre de Bently no preguntó exactamente qué vacunas le estaban dando a su hijo antes de ser vacunado, pero ella dijo a VacTruth que ella confiaba en su médico y que cría que él sabía lo que estaba haciendo.

Tristemente, Alisa es una de miles de padres que confían en sus médicos todos los días.

Muchos padres no saben que cada vacunación conlleva cierto riesgo de una reacción adversa y esto es un hecho que el Dr. Tomljenovic deja muy claro en su carta a los miembros del Comité del Senado de California. Ella escribió:

“Todos los fármacos se asocian con algunos riesgos de reacciones adversas. Dado que las vacunas representan una categoría especial de medicamentos que son por lo general dan a individuos sanos, y para la profilaxis contra las enfermedades a las que un individuo nunca puede estar expuesto, el margen de tolerancia para los efectos secundarios es muy estrecho (de hecho, los EE.UU. y la Alimentación Drug Administration (FDA) está de acuerdo con este punto [1]) y la evaluación cuidadosa de los riesgos frente a los beneficios esenciales para decidir si se debe vacunarse o no. La extracción de los derechos de los padres a las exenciones a la vacunación infantil pondrá a individuos vulnerables pero por lo demás sanos con riesgo de reacciones adversas graves a las vacunas. Tal resultado debe ser motivo de preocupación ya que las reacciones adversas graves tras la vacunación de rutina en niños, incluyendo muertes, daños neurológicos permanentes y condiciones discapacitantes autoinmunes y / o inflamatorias se han descrito claramente en la literatura científica [2-14]. En particular, los casos de ataques convulsivos y muertes que ocurren como resultado de la vacunación sistemática han ocurrido incluso en niños y personas sin ningún historial médico previo relevante [7, 15, 16] y, en algunos casos se estableció una relación de causalidad directa entre la vacunación y las reacciones adversas graves [16] “.

En su carta, se refirió a un documento escrito por Ken Tsumiyama et al. y declaró que:

“Es más probable que un número creciente de personas, independientemente de sus antecedentes genéticos, va a reaccionar negativamente si la exposición a compuestos con propiedades adyuvantes inmunológicos superen un determinado umbral. Este concepto ha sido, de hecho claramente demostrado por Tsumiyama et al. [57] que en 2009 mostró que la inmunización repetida con antígeno provoca la autoinmunidad sistémica en ratones de otra manera que no son propensos a las enfermedades autoinmunes espontáneas.” [2]

Interesada por esta declaración, me decidí a investigar su papel, titulado Teoría criticidad autoorganizada de autoinmunidad, y descubrí que Tsumiyama et al. había llegado a la conclusión:

“Autoinmunidad sistémica parece ser la consecuencia inevitable de más estimulante inmunológico” sistema “del huésped mediante inmunización repetida con antígeno, a los niveles que superan la criticidad autoorganizada del sistema.” [3]

Si son correctos, entonces su papel demuestra que el Dr. Paul Offit es incorrecta y que múltiples vacunas puede abrumar el sistema inmunológico de un bebé, causando una variedad de reacciones adversas y, en algunos casos, la muerte.

En otra referencia a su artículo, el Dr. Tomlejenovic declaró que:

 

“Es cierto que las personas están expuestas constantemente al agente infeccioso en el medio ambiente, sin embargo, hay una gran diferencia entre la exposición natural y la inducida por las vacunas. La razón de esto es que la respuesta inmune inducida por la vacunación se amplifica en gran medida, debido a la adición de adyuvantes con propiedades estimulantes del sistema inmune.” [2] (énfasis añadido).” [2] (énfasis añadido)

Sus palabras tienen sentido absoluto y los padres deben preguntarse a sí mismos si sus hijos están siendo sobre-vacunados.

 El impacto duradero de la trágica pérdida de Bently

Le pregunté a Alisa cómo ella y su familia han hecho frente a la tragedia de perder un bebé a una edad tan joven, y si ella tenía alguna palabra que le gustaría compartir con otras familias. Ella dijo:

“Me gustaría que estuviera todavía aquí! Me mata a diario ver a mi hija jugar SOLA. Ella no debería haber tenido que pasar por este tipo de pérdida, ninguno de nosotros debería. Él era tan dulce. Adoraba a su hermana, a su padre y a mi. Todo eso nos fue robado a nosotros ese día que recibió todas esas vacunas.

Después de ese día, ya no era el mismo. Toda mi familia se desgarró por completo. La mayor parte de mi familia pensaron que debía haber sido mi culpa porque los bebés sólo no mueren así, o al menos eso pensaban.

Durante toda su corta vida había sido un niño sano, feliz y muy contento. Por delante de sus percentiles y luego simplemente murió … así que, a mi familia, pensó que debe haber sido mi culpa alguna manera. Ellos no nos apoyaron a mi marido y mi. No hicimos nada para merecer eso y todo es debido a que algún peligroso, doctor ignorante decidió arruinar nuestras vidas y robar toda la alegría mantando a nuestro hijo.

Sé que sin duda Bently TODAVÍA ESTARÍA VIVO si no fuera por las vacunas y ese maldito médico y las decisiones que tomó ese día. Él hizo que mi hijo perdiera su vida.

Desde ese día, mi abuela, mi mamá y la mamá de mi esposo todos murieron. Se fueron a sus tumbas estando en malos términos con mi marido y conmigo. Una vez más, algo que nunca podremos volver atrás, y sentimos que todo es debido a la muerte de mi hijo y ser declarada como inexplicable.

Fue incluido en el certificado de defunción como ‘SUDS Súbita sin explicación SÍNDROME DE MUERTE INESPERADA. ‘ No ha habido justicia para mi hijo. Queremos respuestas, respuestas que nunca nos dieron! Todos nos hemos quedado con es la pérdida tras pérdida tras pérdida! Eso no es aceptable en cualquier nivel! Nunca voy a vacunar de nuevo, y punto! No podemos darnos el lujo de perder más”.

 

Conclusión

La decisión sobre si se debe vacunar a su bebé nunca es fácil. En este caso, Alisa decidió esperar para tener a su bebé vacunados hasta que fuera mayor. Luego fue chantajeada y obligada a que su bebé sea sobre-vacunado con un cóctel masivo de vacunas, por quien muchos llamarían al médico como por tener un exceso de celo.

A ella no se ofreció ninguna información sobre las vacunas que se le dieron a su bebé, a ella no se le dio ningún papeleo y a ella no se le ofreció ningún consejo sobre las posibles reacciones adversas.

Alisa confiaba en su médico para hacer lo correcto y fue decepcionada de la peor manera posible y cree que el médico debe ser considerado responsable de la muerte de su hijo. Ella dijo:

“Nadie fue responsabilizado por la muerte de mi hijo Bently. Eso me mata todos los días”.

Ella ahora está trayendo un caso en contra de su médico.

Si a usted le gustaría ayudar a Alisa y su familia a obtener justicia, por favor vaya a la Campaña de Apoyo a Bently.

Lea el artículo original de Vactruth.com

Bently-Neathery-2Bently Neathery


Referencias:

  1. http://pediatrics.aappublications.org/content/109/1/124.full.html
  2. http://parentsandcarersagainstinjustice.weebly.com/professional-papers.html
  3. http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC2795160/

Infanrix hexa™ de GSK – CASOS CONFIDENCIALES – Archivos de GlaxoSmithKline – Encubrimiento, Aplazamiento, Negación de Responsabilidad y Muerte Prematura por la Vacuna

GSK1

Por Joel Lord (VRM) –  La industria de las vacunas mide la vida humana en términos de los porcentajes de las ganancias que se pueden obtener. Logran para este fin, distorsionar sistemáticamente datos de los ensayos preliminares de la vacuna; posteriormente entierran o niegan los informes de trauma neurológico y de desarrollo de trastornos neurológicos derivados de la vacuna afiliados directamente con las vacuna.

Los fabricantes de Vacunas son legalmente inimputables de las muertes infantiles en los casos de trauma potencial asociados a la vacuna. Así que, como resultado, los principales pediatras, que sin duda reciben sobornos financieros para empujar los productos de Big Pharma en sus pacientes, (una clara relación de conflicto de interés típica que se fomenta desde la escuela de medicina a través de seminarios, promociones, honorarios, subvenciones y otros lucrativos incentivos; en una alianza que se extiende a las clínicas y hospitales privados/públicos a través de importantes donaciones. Es decir, el suministro de equipos médicos, mejoras de la infraestructura, pasaje de muestras gratuitas, etc; incluyendo puestos de investigación médica altamente codiciados en el campo) son posteriormente paralizados en su capacidad y/o voluntad de atribuir cualquier forma de asociación con estas vacunas, a pesar de que a menudo hay evidencia sustancial que apunta a una relación de causalidad inmediata.

Lamentablemente, la mayoría de los pediatras están completamente en la oscuridad en estos aspectos cruciales de la toxicidad sinérgica derivada de los metales pesados/excipientes de la vacuna asociados con la inmunización en la primera infancia, la vulnerabilidad aguda de cerebro y las propiedades del sistema nervioso central (vaina de mielina, barrera sangre – cerebro, meninges de un bebé). Casi todos los pediatras de esta corriente se muestran reacios a promover los beneficios de la salud holística, ya que contraviene los resultados de la práctica comercial de las drogas con receta y las vacunas en la comunidad general. La autosuficiencia y la inmunidad natural óptima no está en su mejor interés. Su educación es limitada y adaptada al ámbito de lo que es compatible con el avance de la cadena alimentaria y de los beneficios de la industria, específicamente bajo la bandera de la “inmunidad de grupo”. El costo humano es generalmente pasado por alto y no se hacen informes.

Los siguientes expedientes confidenciales relativos a la vacuna de GlaxoSmithKline, Infanrix hexa™, fueron descubiertos recientemente, en una exposición deslumbrante de la malversación de la Industria de Vacunas, que revelan el encubrimiento sistémico, el aplazamiento y la negación de la responsabilidad por las muertes prematuras relacionadas con la vacuna (en los lactantes) por el gigante de la fabricación de vacunas de GlaxoSmithKline. Tenga en cuenta que esta sorprendente evidencia sólo representa la punta del iceberg, dado el hecho de que un mero 5-10% de los informes de eventos adversos de la salud relacionados con vacunas son presentados por las familias – algo conocido como “subregistro”

La edad promedio de las muertes reportadas entre los niños por los pediatras que los asisten van desde 7 semanas de edad a 4 meses de edad. Todos los niños recibieron múltiples inyecciones de Infanrix hexa™, con un promedio de 2-3 dosis. Todas las muertes ocurrieron dentro de (2-11) días de recibir múltiples vacunas, y se atribuyen al “término preferido”, síndrome de muerte súbita del lactante (SIDS), con las autopsias posteriores encontradas para ser “concluyentes” o sin serlo “sin causa aparente de la muerte”.
Los efectos adversos recopilados incluyen los siguientes: paro cardiaco, convulsiones, hipocinesia, disminución del nivel de conciencia, hemorragia, nasofaringitis, asfixia, ataques de apnea, palidez, disminución de la saturación de oxígeno, disminución de la frecuencia cardíaca, sepsis, infección viral, fiebre, pérdida de conciencia, cianosis, trastorno metabólico, ataxia, trastornos de equilibrio, diplopía, estrabismo, trastornos del sistema nervioso, reacción adversa al medicamento, y muerte.

Extractos de los expedientes

“Dos días después de la vacunación, el sujeto murió en la cama”.

“Menos de un día después de la vacunación, el sujeto experimenta convulsiones”.

“Cuatro días después de la vacunación con Infanrix hexa™ y Prevenar, el sujeto fue llevado a la guardería. A las 12:00, ya no respondía y tenía sangre en la boca”.

” … La muerte súbita de una mujer lactante de 7 semanas de edad, cuatro días después de la vacunación con las dosis especificadas de Rotarix y Infanrix hexa™ … Asunto: asfixia experimentada durante el sueño”.

“Aproximadamente nueve días después de la vacunación, el sujeto fue encontrado sin vida en la cama en posición supina cubierto por un cojín/almohada. Un médico de urgencias sólo pudo certificar la muerte”.

“Aproximadamente 3 días después de la vacunación en la mañana, el sujeto experimenta apnea. Cuando el equipo de atención de emergencia llegó, el sujeto estaba inconsciente. El paro cardiaco con apnea y asistolia fue diagnosticado. La reanimación tuvo éxito”.

“Cinco días después de la vacunación , el sujeto experimenta ataxia, inestabilidad y diplopía (descrito como estrabismo). El médico sospecha de una posible alteración neurológica”.

“Once días después de la vacunación el sujeto experimentó la muerte NOS. El sujeto experimentó reacciones adversas a medicamentos y fue encontrado muerto en su cama después de su siesta de la tarde. El sujeto no tomaba medicación concomitante y sin antecedentes de interés”.

“Este caso fue reportado por la autoridad reguladora alemana y se describe la ocurrencia de la muerte en un varón de 12 semanas de edad que fue vacunado con dosis no especificadas de Infanrix hexa™ y Prevenar el 9 de enero de 2006. Aproximadamente 11 días después de la vacunación, el sujeto murió”.

“Un día después de la vacunación, fue hospitalizado en una unidad de cuidados intensivos pediátricos y reanimado, pero murió de causas desconocidas”.

“A la mañana siguiente después de la vacunación, estuvo bebiendo normalmente y fue puesto en la cama. Aproximadamente de dos a tres horas más tarde, el sujeto fue encontrado sin vida en la cama en posición supina.”

“Este caso fue denunciado por un médico y se describe la ocurrencia de posible SIDS en un varón de 3 meses de edad que fue vacunado con dosis no especificadas de Infanrix hexa™ y Prevenar el 29 de diciembre de 2009. Más tarde en la noche, el sujeto fue encontrado muerto en circunstancias desconocidas en la cama”.

” … El síndrome de muerte súbita del lactante en un varón de 2 meses de edad que fue vacunado con dosis no especificadas de Infanrix hexa™, RotaTeq y Prevenar el 27 de abril de 2010 … Doce horas después de la vacunación, se puso oscuro y experimentó un ataque apnea, saturación de oxígeno reducido y disminución de la frecuencia cardíaca … Tres días después del alta, el paciente tuvo un episodio de apnea y no pudo ser reanimado. El sujeto murió de síndrome de muerte súbita del lactante 5 días después de la vacunación”.

” … La aparición de un paro cardiovascular en un varón de 3 meses de edad que fue vacunado con la segunda dosis de Infanrix hexa™ y Prevenar el 29 de septiembre de 2009 … Aproximadamente tres días después de la vacunación, el sujeto fue encontrado inconsciente y su cuerpo estaba azul (cianosis). A la llegada de un médico de urgencias, sus pupilas estaban muy abiertas, no tienía pulso, la saturación de oxígeno no se puede medir. El paciente fue intubado y se inició la reanimación cardiopulmonar. Bajo la reanimación en curso el sujeto fue trasladado a un hospital. En el hospital fue tratado con adrenalina y atropina. Ambas ecocardiografía y ECG no mostraron ninguna reacción cardíaca detectable. La temperatura del cuerpo, tomada en el oído, fue de 39,4 C°. La reanimación no tuvo éxito.”

“Se recibieron 2080 informes de 41 países, principalmente Francia (645 informes, 31 %), Italia (602 informes, 28,9 %) y Alemania (339 informes, 16,3%) . Sobre la base de la fuente de información inicial, se recibieron 783 casos por profesionales sanitarios y 1.297 casos por profesionales no sanitarios (consumidores, autoridades reguladoras, representantes, literatura, otros).”- Página 709.

“Este análisis muestra que el número de casos de muerte súbita divulgados en el plazo de 19 días de la vacunación Infanrix hexa ™ está por debajo del número de casos esperados para este período de tiempo en los niños menores de 2 años de edad, excepto en que la muerte se produjo durante los tres primeros días después de la vacunación en el segundo año de vida, donde el número de muerte observada es casi igual al número esperado. La compañía continuará vigilando estos casos y sus frecuencias de información.” – Página 783.

Caso B0601431A – Término MedDRA (síndrome de muerte súbita del lactante): Este caso fue denunciado por un profesional de la salud y se describe la ocurrencia de muerte súbita en un lactante de 3 meses de edad que fue vacunado con la segunda dosis de Infanrix hexa™ y Prevenar el 21 de octubre 2009. Dos días después de la vacunación, el sujeto murió en la cama. Los padres encontraron al niño acostado en el vientre. La autopsia no reveló ninguna causa de muerte.
Comentario de la Empresa: Caso sospechoso de muerte súbita, la autopsia no reveló una causa clara de la muerte. No hay detalles sobre los antecedentes médicos disponibles. El sujeto recibió la vacunación concomitante con Prevenar.

Caso B0605003A – Usando los términos recomendados (paro cardíaco, convulsiones, hipocinesia): Este caso fue reportado por la autoridad reguladora italiana y describió la aparición de un paro cardíaco en un lactante de 2 meses de edad que fue vacunado con una dosis no especificada de Infanrix hexa™ el 10 de agosto de 2009. Menos de un día después de la vacunación, el sujeto experimenta convulsiones. El sujeto fue hospitalizado el 14 de agosto hasta el 19 de agosto de 2009. En el momento de la presentación de informes, el caso se resolvió con secuelas. El último episodio de convulsión fue el 18 de octubre de 2009. El bebé tuvo un crecimiento regular, pero con un leve retraso motor con respecto a la edad. Su peso era de 7,10 kg. Los exámenes de diagnóstico como cariotipo, ecografía, tomografía axial computarizada y resonancia magnética nuclear fueron negativos. Fue tratado con Luminalette. De acuerdo con la información de seguimiento recibida el 01 de junio de 2010, el sujeto murió debido a un paro cardíaco en un tiempo no especificado después de la vacunación.
Comentario de la empresa: (Caso de muerte inesperada súbita en la infancia (SUDI) El sujeto tenía un historial de convulsiones desde los 2 meses de edad, que comenzó menos de un día después de la vacunación con Infanrix hexa™. No se informó el diagnóstico final, sin embargo, el niño recibió un tratamiento anticonvulsivo. La causa de la muerte se informó como un paro cardíaco, pero las circunstancias de la muerte no estaban disponibles. No se sabe si se realizó una autopsia.

Caso B0608494A – Usando los términos recomendados (síndrome de muerte súbita infantil, disminución del nivel de conciencia, hemorragia en la boca, nasofaringitis): Este caso fue denunciado por un profesional de la salud y se describe la ocurrencia de muerte súbita en un varón de 14 semanas de edad que fue vacunado con la segunda dosis de Infanrix hexa™ y Prevenar el 12 de noviembre de 2009. El niño nació a término y pesó 4,120 g. El niño tenía un historial de infección viral antes de la vacunación con la primera dosis de Infanrix hexa™ y Prevenar. A principios de noviembre, 2 semanas antes de la muerte, el sujeto tenía un resfriado común. El sujeto no experimentó eventos adversos después de la vacunación. Cuatro días después de la vacunación con Infanrix hexa™ y Prevenar, el sujeto fue llevado al centro de día. No tenía fiebre.
Eructó bien después de ser alimentado y se lo acostó en la cama a las 09:25 tendido sobre el abdomen
(con permiso de la madre) y que estaba siendo controlado cada 20 minutos. A las 12:00, el problema era que no respondía y tenía sangre en la boca. La reanimación se inició inmediatamente y el niño fue ingresado en el hospital. El niño murió el 16 de noviembre de 2009, de síndrome de muerte súbita del lactante. Una autopsia se realizó y no reveló ninguna causa de muerte que se encuentre en la autopsia o en la investigación toxicológica.
Comentario de la empresa: Posible caso de SIDS. El sujeto tenía infecciones virales como historia médica. No se informaron eventos adversos después de la vacunación. El sujeto fue colocado en posición prona en la cama. Ninguna causa clara de la muerte fue encontrada en la autopsia.

Caso B0639243A – Usando los términos recomendados: (síndrome de muerte súbita del lactante, asfixia): Este caso fue denunciado por un médico y se describe la ocurrencia de muerte súbita del lactante a las 7 semanas de edad, en un sujeto de sexo femenino, cuatro días después de la vacunación con las dosis especificadas de Rotarix y Infanrix hexa™. El reporte informó que el sujeto experimentó asfixia durante el sueño.
Comentario de la Empresa: Caso SUDI o sospecha de SIDS. No se informó la historia médica y las circunstancias de la muerte. El sujeto, según el reporte, experimentó asfixia durante el sueño. No se sabe si se realizó una autopsia.

Caso B0657890A – Usando los términos recomendados (síndrome de muerte infantil súbita, ataque de apnea, palidez, disminución de la saturación de oxígeno, disminución de la frecuencia cardiaca): Este caso fue denunciado por un profesional de la salud y se describe la aparición del síndrome de muerte súbita del lactante en un varón de 2 meses de edad, que fue vacunado con dosis no especificadas de Infanrix hexa™, RotaTeq y Prevenar el 27 de abril de 2010. Condición médica concurrente incluido el parto prematuro a las 26 semanas de gestación. Doce horas después de la vacunación, se puso oscuro y sufrió de ataque apnea, disminución de la saturación de oxígeno y disminución de la frecuencia cardíaca. El sujeto fue hospitalizado. Los resultados de las pruebas relevantes fueron: frecuencia cardíaca superior a 100 latidos por minuto, pO2 más del 94%, ecografía craneal y examen oftalmológico normal. El sujeto fue tratado con ventilación mecánica, se mantuvo en observación durante 48 horas y fue dado de alta. Tres días después del alta, el paciente tuvo un episodio de apnea y no pudo ser reanimado. El sujeto murió de síndrome de muerte súbita del lactante 5 días después de la vacunación.
Comentario de la Empresa: Caso SUDI. El sujeto murió debido a un ataque de apnea, probablemente relacionado con su prematuridad. No se sabe si se realizó una autopsia.

Caso D0064259A – Usando los términos recomendados (paro cardíaco, síndrome de muerte súbita del lactante, sepsis, infección viral, reanimación, pirexia, pérdida de la conciencia, cianosis): Este caso fue reportado por la autoridad reguladora alemana y describe la aparición de un paro cardiovascular en un lactante de 3 meses de edad de sexo masculino que fue vacunado con la segunda dosis de Infanrix hexa™ y Prevenar el 29 de septiembre de 2009. Los padres del sujeto se separaron unas dos semanas antes de los acontecimientos. El sujeto fue atendido por el padre con la ayuda de su cuñada y de su suegra. El sujeto no experimenta ninguna reacción adversa entre la fecha de la vacunación y la fecha de la muerte. Aproximadamente tres días después de la vacunación, en la mañana alrededor de 7:30 los signos parecían normales. Una media hora más tarde, alrededor de las 08:00, se suponía que el sujeto iba a s er alimentado con un biberón. El sujeto fue encontrado inconsciente y el cuerpo del sujeto estaba azul (cianosis). A la llegada de un médico de urgencias las pupilas estaban muy abiertas, el pulso no se pudo determinar, la saturación de oxígeno no se pudo medir. Fue intubado y se inició la reanimación cardiopulmonar. Bajo la reanimación en curso el sujeto fue trasladado a un hospital. En el hospital fue tratado con adrenalina y atropina. Ambos, ecocardiografía y ECG  no mostraron ninguna reacción cardíaca detectable. La temperatura del cuerpo, tomada en el oído, fue de 39,4 C°. La reanimación no tuvo éxito y fue detenida. Se realizó una autopsia, pero los resultados no fueron concluyentes. Según la autopsia, tanto SIDS y la infección viral son las posibles causas de la muerte. Fuerza externa y síndrome de bebé sacudido fueron excluidos por la autopsia.
Comentario de la Empresa: Caso SUDI. El sujeto falleció debido a un paro cardíaco 3 días después de múltiples vacunas. Los resultados de la autopsia fueron SIDS no concluyente y se ha considerado la infección viral, como posibles causas de la muerte.

Caso D0064689A – Término MedDRA (síndrome de muerte súbita del lactante): Este caso fue reportado por la autoridad reguladora alemana y se describe la ocurrencia de muerte súbita en un sujeto varón de 3 meses de edad que fue vacunado con dosis no especificadas de Synflorix y Infanrix hexa™ el 04 noviembre de 2009. El sujeto no tiene condiciones médicas subyacentes o concurrentes, u otros factores de riesgo. El sujeto ha recibido vacunación previa con Synflorix™ e Infanrix hexa™. No se sabe cómo había reaccionado a las vacunaciones anteriores. Aproximadamente nueve días después de la vacunación, el sujeto fue encontrado sin vida en la cama en posición supina cubierto por un cojín/almohada. El médico de urgencias sólo pudo certificar la muerte. La policía informó que la habitación de los niños se vio gravemente sobrecalentada y en todo el complejo de apartamentos habían estado fumando. La autopsia se realizó y mostró un estado de desarrollo correspondiente a la edad y muy buen estado de cuidado. Hemorragias múltiples puntuales hasta del tamaño de una cabeza de alfiler se encontraron bajo la cápsula del timo, subepicárdicas y en la superficie de los pulmones. Trastorno distinto de distribución de la sangre se observó en los pulmones, así como aumento del líquido y el contenido de sangre en los pulmones y espuma en el tracto respiratorio (edema pulmonar). No se han detectado ni signos de fuerza externa por un tercero, ni signos del síndrome de bebé sacudido.
No se han detectado signos de malformación orgánica. La causa de la muerte no se pudo determinar de forma inequívoca. Hemorragias puntuales bajo la cápsula del timo, subepicárdicas y en la superficie de los pulmones normalmente se observaron en el ámbito de SIDS por lo tanto, los médicos que realizan la autopsia consideran SIDS. Posibles factores de riesgo asociados con el SIDS incluyen la cobertura con una almohada, sobrecalentamiento severo, no se alimentó con leche materna y tabaquismo pasivo. Además de la autopsia mostraron un aumento de la retención de agua de los pulmones, así como trastorno diferencial de distribución de la sangre dentro de los pulmones, lo cuales podrían ser signos de una infección pulmonar que comienza. Exámenes microbiológicos, realizados el 20 de noviembre de 2009, mostraron solitaria St. aureus en ambos hisopos pulmonares y una sola colonia de St. aureus en el hisopo del bazo como agente infeccioso potencial, pero esta bacteria también era conocida como la flora bacteriana normal del tracto respiratorio superior. Todas las demás bacterias encontradas pertenecen ya sea a la flora intestinal fisiológica o eran parte normal de la garganta y de la flora de la piel. Por lo tanto los eventos infecciosos podrían ser excluidos con cierta probabilidad.
Comentario de la Empresa: Caso SUDI. El sujeto falleció 9 días después de múltiples vacunas. Los resultados de la autopsia fueron SIDS no concluyente (en presencia de numerosos factores de riesgo) y se considera la infección pulmonar como posibles causas de la muerte.

Caso D0065445A – Término MedDRA (síndrome de muerte súbita del lactante): Este caso fue denunciado por un médico y describe el acontecimiento de SIDS en una lactante de sexo femenino de 3 meses de edad, un día después de la vacunación con la primera dosis de Infanrix hexa™ y Prevenar el 09 diciembre de 2009. El desarrollo y el aumento de peso del sujeto eran normales, su historial médico era insospechable. Ella fue amamantada durante tres meses. Post-vacunación, el sujeto no experimentó fiebre. A la mañana siguiente después de la vacunación, estaba normalmente bebebiendo y fue puesta en la cama. Aproximadamente de dos a tres horas más tarde, el sujeto fue encontrado sin vida en la cama en posición supina. El sujeto falleció el 10 de diciembre de 2009 de SIDS. Se realizó una autopsia, pero los resultados no estaban disponibles.
Comentario de la Empresa: Caso sospechoso de SIDS. El sujeto falleció 1 día después de múltiples vacunas. La historia clínica del sujeto era insospechable, no se informó ningún evento adverso después de la vacunación. Se llevó a cabo la autopsia, pero los resultados no estaban disponibles.

Caso D0066068A – Término MedDRA (síndrome de muerte súbita del lactante): Este caso fue denunciado por un médico y se describe la ocurrencia de posibles SIDS en un varón de 3 meses de edad que fue vacunado con dosis no especificadas de Infanrix hexa™ y Prevenar el 29 de diciembre 2009. El sujeto tenía tres hermanos sanos. Era un bebé sano, nacido en término y era alimentado con leche materna. La madre del sujeto no fumaba. El sujeto había recibido la última comida, que consistió en la leche materna, el 29 de diciembre de 2009 en la noche. Más tarde en la noche, el sujeto fue encontrado muerto en la cama en circunstancias desconocidas. Se realizó una autopsia. Los resultados de la autopsia no fueron concluyentes y no mostraron ninguna causa aparente de la muerte. Por lo tanto, la causa de muerte fue considerada como SIDS.
Comentario de la empresa: Posible caso de SIDS. El sujeto falleció menos de 1 día después de múltiples vacunas. Historia clínica del sujeto incluido bebé sano nacido en término, sin enfermedad subyacente. La autopsia no reveló una causa clara de la muerte.

Caso D0067790A – Usando los términos recomendados (síndrome de muerte súbita infantil, muerte, Apnea, paro cardíaco, pérdida de la conciencia, reanimación): Este caso fue reportado por la autoridad reguladora alemana y se describe la ocurrencia de muerte súbita en un niño de 9 semanas de edad, de sexo masculino que fue vacunado con Infanrix hexa™ y Prevenar el 31 de marzo de 2010. Complicaciones durante el embarazo incluyen hemorragia craneal de la madre debido a un aneurisma de la arteria cerebral en la 19 semana de gestación. El bebé nació por cesárea en la semana 33 del embarazo. En ese momento el sujeto era inmaduro con un peso al nacer de 1805g con síndrome de dificultad respiratoria leve. Postnatal el sujeto mostró una buena adaptación, pero la radiografía de tórax, realizada el 28 de enero de 2010, mostró panorama mixto del síndrome respiratorio neonatal leve angustia y pulmón húmedo. Ecografía repetida y el cribado neonatal fueron normales. Medicaciones concurrentes incluyeron colecalciferol y sal de hierro. Para el tercer control de salud del niño, realizado el 04 de marzo de 2010, el sujeto mostró un desarrollo normal en relación con el peso, talla y perímetro cefálico.
El sujeto no mostró hallazgos patológicos salvo hidrocele leve. Sin embargo, de acuerdo con la curva de percentil de la OMS el sujeto estaba en reducido estado nutricional con un peso de 3700G y una altura de 55 cm. Aproximadamente 3 días después de la vacunación en la mañana, el sujeto experimenta apnea. Cuando el equipo de atención de emergencia llegó el sujeto estaba inconsciente. El paro cardiaco con apnea y asistolia fue diagnosticado. La reanimación tuvo éxito. Las condiciones médicas concurrentes incluyeron edad, contusión y hematoma en el lado derecho del pecho. Se realizó una autopsia y macroscópicamente, no reveló la causa inequívoca de muerte. Todos los resultados de la autopsia eran sugestivos de SIDS. Los resultados no consistentes con el SIDS  (fisuras de la piel en la comisura de la boca, equimosis en la zona de la pared torácica central, hemorragia en la cápsula de la glándula suprarrenal y el riñón) se pueden explicar con plausibilidad por larga y continua resucitación. Además el examen toxicológico no pudo identificar la causa de la muerte. De acuerdo con el informe sobre el examen histológico, los resultados confirman en gran medida los resultados de la autopsia.
Además de los signos inespecíficos de la muerte, marcan la hemorragia de los revestimientos de tejido conectivo de los órganos y el enfisema pulmonar se consideraron las conclusiones esenciales. Enfisema agudo podría ser interpretado como evidencia de asfixia. Se concluyó que la causa definida de la muerte no se pudo identificar, ni en los exámenes histológicos ni en las pruebas toxicológicas. Se comentó que las pruebas toxicológicas cubren un cierto espectro de sólo las sustancias y se perderían algunas sustancias raras y excepcionales. Debido a la combinación de enfisema pulmonar y las fisuras en la esquina izquierda de la boca, que se habían observado durante la autopsia, la muerte por asfixia tras violenta obstrucción de orificios respiratorios no podía excluirse. Del mismo modo que no se podía descartar que estos hallazgos fueron causados durante las maniobras de reanimación.
Comentario de la Empresa: Caso SUDI. Sujeto prematuro, con dificultad respiratoria en la historia médica, murió aproximadamente 3 días después de múltiples vacunas. La autopsia no reveló una causa clara de la muerte. La mayoría de los resultados se encontraban dentro de SIDS, la obstrucción por violenta de las vías respiratorias no podía excluirse.

Caso B0661542A – Usando los términos recomendados (trastorno metabólico, ataxia, trastornos de equilibrio, diplopía, estrabismo, trastornos del sistema nervioso): Este caso fue denunciado por un médico y se describe la aparición de ataxia en un varón de 6 meses de edad que fue vacunado con la tercera dosis de Infanrix hexa™ y Prevenar el 03/2010. Historia clínica del sujeto incluye episodios de sacudir la cabeza, brazos y piernas varias veces al día, que se produjo a la edad de 5 meses. Cinco días después de la vacunación, el sujeto experimenta ataxia, inestabilidad y diplopía (descrito como estrabismo). El médico sospecha de una posible alteración neurológica. El sujeto fue hospitalizado y se realizaron algunas pruebas pertinentes (RMN, ECG, LCR, y otras pruebas de laboratorio no especificados, exudados nasofaríngeos) mostraron resultados normales. Los resultados de catecolaminas y la biopsia muscular, están pendientes. La ataxia se mantuvo hasta la edad de 9 meses. Los movimientos temblorosos se han repetido en algunas ocasiones. El sujeto fue hospitalizado en terapia intensiva debido a una posible aspiración del 16 al 24 junio de 2010. Se sometió EEG en julio de 2010 y se notaban 3 lesiones compatibles con enfermedad metabólica. El diagnóstico final fue de una posible enfermedad metabólica con cuadro clínico muy limitado. De acuerdo con la información de seguimiento recibida en agosto de 2010, el sujeto murió en julio de 2010 debido a un posible trastorno metabólico de origen mitocondrial.
Comentario de la empresa: El sujeto falleció debido a un posible trastorno metabólico de origen mitocondrial varios meses después de la vacunación 3d con Infanrix hexa™ y Prevenar. No se sabe si se realizó una autopsia.

Caso B0599802A – Término MedDRA preferido: (Muerte, Reacciones adversas a medicamentos): Este caso fue denunciado por un profesional de la salud y se describe la ocurrencia de muerte NOS (no especificado) en un sujeto de 4 meses de edad que fue vacunado con la tercera dosis de Infanrix hexa™ y Prevenar el 15 de octubre de 2009. Once días después de la vacunación del sujeto experimentó la muerte NOS. El sujeto experimentó reacciones adversas a medicamentos y fue encontrado muerto en su cama después de su siesta de la tarde. El sujeto no tomaba medicación concomitante y sin antecedentes de interés. El sujeto fue trasladado al hospital.  El informe del hospital estaba pendiente. No se realizó autopsia. Seguimiento de la información ha sido solicitada.

Caso D0063296A – Término MedDRA (Muerte): Este caso fue reportado por la autoridad reguladora alemana y se describe la ocurrencia de la muerte en un varón de 12 semanas de edad que fue vacunado con dosis no especificadas de Infanrix hexa™ y Prevenar el 9 de enero de 2006. La madre del sujeto sufría de epilepsia. El sujeto fue expuesto in utero a levetiracetam durante aproximadamente los primeros tres meses del embarazo. El resto del embarazo y el parto fue sin problemas, a excepción de la fractura de la clavícula. Condiciones médicas concurrentes incluyeron agitación y llanto anormal (bebé llorón). Aproximadamente 11 días después de la vacunación, el sujeto murió. No se ha especificado aún la causa de la muerte. No se sabe si se realizó una autopsia.

Caso D0069211A – Término MedDRA (Muerte): Este caso fue denunciado por un médico y se describe la ocurrencia de muerte no especificada en un niño de sexo no especificado que fue vacunado en una fecha no especificada, con una vacuna contra el hexa-valente no especificada y la vacuna antineumocócica no especificada (fabricantes sin especificar). Un día después de la vacunación, el sujeto fue hospitalizado en una unidad de cuidados intensivos pediátricos y reanimado, pero murió de causas desconocidas. Se realizó una autopsia. Seguimiento de la información ha sido solicitada.

infanrix-1

Ficha Técnica – Infanrix hexa™ (Vacuna Combinada Difteria, Tétanos y Tos Ferina acelular, Hepatitis B inhanced Vacuna inactivada Poliomielitis Haemophilus influenzae tipo B)
Infanrix hexa™ contiene los siguientes antígenos adsorbidos en sales de aluminio; toxoide diftérico, toxoide tetánico, tres antígenos de pertussis purificados, toxoide de pertussis (PT) , hemaglutinina filamentosa (FHA) y pertactina (PRN; 69 kilo dalton proteína de membrana externa), el antígeno de superficie principal purificado (HBsAg) del virus de la hepatitis B (VHB) y polisacárido capsular purificado polirribosil – ribitol – fosfato (PRP) de Haemophilus influenzae tipo b (Hib), unido covalentemente a toxoide tetánico. También contiene tres tipos de virus de polio inactivados (tipo 1 : cepa Mahoney; tipo 2: cepa MEF- 1, y tipo 3: cepa Saukett).

Los toxoides diftérico y tetánico se obtienen mediante tratamiento con formaldehído de Corynebacterium diphtheriae purificado y Clostridium tetani. Los componentes de la vacuna contra la tos ferina acelular se obtienen por extracción y purificación a partir de la fase I culturas de Bordetella pertussis, seguido de una detoxificación irreversible de la toxina de pertussis por tratamiento con glutaraldehído y formaldehído, y tratamiento con formaldehído de la FHA y PRN. El toxoide de la difteria, toxoide tetánico y componentes de pertussis acelulares se adsorben en sales de aluminio.

El antígeno de superficie del VHB se produce por cultivo de células de levadura genéticamente manipulados (Saccharomyces cerevisiae) que llevan el gen que codifica para el antígeno de superficie principal del VHB. Este HBsAg expresado en células de levadura se purifica por varios pasos fisicoquímicas. El AgHBs se agrupa espontáneamente, en ausencia de tratamiento químico, en partículas esféricas de 20 nm de diámetro medio, que contienen polipéptido HBsAg no glicosilado y una matriz lipídica compuesta principalmente por fosfolípidos. Diversas pruebas han demostrado que estas partículas presentan las propiedades características del AgHBs natural. Los tres poliovirus se cultivan en una línea celular VERO continua, purificados e inactivados con formaldehído.

El polisacárido capsular Hib se prepara a partir de Hib, colar 20.752 y después de la activación con bromuro de cianógeno y derivatización con un espaciador hidrazida adípico se acopla al toxoide tetánico vía condensación carbodiimida. Después de la purificación del conjugado se adsorbe en sales de aluminio, y después se liofiliza en presencia de lactosa como estabilizante. Infanrix hexa™ cumple con los requisitos de la Organización Mundial de la Salud para la fabricación de sustancias biológicas, de la difteria, tétanos, tos ferina y vacunas combinadas, de las vacunas antihepatitis B obtenidas mediante técnicas de ADN recombinante, de vacunas contra la poliomielitis inactivada y de vacunas conjugadas contra Hib.

Infanrix hexa™ está indicada para la inmunización primaria y de refuerzo contra la difteria, el tétanos, la tos ferina, hepatitis B, poliomielitis y Haemophilus influenzae tipo b en niños desde la edad de 6 semanas, y se puede administrar a los lactantes que recibieron una primera dosis de la vacuna contra la hepatitis B en el nacimiento.

El programa de vacunación primaria (tal como 2, 3, 4 meses; 3, 4, 5 meses; 2, 4, 6 meses; 3, 5 y 11 o 12 meses; 6, 10, 14 semanas) se compone de tres dosis de 0,5 ml. El intervalo de al menos un mes se debe respetar entre las dosis. Si se pretende administrar Infanrix hexa™ de acuerdo con el esquema del PAI (Programa Ampliado de Inmunización, 6, 10, 14 semanas de edad) , entonces el vacunado debe recibir una dosis de vacuna contra la hepatitis B al nacer.

Una dosis de la vacuna de 0,5 ml contiene no menos de 30 UI de toxoide diftérico adsorbido, no menos de 40 UI de toxoide tetánico adsorbido, 25 mcg de adsorbida PT, 25 mcg de adsorbida FHA, 8 mcg de pertactina adsorbida, 10 mcg de adsorbida proteína HBsAg recombinante, 40 unidades de antígeno D de tipo 1 (Mahoney), 8 unidades de antígeno D de tipo 2 (MEF – 1) y 32 unidades de antígeno D de tipo 3 (Saukett) del virus de la polio. También contiene 10 mcg de adsorbida purificada polisacárido capsular de Hib (PRP) unido covalentemente a 20-40 mcg toxoide tetánico (T)

infanrix-hexa
Ver – GlaxoSmith Kline (GSK ) Archivo Confidencial a las Agencias Reguladoras.

Artículo relacionado:

VRM: GlaxoSmithKline Implicado Sistemáticamente en Pruebas Clinicas de Drogas

 

Lea el artículo original de VaccineResistanceMovement.org